"Es necesario liberarse de la fundamental incapacidad humana que constituye el egoísmo materialista."
Aldous Huxley

AVISO IMPORTANTE SOBRE LA DESCARGA DE LIBROS DE CONTENIDO ESPÍRITA GRATIS

Ponemos en conocimiento de todos nuestros amables lectores que pueden descargar gratuitamente libros de contenido doctrinario, como las obras fundamentales de la Codificación Kardeciana y de otros destacados autores del pensamiento filosófico espírita en los siguientes enlaces:
www.andaluciaespiritista.es
http://www.progresoespiritismo.org/
Y para conocer de eventos y noticias de actualidad en el ámbito espírita recomendamos América Espírita Newsletter de la CEPA, en le siguiente enlace:
http://americaespirita.blogspot.com/
Saludos.

EL POR QUÉ DE UN NUEVO BLOG

Después de abrir y mantener actualizados los blogs: CULTURA Y DIVULGACIÓN ESPÍRITAS y CENTRO VIRTUAL DE ESTUDIOS

ESPIRITISTAS Y AFINES, para la formación doctrinaria dentro de los postulados eminentemente racionalistas y laicos de la filosofía espírita codificada por el Maestro Allan Kardec que exhibe la Confederación Espírita Panamericana, a la cual nos adherimos, creímos conveniente abrir un nuevo Blog de un formato más ágil y que mostrase artículos de opinión de lectura rápida, sin perder por ello consistencia, así como noticias y eventos en el ámbito espírita promovidos por la CEPA, a modo de actualizar al lector.
Esa ha sido la razón que nos mueve y otra vez nos embarcamos en un nuevo viaje en el cual esperamos contar con la benevolencia de nuestros pacientes y amables lectores y vernos favorecidos con su interés por seguirnos en la lectura.
Reciban todos vosotros un fraternal abrazo.
René Dayre Abella y Norberto Prieto
Centro Virtual de Estudios Espiritistas y Afines "Manuel S. Porteiro".



jueves, 21 de julio de 2016

Capítulo 8 - Experimento Scole

                                  MONTAGUE KEEN INVESTIGADOR PSÍQUICO MIEMBRO DE LA S.P.R.


Capítulo 8

Experimento video



En la casa de mi Padre hay muchas moradas.

Jesucristo.




Otra serie de experimentos comenzó hacia finales de mayo de 1997. Este trabajo fue denominado «Proyecto Alice», porque implicaba la utilización de espejos. Pero era también una alusión al famoso libro de Lewis Carol, A través del espejo, de que es protagonista Alice. Dirigido por los espíritus guías, el grupo comenzó a utilizar una vídeo-cámara y un espejo para captar las imágenes en movimiento enviadas desde el mundo espiritual. El Proyecto Alice superó con mucho otro trabajo del que el grupo fue consciente, porque las imágenes fueron tomadas en vídeocasete. Como muchos otros experimentos, el Proyecto Alice fue llevado a cabo junto a una serie de pruebas afines y menos afines. Los experimentos con el dispositivo al germanio y el magnetofón sin micrófono fueron desarrollados paralelamente, y en algunas ocasiones se sobrepusieron.


textoalternativo

(Foto añadida por esta web, no pertenece al libro- Alicia en el País de las Maravillas persiguiendo al conejo blanco)


textoalternativo

(Foto añadida por esta web, no pertenece al libro- Alicia a través del espejo, la continuación de Alicia en el País de las Maravillas, Alicia logra pasar al otro lado del espejo y encuentra un mundo parecido al suyo pero con otras reglas)


Entonces ¿cómo nacieron estos experimentos de vídeo? Como sabemos al final de la «Noche de Patrick» en febrero de 1994, Patrick dijo al grupo que muy pronto se iniciarían experimentos con la máquina fotográfica y las películas. Al mismo tiempo el grupo había preguntado también si era posible utilizar una vídeo-cámara durante las sesiones. Patrick respondió que si la llevaban la vez siguiente probablemente podrían hacer un único experimento activando la vídeo-cámara por un período de cinco minutos. Pero dado que se temía «que en aquella fase pudieran existir problemas como las provocadas por el motor de la vídeo-cámara» los guías se abstuvieron de dar una respuesta. En la siguiente sesión se permitió una toma de cinco minutos que no produjo sin embargo ningún resultado. El 11 de abril de 1994 el grupo preguntó cuándo sería posible grabar de nuevo con la vídeo-cámara. Los guías respondieron que habían examinado atentamente la cuestión pero que en aquel momento habían decidido no llevar a cabo trabajo alguno específico con aquel aparato. Al grupo se le pidió por tanto retirarlo hasta nuevo aviso.

El nuevo aviso llegó mucho después, en la primera mitad de 1997. Después de pedir la aceptación de los guías, el grupo comenzó a utilizar regularmente la vídeo-cámara durante las sesiones, sin saber no obstante cómo los espíritus guías trabajarían luego. Al final de la sesión del 27 de mayo se manifestó un nuevo comunicante que dijo al grupo que había llegado el momento de construir un «doble psicománteo» (de psicomancia: adivinación basada en la evocación de las almas de los difuntos) de unir el trabajo con la vídeo-cámara. El psicománteo se compondría de dos espejos. Uno se colocaría detrás de la vídeo-cámara, y captaría y reflejaría la «luminosidad del electrón» (el círculo de luz en forma de moneda irradiado por la mirilla) hacia otro espejo colocado delante de la vídeo-cámara. La disposición completa formaría un «círculo cerrado» con la vídeo-cámara en el medio, contribuyendo así a la creación de un «pasaje» de y hacia otra dimensión. La finalidad era tomar en vídeo a los espíritus guías que entraban en la bodega a través de aquél pasaje.

Las formas originarias del psicománteo, conocidas como «oráculos», fueron utilizadas hace muchos siglos. La persona fijaba una superficie lúcida —que tenía las mismas características de un espejo— para comunicar con parientes y personas queridas «difuntas». Esta antigua práctica se asociaría ahora a la moderna tecnología para obtener resultados extraordinarios.


textoalternativo

(Foto añadida por esta web, no pertenece al libro – Cámara y a la derecha la mirilla circular)


textoalternativo

(Foto añadida por esta web, no pertenece al libro – Posición de los espejo y de la cámara – Mirror = Espejo)


Inicialmente fue posible utilizar la vídeo-cámara en la oscuridad durante cuarenta y cinco minutos, la duración de la cinta. Fue durante estas sesiones preliminares cuando el grupo logró tomar, por primera vez y durante un período prolongado, fenómenos objetivos como luces en movimiento y objetos visibles, creados en otro mundo.

El 5 de junio durante las fases preliminares del Proyecto Alice, la vídeo-cámara —todavía sin espejos— fue activada antes de apagar las luces. Más tarde, al rebobinar la cinta, el grupo vio un rostro muy claro al comienzo de la transmisión. Era claramente el rostro de un hombre que sonreía. ¿De dónde había venido? Seguro que no estaba presente físicamente en la habitación. Esta fue una toma histórica para el grupo porque fue hecha con la luz. No se podía insinuar que las tomas hubieran sido rodadas en otro momento, porque la fecha de la sesión era claramente visible en la cinta junto a la imagen. Esto significaba que los futuros experimentos, con los investigadores presentes, tal vez podrían llevarse a cabo con la luz, cosa que, naturalmente, respondería a una de tantas críticas suscitadas por los escépticos los cuales sostenían que el trabajo del grupo era de algún modo un truco de prestidigitador realizado en la oscuridad.

Para preparar la sesión del 9 de junio los guías habían pedido al grupo poner a punto una segunda vídeo-cámara para utilizarla en un experimento especial. Así se hizo, y con ambas registraron imágenes tan fantásticas que los espíritus guías pidieron al grupo «tenerlas en secreto» hasta que se les autorizase a mostrarlas en público.

Las últimas instrucciones con vistas al Proyecto Alice llegaron el 13 de junio. Se le pidió al grupo preparar un experimento práctico para la siguiente sesión, utilizando sólo un pequeño espejo. Las instrucciones dadas por los guías eran bastantes concretas. Las medidas del espejo tenían que ser de una unidad de ancho por dos de alto. El espejo debía ser colocado en vertical y no en horizontal. Esto era importante porque reproduciría la forma aproximada de una puerta. Debía tener un borde oscuro, opaco, de modo que no produjera ningún reflejo. Estaba colocado en el ángulo meridional de la mesa con la parte superior ligeramente inclinada hacia dentro. La vídeo-cámara debía ser colocada en el lado norte de la mesa, algunos centímetros más arriba del borde superior del espejo, y debía ser dirigida hacia éste pero, algo más importante, cuando se miraba a través de la mirilla no se tenía que ver su reflejo en el espejo (ver figura 4 del Apéndice 2).


textoalternativo

(Foto añadida por esta web, no pertenece al libro – Montaje más o menos de lo relatado en el párrafo anterior)

Estas pruebas entusiasmaron enormemente al grupo, sobre todo cuando la señora Bradshaw se desmelenó hasta pronosticar que con toda probabilidad obtendrían óptimas imágenes ya en el primer intento.

El grupo colocó los dos espejos y la vídeo-cámara según las instrucciones. El 17 de junio tuvo lugar el primer experimento verdadero del proyecto. La vídeo-cámara no permaneció encendida durante los cuarenta y cinco minutos, puesto que a la media hora se le pidió al grupo apagarla, utilizando el telecomando. Los guías sugirieron observar la grabación con mucha atención, y predijeron también que, si no había resultados durante los primeros veinte minutos era señal de que no se había grabado nada.


Pero el grupo no se quedó desilusionado. Algo se había grabado al comienzo de la cinta. Una vez más, las tomas se habían hecho al comienzo de la sesión, con las luces encendidas. Los cuatro miembros del grupo no se veían ni se oían, mientras en la cinta aparecieron, durante algunos segundos, dibujos de colores e interferencias, seguidos por secuencias de lo que podía parecer un ser de una remota dimensión.

Edwin propuso introducir algunos cambios en el experimento:«la colocación de los espejos no es óptima. La próxima vez, por favor, poned la vídeo-cámara debajo de la mesa, y no encima. Tendréis también que procurar poner una pantalla completamente negra y opaca detrás de la vídeo-cámara".

Comenzó así una serie de experimentos. Los progresos del Proyecto Alice tenían que mantenerse en secreto hasta que los resultados fueran constantes. Los guías no estaban seguros de cuánto tiempo podría pasar hasta obtener resultados regulares, porque el proyecto implicaba lo que definían como un «verdadero y auténtico trabajo pionero».

Algunos de los primeros experimentos del Proyecto Alice tuvieron lugar en la oscuridad, con la vídeo-cámara colocada entre los dos espejos, donde creaba un «circuito cerrado» con el que los guías podían trabajar. Durante este período el grupo aportó muy pequeños cambios en la colocación de la vídeo-cámara y de los dos espejos, mientras los guías probaban al principio una colocación después otra, mejorando constantemente su técnica. Muy pronto se le pidió al grupo grabar durante algunos minutos con la luz encendida al comienzo de cada sesión. Después se le pidió colocar la vídeo-cámara al fondo de la habitación separándola con una cortina de la mesa central y del grupo. Fue así como la vídeo-cámara no llegó a encontrarse ya cerca de los miembros del grupo, mientras el Proyecto Alice y los experimentos de comunicación transdimensional comenzaron en cierta medida a sobreponerse. A partir de aquél momento, la vídeo-cámara —sobre su caballete— fue colocada en la pared trasera de la habitación con los dos espejos: la vídeo-cámara constituía la base de un triángulo, en el que los espejos formaban los dos lados.


textoalternativo

En los meses que siguieron, al observar las grabaciones, el grupo notó que se veían oleadas de colores (ver fotos 45 y 46 de la serie), pero en este período de intensos progresos no se tuvieron otros resultados visibles. Durante las sesiones, sin embargo, los componentes del grupo oían constantemente presencias que traspasaban las cortinas y entraban en la zona en que se encontraba la vídeo-cámara. Repasando las grabaciones, se dieron cuenta de que el zoom había sido utilizado repetidamente —algo físicamente imposible sin accionar manualmente la misma vídeo-cámara—.


textoalternativo
(Posible foto referida en el párrafo anterior)


textoalternativo
(Posible foto referida en el párrafo anterior)

Los guías creyeron conseguir buenos resultados, pero los tiempos seguían siendo materia de especulación. El Proyecto Alice y los experimentos de comunicación transdimensional, que eran llevados a cabo paralelamente, eran de los más difíciles jamás intentados.

A principios de agosto de 1997 los guías pidieron al grupo interrumpir todas las visitas de momento. El grupo tenía que informar a los investigadores científicos de esta decisión. Estos últimos que participaron por última vez el 16 de agosto de 1997, no estaban al corriente de los progresos de los experimentos transdimensionales ni de la naturaleza de los experimentos con la vídeo-cámara. Montague Keen declaró:


Aceptamos participar sabiendo que, durante las sesiones cerradas a los visitantes, el grupo experimentaba el dispositivo al germanio y otros aparatos para la comunicación transdimensional. Sin embargo, en el fondo de la habitación había una cortina detrás de la cual creemos se desarrollaron otros experimentos en nuestra ausencia.


Los visitantes fueron excluidos porque en esta fase crucial de los nuevos experimentos, era importante para los guías conservar el ritmo adquirido sesión tras sesión. Siempre que había visitantes, el equilibrio energético cambiaba y esto retrasaba el importante proceso de desarrollo. Por sugerencia de los espíritus guías, en este período el grupo interrumpió también los seminarios. Con la única presencia de los cuatro miembros del grupo y de sus energías «familiares», la posibilidad de progresar rápidamente era mayor.

Mientras iban progresando el Proyecto Alice y otros experimentos de comunicación transdimensional, resultó cada vez más claro que el grupo estaba dejando tras de sí algunos de los fenómenos básicos experimentados anteriormente. Las energías estaban cambiando mientras entraban en contacto con dimensiones remotas más allá del mundo espiritual que tan bien conocían. En consecuencia, se hizo cada vez más difícil para los guías repetir fenómenos que antes habían estado al orden del día.

En las cintas comenzaron a aparecer algunos resultados entusiasmantes, y el grupo comenzó a entrever figuras confusas que se movían en una luz azul. Desde el momento en que la habitación se quedaba a oscuras —después de los primerísimos minutos de toma con la luz— no debería haber ninguna luz azul. Vieron también partes apenas bosquejadas de un cuerpo, como manos y brazos, que se movían en la pantalla en medio de una luz roja. Una vez más la luz no debería aparecer... por no hablar de los artificios. En general las vídeo-cámaras como la usada por el grupo necesitan cierta cantidad de luz (un mínimo de tres lux) para producir una imagen. La lógica sugiere por tanto que no debería haber ninguna en la cinta rodada en la oscuridad. Pero sin embargo aparecieron.

El 26 de septiembre una toma en la oscuridad produjo un vídeo muy interesante. Cuando el grupo lo visionó, vio una gran «mancha» circular verde, perfectamente definida y luminosa, que aparecía más veces en la pantalla. Esta mancha estaba animada. Se movía en la pantalla y a veces aparecía desde abajo.

Después de este resultado, los guías dieron instrucciones para aportar algunos cambios. Pidieron al grupo quitar uno de los espejos, de modo que delante de la vídeo-cámara, dirigida hacia él, quedase sólo el grande. Con esta nueva estructuración el 16 de octubre se lanzó una luz a través de la pantalla como una cometa. Más tarde en la misma cinta se vio una luz desplazarse de modo casual en torno a la pantalla.

También el último experimento llevado a cabo en octubre fue provechoso. La grabación de la primera parte de la sesión, en la que las tomas fueron rodadas con la luz encendida y detrás de la cortina, mostró dos figuras confusas que aparecían y desaparecían de la pantalla. En las secuencias posteriores, tomadas esta vez en la oscuridad, aparecieron dos luces rojas muy luminosas, después una gran luz verde que se desplazaba en la pantalla (ver fotos 49 y 50 de la serie) 

Foto 49

Foto 50

En esta fase los guías ofrecieron algunas explicaciones en relación a sus métodos:

Hay dos equipos distintos de espíritus encargados de la fotografía que trabajan en el Proyecto Alice. El «primero» trata de introducir resultados en la cinta durante el breve período en que la vídeo-cámara hace tomas con la luz. El «segundo», por el contrario, trata de proyectar resultados en la película durante las tomas en la oscuridad.

Después, el grupo se dio cuenta de la intervención de un tercer equipo de espíritus que se ocupaba de introducir imágenes durante la parte central de la sesión.

El 14 de septiembre de 1997 el «segundo» equipo dio un gran paso adelante. La sesión había sido breve, dado que Edwin y la señora Bradshaw querían que el grupo observase el vídeo con mucha atención. El resultado fue considerado «realmente sorprendente». Los últimos ocho minutos, filmados en la oscuridad más completa, mostraron imágenes de varios objetos distintos de cualquier otra cosa vista hasta aquél momento. Se movían y giraban continuamente en la pantalla, como si quisieran hacer un desfile. También otras formas confusas se desplazaban por la pantalla. Una se asemejaba a los cristales de cuarzo; otra, que aparecía de vez en cuando desde la parte inferior de la pantalla, recordaba una especie de marioneta. Las secuencias se interrumpieron con el final de la cinta. Edwin y la señora Bradshaw explicaron que, en cierto modo, estas imágenes estaban relacionadas con las comunicaciones transdimensionales y que pronto tendría el grupo informaciones más amplias.

En la siguiente sesión vieron algo todavía distinto. Los guías dijeron que se trataba de una «pantalla» de fondo, desplegada expresamente por el reparto fotográfico. En el futuro, el grupo vería imágenes claras sobre esta pantalla, tal vez hasta media altura, sin necesidad de la vídeo-cámara.

En las semanas siguientes, el Proyecto Alice continuó sorprendiendo al grupo. El 4 de diciembre se logró un óptimo resultado por parte del «primer» equipo de espíritus. Durante la sesión, el grupo había sido informado de que, visionando la cinta, verían colores. En efecto, en el vídeo apareció una serie de imágenes blancas y rojas. El resto de la cinta mostraba secuencias de variopintas formas rectangulares en movimiento, entremezcladas con ocasionales estratos de colores.

Como sabemos, los experimentos de comunicación transdimensional con el dispositivo al germanio seguían a un ritmo parecido con los experimentos vídeo. A principios de diciembre de 1997 hubo un giro interesante, ya que parecía que el dispositivo al germanio y la vídeo-cámara eran utilizados como dos mitades de un mismo experimento. El 8 de diciembre el grupo recibió una comunicación transdimensional de una entidad que transmitía desde una localidad que describió como «West 3». Y hablaba de sí mismo como de «un amigo».

«De la conversación mediante el dispositivo de recepción», comentó el grupo, «resultó claro que este amigo había participado en el trabajo fotográfico durante la sesión». Dijo también que en el lugar donde se encontraba había numerosas entidades que estaban al corriente del desarrollo de los experimentos con la vídeo-cámara. Pidió al grupo que observara la cinta con mucha atención, una vez terminada la sesión. Si él y sus colegas obtenían éxito, el color azul prevalecería sobre las imágenes recibidas. Aseguró al grupo que, una vez logrados buenos resultados, los éxitos continuarían y ellos seguirían recibiendo cada vez más imágenes. Aquello era sólo el principio.

Naturalmente fue una sesión muy comprometida. Edwin y la señora Bradshaw dijeron al grupo que tenían razón al creer que esta vez el «segundo» equipo había triunfado en su intento. Como de ordinario tenían razón. Visionando la cinta, en primer lugar los componentes del grupo observaron una especie de cortina de humo, como una llama, que se desarrollaba en el centro de la imagen. Después vieron una estupenda secuencia de imágenes en movimiento. Algunas estaban enfocadas, otras desenfocadas, pero predominaba siempre un intenso color azul, según lo anunciado por su amigo transdimensional. Entonces, el grupo no tenía ni idea de lo que estaba observando, pero la secuencia continuó durante cinco o seis minutos hasta que una vez más se terminó la cinta.

La sesión del 20 de diciembre de 1997 produjo nuevamente algunas imágenes espléndidas que duraron cerca de seis minutos. Era el día anterior al solsticio de invierno, y Manu había dicho que las dimensiones se acercarían muchísimo en aquélla ocasión y esto, por algún motivo que no fue explicado, contribuiría mucho al trabajo fotográfico. Durante la sesión, la vídeo-cámara fue apagada por uno de los técnicos de la dimensión espiritual con un seco clik, mucho antes de que acabara la cinta. La señora Bradshaw explicó que la sección fotográfica era muy optimista con relación al resultado, y Edwin añadió que en el vídeo encontraríamos muchos colores e imágenes. Sugirió al grupo observar atentamente los colores.


textoalternativo
(Foto añadida por esta web, no pertenece al libro luz producida el 20 de diciembre)


textoalternativo
(Foto añadida por esta web, no pertenece al libro luz producida el 20 de diciembre)


textoalternativo
(Foto añadida por esta web, no pertenece al libro luz producida el 20 de diciembre)



El grupo no quedó decepcionado: «Observamos miles de colores, además de increíbles imágenes animadas. Los colores eran los del arco iris, a la vez que vivas combinaciones en rosa, turquesa y otros matices».

Los experimentos con la vídeo-cámara continuaron también en el nuevo año. El 2 de enero de 1998 el «primer» equipo consiguió éxitos durante las tomas realizadas con la luz. Fue durante esta sesión cuando Emily tomó el pelo a los miembros del grupo diciendo que tal vez un día lograrían ver algún rostro en vídeo, y que aparecería la imagen de un «pálido trabajador», con cabellos oscuros, una banda, y labios rojos.

Después de lo cual, al comienzo de cada sesión, el grupo hizo tomas durante quince minutos con las luces encendidas, y a partir del viernes 16 de enero de 1998 los guías pidieron que este período se extendiera a treinta minutos, con la vídeo-cámara siempre enfocada al espejo, detrás de las cortinas cerradas. Este período quedaría subdividido en diez minutos de «cháchara» y veinte minutos de «meditación». Sandra se ofreció a grabar fragmentos musicales adaptados a la meditación que durasen exactamente treinta minutos, de modo que el grupo pudiera calcular con exactitud este tiempo. El experimento debía llevarse a cabo al mismo tiempo que aquél con el dispositivo al germanio el cual, como decidieron los guías, debería tener una casete de treinta minutos por cada lado. Por lo que alcanzaban a entender, esto representaba un paso adelante, dado que ahora tenían el permiso de grabar algunos resultados de la comunicación transdimensional directamente mediante el dispositivo de recepción al germanio y la grabadora. Sin embargo, habría ocasiones en las que por uno u otro motivo, los «técnicos» apagarían la grabadora.

Se tenía con frecuencia la impresión de que había un nexo entre una y otra sesión, donde cada una era la continuación del experimento anterior. El grupo explicó que desde el momento en que la duración de los vídeocasetes era de cuarenta y cinco minutos, esto permitía grabar los últimos quince minutos en la oscuridad. El intento se repitió, y al visionar la parte inicial de la cinta de la sesión del 26 de enero, el grupo vio claramente la forma de una pantalla cuadrada de color rosa y oro.

El verdadero paso adelante nos llegó en la siguiente sesión, la del viernes 30 de enero. Hacia el final de la sesión, Edwin pidió al grupo que observara con mucha atención la parte inicial del vídeo. La señora Bradshaw dijo que, si no hubiera renunciado desde hace tiempo a los juegos de azar, habría apostado media corona por los resultados óptimos de aquella tarde. Y tenía razón. Al principio del vídeo se veía una línea uniforme rosa y dorada que recorría verticalmente la imagen. Naturalmente, se trataba de la pantalla de que habían hablado los guías, vista de lado para demostrar que era lisa. Lentamente la línea giró y apareció una pantalla cuadrada, vista de frente.

Lo sorprendente fue que, durante esta rotación en la pantalla apareció una imagen. Se trataba de la imagen muy clara de «un amigo interdimensional animado, cuyas facciones, por decir algo, no eran exactamente como las nuestras». Este «amigo» ha sido llamado «azul» (ver foto 48 de la serie). Dejamos que seáis vosotros los que juzguéis si esta imagen no induce al menos a una cierta reflexión. Los miembros del grupo no lo dudan. Para ellos este fue un resultado excepcional, obtenido en condiciones de plena iluminación.



textoalternativo
Foto 48 – “Blue” – “Azul”

                        
Después de esta importante sesión, fue cambiada de nuevo la organización del Proyecto Alice. El 2 de febrero de 1998 el grupo comenzó a trabajar de una forma nueva. Durante los primeros treinta minutos de cada sesión la vídeo-cámara continuó utilizándose con la luz encendida. Sin embargo, el espejo fue colocado más alto y la parte superior inclinada todavía más hacia atrás. La vídeo-cámara fue colocada a una altura superior a la del espejo y enfocada hacia éste. Entre la vídeo-cámara y el espejo fue colocada una silla, vuelta hacia el espejo. Las cortinas que habían servido para dividir la parte central de la habitación de la zona del Proyecto Alice no fueron cerradas más en los treinta minutos en que la luz permanecía encendida. Los espíritus guías dijeron a los componentes del grupo que, por turno, debían sentarse en la silla y mirar en el espejo. Sin embargo, era importante que la persona que se sentaba en la silla vuelta hacia el espejo, no se viese reflejada.

Ahora que los experimentos con la vídeo-cámara habían logrado tal desarrollo, el grupo y los guías se sintieron capaces de invitar al doctor Hans Schaer para examinar el experimento, parte del cual se llevaría a cabo con la luz encendida. La fecha se fijó para el sábado 28 de marzo de 1998. El doctor Schaer cuenta que la primera parte de la sesión tuvo lugar con una excelente visibilidad. Él observó que las cortinas, en un extremo de la habitación, estaban abiertas. Alan había comprado un montaje con dos video-casetes (JVC, tipo EHC calidad extra) en un comercio de la ciudad. Estaban montadas juntas en una envoltura de plástico sellado, y tenían una duración de cuarenta y cinco minutos. El conjunto, todavía sellado fue entregado al doctor Schaer.

Después de haberla controlado, el doctor Schaer abrió el preparado y eligió una vídeocasete a la que puso la contraseña de la firma y la fecha. Alan le hizo ver cómo insertarla en la vídeo-cámara. El doctor Schaer realizó personalmente la operación, asegurándose de que ningún otro de los presentes tocase la casete. El mismo doctor Schaer había proporcionado el aparato —una vídeo-cámara VHS de la JVC, modelo GRAX 600 registrada a 3 lux (1 lux en el modo lento de obturación), con objetivo F1.6— que había encontrado montada ya en el caballete cuando insertó la vídeocasete. La vídeo-cámara estaba enfocada hacia el espejo vertical de la otra parte de la habitación, que estaba inclinado ligeramente hacia atrás y colocado a cerca de 3'30 metros del objetivo de la vídeo-cámara. En esta fase, la habitación estaba iluminada, y Schaer describió las condiciones como «luminosas». En estas condiciones de buena iluminación, activó la vídeo-cámara.

Después el doctor Schaer y los cuatro miembros del grupo fueron a sentarse en torno a la mesa, fuera de la zona delimitada por las cortinas, donde se encontraba la vídeo-cámara. Robin puso la casete grabada por Sandra con los fragmentos para la meditación. A los cinco minutos exactos de meditación, se levantó Alan y fue a sentarse en la silla colocada entre la vídeo-cámara y el espejo, enfocando a este último durante cinco minutos, después volvió a su sitio. Luego le llegó el turno a Diana para mirar el espejo. A los cinco minutos, le tocó la vez al doctor Schaer, a Sandra y finalmente a Robin. Después, antes de volver a su puesto, Robin cerró las cortinas y apagó la luz.

Los cinco participantes permanecieron sentados en la oscuridad otros cuarenta y cinco minutos, durante los cuales Alan y Diana entraron en trance. Fue la típica conversación a través del médium con Manu, la señora Bradshaw y brevemente con Patrick McKenna. Luego se presentó una nueva entidad, procedente de una remota dimensión. Ninguno llegó a entender claramente su nombre, y a pesar de que escucharon la cinta muchas veces después de la sesión, el nombre más aproximado al que llegaron fue «Shariness Darti».

Durante esta sesión los espíritus guías revelaron que no se continuarían los fenómenos producidos en el pasado, porque la energía se utilizaría para producir nuevos fenómenos. Hacia el final de la sesión, la señora Bradshaw dijo estar convencida del éxito del experimento de aquella tarde, y que en caso de que hubiera algo en la cinta, lo encontrarían al principio. Esto significaba que fuera lo que fuera, había sido tomado durante los primeros treinta minutos, con la luz encendida.

Al final de la sesión, cuando la luz volvió a encenderse todos se sorprendieron al encontrar que las cortinas que estaban cerradas antes de comenzar la parte del experimento en la oscuridad, habían estado abiertas cerca de cincuenta centímetros.

El doctor Schaer quitó la casete de la vídeo-cámara, controló la firma y la fecha y llevó arriba la cinta, donde la insertó en la vídeograbadora en el salón de los Foy. Exactamente al principio de la cinta, todos vieron la parte inferior derecha de la pantalla: «el perfil claramente reconocible de un hombre entre cincuenta y sesenta años, ligeramente calvo, pelo negro y probablemente bigote negro, con gafas con montura de metal». Este retrato aparecía como si estuviera dentro de una burbuja de agua. Duró cerca de seis segundos. En la cinta había muchos «empastes» (la definición de Schaer) de colores, algunos animados. Uno de estos «empastes» comenzó a desplazarse hacia la burbuja, entró en ella y formó una segunda cabeza humana detrás de la primera, siempre perfectamente reconocible. El segundo hombre llevaba encima un sombrero que recordaba un colbaco. Su rostro permaneció visible durante cerca de tres segundos, después los dos retratos se desvanecieron.


textoalternativo
Formación de las “burbujas” con rostros

textoalternativo
Formación de las “burbujas” con rostros

textoalternativo
Formación de las “burbujas” con rostros, la burbuja de la izquierda se supone tiene un rostro 


textoalternativo
Burbuja con rostro


textoalternativo
Formación de las “burbujas” con rostros

textoalternativo
Formación de las “burbujas” con rostros. Aparece un señor con gafas, bigote, un poco calvo. Vista lateral


textoalternativo
Visión del rostro de la burbuja



El doctor Schaer concluyó el relato de este acontecimiento, del siguiente modo:


Nunca hemos logrado identificar a los dos hombres, ni entonces ni hoy. Ni los espíritus guías ofrecieron explicación alguna. El grupo de Scole fue tan amable que amplió una secuencia de esta filmación que muestra muy claramente a los dos hombres de perfil.

Fue inmediatamente después de este episodio cuando participamos en el seminario de Lyng. Por la tarde, después de habernos mostrado a «Blue» que se manifestaba en la pantalla, Alan nos informó de otros detalles sobre la evolución de los experimentos con la vídeo-cámara. Dijo que la cinta con el fondo musical para la meditación duraba exactamente treinta minutos. Utilizando un reloj en la habitación iluminada, el grupo calculaba de exactamente la duración de los experimentos. Los primeros cinco minutos con la luz encendida y las cortinas abiertas se utilizaban para una breve meditación. Después, cada miembro del grupo, por turno, iba a sentarse a su silla y fijaba el espejo con la vídeo-cámara que volvía a tomar constantemente a sus espaldas. Cuando estaban sentados bajo el espejo inclinado, si levantaban la mirada hacia lo alto no estaban en condiciones de ver el propio reflejo. Sumando los cinco minutos durante los cuales cada uno de los cuatro «posaban», a los cinco minutos iniciales de meditación, se obtenían veinticinco minutos de grabación con la luz. Cuando el último componente del grupo se levantaba, cerraba las cortinas detrás de sí, y los últimos cinco minutos con la luz encendida se dedicaban una vez más a la meditación. Los visitantes que en el futuro serían invitados a tomar parte en el experimento con el «psicománteo» pasarían cada uno cinco minutos en la «silla mágica». En los últimos cinco minutos, las tomas se hacían en la oscuridad. Alan explicó que, por lo que habían comprendido, el Proyecto Alice tenía reservados para ellos resultados sorprendentes.

Ulteriores experimentos produjeron una serie de imágenes. Objetos parecidos a gambas, una flor amarilla y anaranjada que se cerraba, una cometa, ojos, labios y hasta un pico. Otra imagen recordaba una puerta giratoria. En Spiritual Scientist continuaron publicándose artículos sobre los experimentos llevados a cabo con la vídeo-cámara. El número de junio de 1998 publicaba un artículo sobre «la apertura del paso».


Ahora se ha abierto el paso interdimensional y hemos tenido el privilegio de acoger en nuestro grupo a seres amorosos procedentes de muchas otras dimensiones, algunas de ellas muy lejanas de nuestra dimensión terrestre. En las últimas sesiones, hemos tenido intercambios «físicos» con seres que son distintos de nosotros. Aunque nunca fueron capaces de comprender nuestro lenguaje, los espíritus guías nos dijeron que reaccionaban ante nuestros sentimientos, sobre todo al amor y a la bienvenida que mentalmente les transmitíamos. Nos han explicado también que, durante estos intercambios, se producía un gran intercambio de conocimientos. Estos seres vienen en parte para aprender de nosotros, pero en este momento la finalidad de su visita es sobre todo la de traer ayuda e información al género humano. Naturalmente esta generosa finalidad supera con mucho lo que nosotros podemos ofrecerles. Cuando, en una ocasión, comentábamos la naturaleza amigable y la sensibilidad de estos seres interdimensionales que nos visitaban, Emily Bradshaw nos pidió compartir con otros estas informaciones, de modo que todos supieran que no hay motivo alguno para temer a estos seres cuando se inter-actúa con ellos. Si se entra a formar parte de un grupo con un sentimiento de amor y el deseo sincero de ayudar a los demás a alcanzar una comprensión más profunda, se atrae sólo a aquellas entidades que alimentan el mismo deseo de ayudar al género humano.

En otra sesión recibimos de nuevo la visita de seres del más allá en forma tangible. Después de la primera parte del trabajo con la vídeo-cámara con luces encendidas, extendimos la cortina delante del aparato y del espejo, antes de apagar las luces y entrar en la oscuridad. Inmediatamente después oímos varios ruidos y movimientos. Las cortinas se abrían y cerraban continuamente. Nos explicaron que esto se debía al hecho de que los visitantes seguían volviendo hacia el paso dentro del espejo —tal vez para recargarse de energía—. Estaban también muy interesados en el amplificador para las comunicaciones transdimensionales y el dispositivo al germanio, y logramos oír que apretaban las teclas y movían los cristales. Después de la sesión descubrimos que la cinta había sido sacada de la grabadora TDC, y que en su lugar se había colocado una musicasete que se encontraba a algunos centímetros de distancia. Una cosa es cierta, recientemente teníamos que mantener una actitud abierta a cualquier posibilidad.


La intención de los guías era mostrar a la gente imágenes del mundo espiritual para moverla a reflexión. Una vez más el objetivo parecía ser el de llevar a las personas a mantener una mentalidad abierta. En el número de septiembre de 1998 de Spiritual Scientist, el grupo contó que «ya había recibido una serie de imágenes del mundo espiritual». Las imágenes no eran todavía muy claras pero, sin embargo, el grupo había logrado distinguir las que podían ser llanuras de hierba y montañas de cristal pertenecientes a otro mundo.

A principios de agosto, Manu hizo el siguiente comentario:

Seguimos intentando transmitiros imágenes de nuestro mundo utilizando la concentración del pensamiento. En el futuro probablemente os preguntarán: «¿Cómo es posible que recibáis imágenes de un mundo donde no hay una existencia física?». Quisiera ayudaros a comprender este aspecto. Cuando se penetra en nuestro estado, no se puede tener un cuerpo físico ni sentidos físicos. Pero lo que queda es la mente. Mente y alma unidas formando juntas una cosa única. Cuando fantaseáis o meditáis, podéis crear imágenes en la mente. Podéis veros caminando por un bellísimo lugar de grandes bellezas naturales; tal vez un campo de amapolas, como tenéis en vuestro planeta. Si trabajaseis bien con la mente, conseguiríais proyectaros en aquella escena. Cuanto mejor sepáis trabajar con la mente, tanto más vívida y real será para vosotros la escena. Cuando ya no tenéis el cuerpo físico como vehículo, os queda todavía la mente para proyectar los pensamientos, una mente que se convierte en un vehículo para viajar.

Tal vez os preguntéis si el mundo espiritual es semejante al estado onírico. Bien, algunos sostienen que hasta cierto punto lo es, pero para nosotros es el verdadero estado, es la verdadera morada del conocimiento. Cuando uno se encuentra en un estado físico, parte de la mente conserva la capacidad de relacionarse con todo lo que es familiar. Es esta la parte de vosotros con la que nosotros nos relacionamos cuando dormís.

Aquí podemos incluso visitarnos unos a otros. En nuestro mundo nos atraemos en un estado de conocimiento. Nuestro mundo es más vibrante y real que el vuestro, aunque está fuera del tiempo —es eterno— Contrariamente a vuestro mundo, el nuestro no tiene limitaciones. Nuestro mundo es por eso un lugar sumamente creativo. Hay muchos planos y niveles de existencia en los que podemos encontrarnos y con los que podemos intercambiar, y somos capaces de crear la belleza allí donde nos encontramos. Porque el nuestro es ciertamente un estado de existencia.

Me detendré aquí... De momento no conseguís ver todavía en las películas mucho de lo que yo pueda explicaros. Pero con el tiempo todo resultará más claro.

Cuando fuimos a reunirnos con los del grupo en octubre de 1998, tuvimos la posibilidad de ver algunas de las más recientes transmisiones en vídeo. Una mostraba imágenes maravillosas de un espléndido bosque frondoso, con las hojas movidas por una brisa suave. En otra se veían pirámides al borde de un gran lago, en cuyas aguas tranquilas se reflejaban, todo bajo un cielo espléndido (ver foto 51 de la serie). Los dos vídeos mostraban lo que podría ser un mundo hecho de hielo.
Foto 51

En la última transmisión recibida durante la experiencia de Scole hubo una sincronización entre sonidos e imágenes. Esto sucedió cuando la toma de salida de la grabadora del dispositivo de comunicación transdimensional fue conectada con la toma de ingreso de la vídeo-cámara. En la pantalla apareció el rostro animado de un hombre cuyos labios se movían al compás de los mensajes transmitidos por él en sonido. Estas transmisiones nos obligaban sin duda a reflexionar.

Así fue como a través del Proyecto Alice, los espíritus guías y el grupo de Scole fueron capaces de crear un verdadero «paso», un pasaje a través del cual muchos tipos diversos de seres consiguieron entrar en la bodega atravesando las dimensiones. Los innumerables seres llevaban un simple mensaje de amor y de esperanza.



PortadaPreProAgraIntroC1C2C3C4C5C6C7C8C9C10C11, Post, Posd, A1, A2, A3, A4, A5, A6, A7, A8A9A10A11A12A13A14, Ult, Fotos.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada