"Es necesario liberarse de la fundamental incapacidad humana que constituye el egoísmo materialista."
Aldous Huxley

AVISO IMPORTANTE SOBRE LA DESCARGA DE LIBROS DE CONTENIDO ESPÍRITA GRATIS

Ponemos en conocimiento de todos nuestros amables lectores que pueden descargar gratuitamente libros de contenido doctrinario, como las obras fundamentales de la Codificación Kardeciana y de otros destacados autores del pensamiento filosófico espírita en los siguientes enlaces:
www.andaluciaespiritista.es
http://www.progresoespiritismo.org/
Y para conocer de eventos y noticias de actualidad en el ámbito espírita recomendamos América Espírita Newsletter de la CEPA, en le siguiente enlace:
http://americaespirita.blogspot.com/
Saludos.

EL POR QUÉ DE UN NUEVO BLOG

Después de abrir y mantener actualizados los blogs: CULTURA Y DIVULGACIÓN ESPÍRITAS y CENTRO VIRTUAL DE ESTUDIOS

ESPIRITISTAS Y AFINES, para la formación doctrinaria dentro de los postulados eminentemente racionalistas y laicos de la filosofía espírita codificada por el Maestro Allan Kardec que exhibe la Confederación Espírita Panamericana, a la cual nos adherimos, creímos conveniente abrir un nuevo Blog de un formato más ágil y que mostrase artículos de opinión de lectura rápida, sin perder por ello consistencia, así como noticias y eventos en el ámbito espírita promovidos por la CEPA, a modo de actualizar al lector.
Esa ha sido la razón que nos mueve y otra vez nos embarcamos en un nuevo viaje en el cual esperamos contar con la benevolencia de nuestros pacientes y amables lectores y vernos favorecidos con su interés por seguirnos en la lectura.
Reciban todos vosotros un fraternal abrazo.
René Dayre Abella y Norberto Prieto
Centro Virtual de Estudios Espiritistas y Afines "Manuel S. Porteiro".



viernes, 17 de septiembre de 2010

Chico xavier en la television (sub español).avi

LOS PIONEROS DEL ESPIRITISMO por CHRISTOPHE CHEVALIER LOS EXPERIMENTOS DE ALBERT DE ROCHAS TOMADO DE LE JOURNAL SPIRITE # 81.

16
LE JOURNAL SPIRITE N° 81 JUILLET 2010
16
Varias veces hemos puesto de relieve en nuestra revista, los
trabajos de ciertos personajes que participaron en los fundamentos
y la expansión de la filosofía espírita en Francia.
Todos provenían de ámbitos y medios diferentes, y pusieron
en evidencia por medio de la experimentación los diversos
puntos de enseñanza de la filosofía espírita. En este artículo,
les propongo detenernos en un hombre que contó mucho
para la expansión y vulgarización de esta filosofía. Se trata del
Coronel Albert de Rochas. En nuestra revista Nº 77 (julio de
2009), encontrarán un artículo dedicado a sus investigaciones
referentes a las vidas sucesivas con informes detallados de sus
experimentos. Por lo tanto no volveré sobre esa parte, pero
les invito especialmente a ponerse en antecedentes, a fin de
conocer mejor a este hombre excepcional.
Vamos a ver la importancia de sus descubrimientos y a
establecer el paralelo entre sus trabajos y los diferentes puntos
planteados por Allan Kardec en su codificación del espiritismo.
Veremos también sus experimentos referentes a la hipnosis
que le enfrentaron, por una parte a Charcot y a la escuela
de Nancy, pero también a los médicos de la Salpêtrière en
París. En efecto, después de de Rochas, Charcot no parece
haber llegado más lejos que el estado de sonambulismo sin
señalar nunca otros estados secundarios y eso por temor a
un acercamiento entre estas investigaciones y las prácticas
de los magnetizadores. Albert de Rochas no fue, propiamente
hablando, un pionero de la filosofía espírita pues no tomó
parte en su desarrollo, ni contribuyó en tratar de poner en
evidencia la vida después de la muerte y nunca se declaró
espírita. Sin embargo, fue un ardiente simpatizante de la idea
y asistió a varias sesiones con médiums de efectos físicos. De
esas sesiones, escribió un libro que lleva por título Extériorisation
de la motricité (Exteriorización de la motricidad). Este
libro se refiere a sus observaciones vinculadas exclusivamente
con fenómenos objetivos.
D O S S I E R
LOS PIONEROS DEL ESPIRITISMO
por
CHRISTOPHE CHEVALIER
LOS EXPERIMENTOS DE
ALBERT DE ROCHAS
17
LE JOURNAL SPIRITE N° 81 JULLET 2010
Una trayectoria original
Nacido en 1837, ingresó en la escuela politécnica en 1857.
Dedicó gran parte de su vida al ejército hasta 1902, momento
en que se retiró para poder consagrarse exclusivamente a las
investigaciones psíquicas. Escribió numerosas obras relativas a
la historia militar y la topografía que fueron referencia en su
tiempo, pero la primera obra que marcó su orientación hacia
las ciencias psíquicas, data de 1882. Tenía por título La science
des philosophies et l’art des thaumaturges dans l’Antiquité
(La ciencia de las filosofías y el arte de los taumaturgos en la
antigüedad), (con frecuencia un taumaturgo es un personaje
mítico cuyas acciones son consideradas como milagrosas, un
hacedor de milagros). Este estudio fue el punto de partida de
una aventura que llevó a Albert de Rochas a descubrir las facultades
humanas especialmente en materia de magnetismo y
los efectos curativos y preventivos de la energía magnética.
Pues la atención de este militar de carrera fue atraída por
los poderes de los curanderos que pasaban en la época por
hacedores de milagros. Ese paso representó el comienzo de
un incesante trabajo de descubrimientos que hizo caer las
barreras entre el mundo espiritual y el mundo material.
Pasó luego de la investigación histórica a la fase experimental
con otra obra que apareció en 1887, bajo el título Les forces
non définies (Las fuerzas no definidas). Esta obra le permitió
determinar e identificar, por medio de la experimentación, los
diferentes estados de hipnosis que sufrían los sujetos “conejillos
de Indias”. Sería demasiado largo relatarlos aquí, pero
es preciso explicar uno de los motivos de desavenencia entre
Rochas y los practicantes de una hipnosis más rápida. ¿Por
qué más rápida? Fue allí donde las cosas se estropearon, pues
para Rochas, en sus estudios sobre los antiguos taumaturgos
y magnetizadores que lograban la hipnosis, no era cuestión
de tiempo, ni siquiera de práctica con agentes externos como
ruidos repentinos, presión de los globos oculares etc. que
dejaban de actuar tan pronto el sujeto tenía los ojos cerrados.
Para los magnetizadores que obtenían efectos más pertinentes,
era necesario aplicar pases magnéticos por unos 15 a
30 minutos y a veces mucho más, hasta que el magnetizador
reconociera, por las señales externas, el grado de hipnosis que
trataba de conseguir. No había pues ningún acercamiento
posible entre estas dos “escuelas” ya que la consecución de
la hipnosis por medio del magnetismo ciertamente no tenía
unanimidad en esa época.
“Experimentar y observar”, a los maestros palabras
de Albert de Rochas
o que caracterizó a de Rochas, fue su gusto por la experimentación
que le llevó a descubrir y clasificar todos los estados de
la hipnosis hasta los estadios más profundos. Por esa vía puso
en evidencia el periespíritu en el cuerpo físico y el espíritu, así
como las fuerzas espirituales que allí se relacionan. Para ello,
no utilizaba médiums, sino personas receptivas a los “efluvios”,
es decir, receptivas al magnetismo. Ese trabajo, largo y
meticuloso, tuvo gran influencia en el campo espírita pues fue
complementario al de los espíritas que, por su parte, ponían
en evidencia la presencia del espíritu y de su periespíritu a
la muerte del cuerpo físico. Durante largos años los pioneros
del espiritismo en Francia experimentaron junto a numerosos
médiums para poner en evidencia la supervivencia del alma
después de la muerte. Algunos dieron testimonio de las condiciones
en que se desarrollaban las sesiones. Se tomaban todas
las precauciones para impedir eventuales fraudes y muy a
menudo los médiums eran atados y hasta embutidos en las
ropas, para cumplir con las exigencias de los más escépticos.
A pesar de ese contexto tan difícil, los médiums de efectos
físicos trabajaban y así probaron la supervivencia del alma por
medio de la manifestación de apariciones tangibles, materializaciones
y otros ectoplasmas provocados por los espíritus
desencarnados.
A la pregunta: “¿Qué es el espiritismo?”, Gabriel Delanne daba
esta respuesta en 1904: “Es la demostración de la existencia
del alma y de su inmortalidad por medio de las manifestaciones
de esa alma durante la vida y después de la muerte”. Al
hacer la demostración de la existencia del alma y de su cuerpo
fluídico durante la vida, Albert de Rochas aportó una prueba
esencial a los fundamentos del espiritismo. Sus experiencias
fueron realizadas con sujetos puestos en estado de hipnosis
por medio de pases magnéticos que él llamaba: “la exteriorización
de la motricidad”. La motricidad es la puesta en acción de
los músculos del cuerpo para efectuar movimientos y desarrollar
sus sentidos. Albert de Rochas provocó repetidas veces
la exteriorización del “periespíritu” de una persona viva puesta
en sueño hipnótico por medio de pases magnéticos para
probar con ello la motricidad sobre el cuerpo físico. Pedía así al
espíritu de la persona dormida, que saliera de su cuerpo acompañado
por su periespíritu e hiciera moverse objetos situados
a distancia. A veces el objeto se movía y el sujeto, siempre
dormido, explicaba que lo había hecho con el concurso de su
periespíritu. Había allí un elemento de prueba de la existencia
del periespíritu y de su capacidad motora. La observación de
estos hechos por Rochas fue reproducida numerosas veces y
escrupulosamente registrada por escrito.
Fue todavía más lejos e igualmente puso en evidencia “la exteriorización
de la sensibilidad”. En efecto, con el sujeto dormido
y su espíritu acompañado por el periespíritu un tanto separado
del cuerpo, Albert de Rochas ejecutaba acciones mecánicas
sobre el periespíritu así exteriorizado, acciones mecánicas
que la persona sentía en su cuerpo físico. Esas acciones,
bajo la forma de presiones ejercidas por las manos del hipnotizador,
se transmitían a los sujetos que daban testimonio de
las sensaciones percibidas, en la medida en que la distancia
entre el periespíritu y el cuerpo no fuera demasiado grande.
Queridos lectores, si hubiéramos estado en esas sesiones,
hubiéramos visto a Albert de Rochas ejercer presión con sus
manos en el vacío pues el periespíritu es invisible. Lo cual nos
hubiera podido divertir en el momento. Pero las presiones
se ejercían sobre el periespíritu entonces exteriorizado del
cuerpo para repercutir en él. Los experimentos continuaron y
18
LE JOURNAL SPIRITE N° 81 JUILLET 2010
de Rochas comprobó que el espíritu de la persona dormida tenía la posibilidad
de ubicar un órgano enfermo y, a veces, de identificar la enfermedad de una
tercera persona, siempre que la persona sufriente se encontrara cerca del sujeto
dormido. La descripción era aproximada en la medida en que el sujeto no era
médico, pero las observaciones daban testimonio de la veracidad del hecho.
¿Cómo funcionaban esas experiencias? Por supuesto, el principal elemento que
entra en juego en estos ejemplos es el periespíritu. En efecto, a ustedes que
nos leen regularmente, esta palabra no les es desconocida pues se trata, de
hecho, del cuerpo fluídico que casa perfectamente con nuestro cuerpo físico.
Por nuestros diferentes artículos han podido comprender el rol del periespíritu y
su funcionamiento. Este último emite vibraciones que están en relación directa
con nuestro estado de salud o nuestro estado de ánimo. Si sufrimos físicamente,
la vibración es diferente y ya no está armonizada en su totalidad. Entonces esa
vibración modificada es captada por el sujeto dormido que no siempre podrá
explicarla claramente, pero que podrá ubicarla con mayor o menor precisión.
La exteriorización de la sensibilidad es posible cuando el espíritu del sujeto está
exteriorizado del cuerpo físico. Sus sensaciones son diferentes de las del estado
de vigilia, pues el espíritu, entonces liberado momentáneamente de la barrera
física del cuerpo, ya no ve con los ojos y no siente con el cuerpo, sino que ve
con su espíritu y siente con su periespíritu. Al principio de sus investigaciones,
Albert de Rochas pudo poner en evidencia la sensibilidad del espíritu y la motricidad
del periespíritu, por cierto, igual que los magnetizadores de los tiempos
antiguos, pero que en ese punto no se detenían en el detalle, pues la existencia
de un doble fluídico no estaba claramente revelada. Además, los sujetos que
podían percibir esas sensaciones eran vistos como histéricos y místicos.
De Rochas y los espíritas
Albert de Rochas se acercó entonces a los científicos espíritas que, por su parte,
ponían en evidencia la exteriorización de la motricidad de los desencarnados.
Este punto es particularmente importante en la medida en que fue observado
principalmente a través de los médiums Daniel Dunglas Home y Eusapia Paladino
en numerosísimas sesiones espíritas que hacían intervenir el espíritu de los
muertos y como hemos dicho anteriormente, observando fenómenos físicos
como la ectoplasmia. En sus experimentos, Albert de Rochas trabajaba con el
espíritu de los vivos que podían actuar y sentir a distancia con la única fuerza de
su pensamiento y su voluntad. Sin embargo, los sujetos capaces de este género
de proezas eran muy raros. Si bien Albert de Rochas observó durante mucho
tiempo las acciones de esta fuerza, no pudo explicarla claramente; supuso que
eso era la acción de la fuerza nerviosa del sujeto capaz de imprimirla a un objeto
y así “darle vida”. Para él, esa fuerza podía emanar ya sea del sujeto hipnotizado,
o de la asamblea presente, o del magnetizador o del mundo invisible.
La respuesta espírita a esa pregunta sigue estando cerca del razonamiento de
Albert de Rochas. “La fuerza nerviosa” es de hecho la fuerza del pensamiento del
espíritu encarnado o desencarnado que es más o menos capaz, según su grado
de conciencia, de influenciar los objetos. Los objetos no se vuelven vivos, es
simplemente la conjunción de la fuerza de pensamiento del sujeto y la contracción
del fluido universal, bajo la influencia del sujeto, que se convierte en una
fuerza y que entonces puede responder de manera más o menos consciente
a los deseos del sujeto y del magnetizador. Ese punto también es particularmente
importante pues desde siempre se observa en las casas encantadas vía
los Poltergeist. Fue también por la vía de los golpecitos que los comienzos del
espiritismo se desarrollaron en casa de las hermanas Fox. En este caso preciso,
se trataba de la suma de la fuerza de pensamiento de los desencarnados y de
la contracción del fluido universal combinado con la energía mediúmnica de las
hermanas Fox para conseguir tales manifestaciones.
LE JOURNAL SPIRITE N° 81 JULLET 2010
“Esta fuerza nerviosa” o fuerza de pensamiento del espíritu le permitió
a Albert de Rochas afinar sus investigaciones sobre un hecho particular,
el de la “transmisión del pensamiento o telepatía”. Esa era para
él una forma de transmitir sensaciones o emociones que eran recibidas
por los sujetos bajo la forma de imágenes, un poco como las
que se encuentran en los sueños. Para esta parte de la investigación,
se trataba del simple lenguaje universal, de la lengua del espíritu, a
saber, la telepatía. Él experimentó además con la “visión a distancia”,
que es también una forma de telepatía, con un sujeto sensible, la
Sra. Lambert. Esta dama, puesta regularmente bajo hipnosis, siguió
las peregrinaciones de un hombre al que no conocía en absoluto
con el único soporte de un objeto que le había pertenecido. Percibió
la presencia de ese hombre en América del sur, indicando su recorrido
con más o menos precisión, gracias a las imágenes que percibía
cuando leía los paneles de las estaciones por las que él pasaba y los
periódicos que leía y cuyos titulares veía entre sus manos. Después
de informaciones obtenidas a través de uno de sus amigos, el Cónsul
de Francia en La Paz que verificó los juicios de la Sra. Lambert, de
Rochas se dio cuenta de que no todas las informaciones eran exactas
pero esta experiencia que duró seis meses demostró la posibilidad de
la videncia a distancia. Algunas informaciones fueron validadas.
Para trabajar, la Sra. Lambert tenía en su poder un objeto. ¿Hubiera
podido trabajar sin ese objeto la Sra. Lambert? Parece que no, pues
en clarividencia el objeto tiene un papel preponderante al convertirse
en el enlace entre la persona que ve y la que es vista. Según nuestros
estudios espíritas, el objeto lleva en su memoria, las energías de su
propietario; puede decirse que ese objeto es de alguna manera una
extensión del señor pues lleva su vibración, un poco como una huella
digital de la vibración periespiritual de este hombre que no le pertenece
más que a él. El sujeto dormido, por intermedio de su espíritu,
pudo descubrir esa vibración localizándola con más precisión y así
entrar en contacto en forma telepática con ese señor. Fue así como
pudo localizar ciertas ciudades por donde pasó. Puede decirse que
este caso está bastante cerca de la clarividencia simple, es decir que
no hay intervención de espíritu desencarnado, sino simplemente un
contacto de espíritu encarnado a espíritu encarnado.
La investigación es infinita
Para Albert de Rochas, los fenómenos estudiados y admitidos por los
sabios de la antigüedad, están de nuevo de actualidad y pueden ser
probados por el método experimental. Por supuesto que su trabajo
sobre los fenómenos psíquicos no se detuvo en los ejemplos citados
que contribuyeron a la vulgarización y difusión de los fenómenos
espíritas. La existencia del espíritu y del periespíritu era para él de
evidencia y por su trabajo probó su existencia y las fuerzas que se
desarrollan. Todas esas investigaciones son delicadas y complejas,
pero su dificultad no debe detener los investigadores; pues tal como
dijo el célebre físico inglés Oliver Lodge: “La barrera que separa los
dos mundos, espiritual y material puede caer gradualmente como
muchas otras barreras y llegaremos a una percepción más elevada de
la unidad de la naturaleza. Las cosas posibles en el universo son tan
infinitas como su extensión. Lo que sabemos no es nada comparado
con lo que nos queda por saber”.

miércoles, 15 de septiembre de 2010

GABRIEL DELANNE (1857-1926) EL CONTINUADOR DEL ESPIRITISMO TOMADO DE: LE JOURNAL SPIRITE Número 81 (ESPAÑOL)

Gabriel Delanne fue uno de los principales continuadores
del espiritismo después del fallecimiento de Allan Kardec, al
lado de Léon Denis y Camille Flammarion. Sus textos fueron
dedicados principalmente a las cuestiones de la inmortalidad
del alma y la reencarnación. Como Ernest Bozzano y Camille
Flammarion, privilegió como espírita, un enfoque científico de
los fenómenos psíquicos.
Dirigió la publicación periódica La Revue scientifique et morale
du spiritisme (La Revista científica y moral del espiritismo)
órgano de la Unión Espírita Francesa, cuyo primer número
apareció en marzo de 1883. Su sepultura se encuentra en el
cementerio Père Lachaise cerca de la de Allan Kardec.
“No tenemos pues la pretensión de haber hecho un descubrimiento.
Sólo tratamos de revelar las leyes naturales y, recordad
esta expresión, democratizar el misterio; y uno puede preguntarse,
con amargura, por qué la ciencia oficial nos tiene siempre
tan duramente apartados. Desgraciadamente, ese es el hecho;
la terquedad de los eruditos es inimaginable. Siempre ha sido
así; para convencerse, basta con leer la historia de todas las
grandes adquisiciones del espíritu humano. He aquí aproximadamente,
señor, donde nos encontramos en el terreno
de la experiencia. Que, sobre el estudio de estos fenómenos,
construyéramos una filosofía, es posible. Pero no somos sectarios;
para hablar propiamente, no tenemos, como la Iglesia,
dogmas que sea prohibido tocar. Que se nos venga a demostrar
que no tenemos razón, y si hay allí un verdadero progreso
en el orden científico, lejos de protestar y empeñarnos, nos
declararemos absolutamente encantados. Pero pienso que
no hay que hablar de eso por el momento”. Extracto de una
entrevista a Gabriel Delanne realizada en 1920 por el Dr. Paul
Heuzé.
El 31 de marzo de 1880, se expresó públicamente durante
la conmemoración anual del fallecimiento de Allan Kardec
organizado en el Père Lachaise: “Allan Kardec no ha venido
traer una religión, no ha impuesto ningún culto; su moral es
la de Jesús despojada de toda falsa interpretación; pero de lo que ha dotado a la
humanidad, es de una doctrina capaz de responder a todas las objeciones de la
incredulidad y a todos los grandes problemas planteados por la razón. En efecto,
hasta aquí sólo hemos considerado el lado moral de su doctrina, pero su estudio
más profundo nos muestra que siguiendo sus enseñanzas, puede llegarse a los
más hermosos descubrimientos científicos. Si hay un campo de estudios todavía
inexplorado, es el que comprende las relaciones entre el mundo invisible y el
nuestro. Cuántos problemas por resolver antes de poder dar una teoría científica
de esas relaciones; pero vendrá un día en que serán conocidas como los
fenómenos estudiados científicamente y ya no serán un secreto para nosotros”.
Concluyendo su intervención, añadió: “A ejemplo suyo, haremos todos nuestros
esfuerzos para divulgar sus ideas y sembrar por todas partes la buena nueva”.
Hoy sabemos que el gran espírita mantuvo su promesa hecha sobre la tumba
de Allan Kardec y que trabajó hasta su último aliento para hacer reconocer el
aspecto científico del espiritismo. El espiritismo ante de la ciencia, El fenómeno
espírita, El alma es inmortal y La reencarnación, son las principales obras que
produjo durante su existencia, sin contar sus artículos en La Revista Espírita y las
conferencias que dictó. El Espiritismo ante la Ciencia, es una obra importante en
la cual demuestra que el espiritismo ofrece la prueba de que el alma existe realmente
y que se manifiesta en todas las acciones de la vida. El Espiritismo ante la
Ciencia debería ser leído y releído por todas las personas que desean ocuparse
del origen del hombre, pero después de la lectura preliminar de los libros de
Allan Kardec y de Léon Denis. En esta obra, describe precisamente el papel del
periespíritu: “Comprobamos en el hombre la fusión de estos dos elementos: el
cuerpo y el alma. Están unidos en forma íntima y reaccionan uno sobre el otro,
así como lo demuestra el testimonio diario de los sentidos y la conciencia. De
allí que hayamos dicho del alma, parece que hubiera contradicción, pero ella es
más aparente que real, pues el hombre no está formado solamente del cuerpo y
el alma, sino además de un tercer principio intermediario entre el uno y la otra
llamado periespíritu, es decir sobre el espíritu. La necesidad de este mediador se
comprenderá enseguida, poniendo en paralelo la espiritualidad del alma con la
materialidad del cuerpo. El alma es inmaterial porque los fenómenos producidos
por ella no pueden compararse a ninguna propiedad de la materia. El pensamiento,
la imaginación o el recuerdo no tienen ni forma, ni color, ni dureza, ni
maleabilidad; estas producciones del espíritu no están regidas por ninguna de
las leyes que rigen el mundo físico, son puramente espirituales y no pueden
medirse, ni pesarse. Por su naturaleza el alma escapa de la destrucción, puesto
que se manifiesta en toda su plenitud después de la disgregación del cuerpo,
pues el alma es inmaterial e inmortal. El cuerpo es la envoltura del principio
pensante, que vemos nacer, crecer y morir. Los elementos que lo componen se
han extraído de la materia que forma nuestro globo. Cuando tienen un cierto
tiempo alojados en el organismo, ceden el lugar a otros que vienen a reemplazarlos.
Estas operaciones se renuevan hasta la muerte del individuo; entonces los
átomos que componían en último lugar el cuerpo humano, son recogidos por la
circulación de la vida y entran en otras combinaciones, en virtud de esa gran ley
de que nada se crea y nada se pierde en la naturaleza. El cuerpo y el alma son
pues esencialmente distintos: uno notable por sus incesantes transformaciones,
la otra por la inmutabilidad de su esencia”. Todavía a propósito del periespíritu:
“A la muerte del cuerpo, al no existir ya ese doble, todo se desploma, se degrada
y se elimina, en un lapso de tiempo muy corto. Es este cañamazo fluídico lo que,
diferente según los individuos, conserva a cada uno su estructura particular, las
formas generales del cuerpo y de la fisonomía que lo hacen reconocer durante
el curso de su existencia”.
Gabriel Delanne era una verdadera enciclopedia viviente y puede afirmarse que
el espiritismo le debe su fuerza y su claridad científica.
E C O S
UN PRECURSOR NORTEAMERICANO: ANDREW JACKSON DAVIS
Andrew Jackson Davis (1826-1910),
que desde su más tierna edad veía
y oía a los espíritus, participó en
sesiones de escritura y clarividencia a
partir de 1844 en Poughkeepsie. (*)
Allí concibió algunas recopilaciones
filosóficas y científicas, que fueron
las primeras bases del espiritualismo
norteamericano. Recibió revelaciones
predictivas de gran precisión.
Hizo referencia a los nueve planetas
de nuestro sistema solar, lo que
sólo sería confirmado en 1930 con
el descubrimiento de Plutón. También
había predicho la invención del
automóvil, del avión y de la máquina
de escribir.
En sus anotaciones personales, con
fecha 31 de marzo de 1848, estaba
escrito: “Esta mañana al alba, un
soplo frío ha pasado sobre mi rostro
y he oído una voz, tierna y segura que
me decía: “hermano, el buen trabajo
ha comenzado, contempla la demostración
viviente de lo que se inicia”.
Fue ese mismo 31 de marzo de 1848
a las 6 de la tarde, cuando las hermanas
Fox interrogaron por primera vez
a la entidad que provocaba los golpecitos
en su domicilio de Hydesville.
(*)
(*) Poughkeepsie y Hydesville son dos localidades
situadas en el estado de Nueva

martes, 14 de septiembre de 2010

Modelo Conceptual (reescribiendo el modelo espirita), de Jaci Regis David Santamaría cbce@terra.com TOMADO DE: FLAMA ESPÍRITA-

FILOSOFÍA
Doctrina Kardecista
Modelo Conceptual (reescribiendo el modelo espirita), de Jaci Regis
David Santamaría
cbce@terra.com
Este Opúsculo del celebrado escritor, periodista y psicólogo espiritista brasileño
Jaci Regis constituye, en el panorama espirita mundial, una rara avis. No es
habitual que se publiquen obras que intenten recuperar el estilo personal de la
exposición kardecista: claridad de ideas y claridad de exposición de las mismas. El
Dr. Jaci Regis explica su criterio en cuanto a la razón de ser de las obras de Kardec
e intenta recoger el testimonio del maestro de Lyón, en lo que se refiere a la
propuesta de un lenguaje perfectamente diferenciado de los otros conceptos
filosóficos y religiosos y, consecuentemente, en el conseguimiento de un edificio
doctrinal filosófico con un lenguaje y conceptos propios.
Sin embargo, el resultado de este intento nos parece desigual en algunos
momentos. Pensamos que en ciertos aspectos no se ha conseguido cristalizar la
intención inicial; pero, sin duda, es un trabajo atractivo para todos los estudiosos
del Espiritismo y para todos aquellos que encontramos a faltar estudios profundos
del tema espiritista.
Nos permitiremos plasmar algunos comentarios a determinados conceptos insertos
en el propio texto del Dr. Jaci Regis, capítulo por capítulo, a esta interesante
aportación.
Empezaremos con la “Explicación” inicial de este Opúsculo.

DOCTRINA KARDECISTA (en adelante D.K.) - “El presente trabajo contiene
la presentación de un modelo conceptual, desarrollado a partir de un
análisis crítico y la relectura de la obra de Allan Kardec.
COMENTARIO DE FLAMA ESPIRITA (en adelante F.E.) - Esto es lo que hay
que hacer con el Espiritismo. Esto es lo que debe hacerse con la obra de Kardec:
una relectura sobria, matizada, coherente con su propio pensamiento, sin miedo a
“ofender” al Padre del Espiritismo y, siempre, con un profundísimo respeto y
reconocimiento al trabajo de aquel excelente pedagogo. La coherencia es una
parte imprescindible en todo análisis honesto de los trabajos de Kardec:
coherencia con el librepensamiento, con la ausencia de dogmas de fe, sin ningún
recelo ante el examen de cualquier tema humano o espiritual (de hecho, Kardec se
“atrevió” prácticamente con todos los temas imaginables).
D.K. - “Ciento cincuenta años después del lanzamiento de “El Libro de los
Espíritus”, las ideas básicas en él presentadas continúan siendo válidas.
Entretanto, dos factores evidencian la necesidad de tal relectura:
Nº. 137 – ANY XXX
JULIOL / SET. 2010
S U M A R I
Doctrina
Kardecista
Modelo Conceptual
por Jaci Regis
David Santamaría
■pág. 1 a 3
La Ley de Causa
y Efecto
Causalidad
Moacir Costa
■pág. 3 a 6
Ponencias “I EEI”
2ª. Parte
■pág. 6 y 7
INFORMACIÓN Y
ACTIVIDADES
■pág. 8
FLAMA ESPIRITA
Dipòsit Legal B-41876-86
BUTLLETÍ DEL
CENTRE BARCELONÈS
DE
CULTURA ESPIRITA
Inscrit en el Registre
d’Associacions de la
Generalitat de Catalunya
amb el nº 5.740, el 30 de
Juliol de 1982
EQUIP DIRECTIU:
Josep Casanovas Ll.
David Santamaría
Pura Argelich
CENTRE BARCELONÈS DE CULTURA ESPIRITA C. NIZA, 18-20 - SOT. 3ª 08024 BARCELONA ESPAÑA
-2- FLAMA ESPIRITA JULIOL / SETEMBRE 2010
uno, el carácter evolutivo del Espiritismo, que permite analizar los progresos conquistados por la
sociedad humana en ese período e incorporarlos de manera equilibrada; y dos, la tendencia a
transformarlo en una religión, con el riesgo que ello conlleva en cuanto a desfigurar sus
conceptos revolucionarios.
F.E. - Examinemos estos dos factores que deberían llevarnos a la relectura de las obras de Kardec:
1.El carácter evolutivo del Espiritismo. No puede negarse de manera alguna esa circunstancia ya que si todo
evoluciona, el Espiritismo no podría ser una excepción. Sin embargo, la realidad es que el profesor Rivail
dejó el listón muy alto, tan alto que, salvo algunos aspectos que pasaremos a enumerar, se ha convertido
en una doctrina filosófica prácticamente vigente tal y como la enunció. Tal vez, habría que matizar de
manera práctica en lo que respecta a la aplicación del Espiritismo en nuestro devenir diario. Aspectos a
incorporar de manera indefectible, a nuestro modesto parecer:
1.1 Todos los avances de la Genética. Sería conveniente un posicionamiento del Espiritismo a ese
respecto.
1.2 Un examen ponderado de decisiones importantes a tomar en cuanto a la vida corporal, como la
problemática moral de los trasplantes y de la cremación del vestido carnal.
1.3 Una concreción, a nivel básico, de cómo debería ser una buena práctica de la mediumnidad en las
asociaciones espiritistas.
El problema es quién pueda estar capacitado, quién pueda tener la autoridad para llevar a buen puerto la
incorporación de esos aspectos. El Espiritismo no tiene una jerarquía como otras organizaciones humanas,
en las que un “jefe” dicta lo que debe hacerse, o no. Los espiritistas somos, debemos ser, librepensadores y,
por lo tanto, sólo aceptar individualmente o colectivamente aquello que entendamos como correcto. A pesar
de ello se encuentra a faltar aquel “Comité Central” que preconizaba Kardec, que pudiera ayudar a dilucidar
esos temas tan importantes. A ese respecto, hay que reconocer otra dificultad y es la de quién podría estar
facultado para formar parte de ese Comité. Realmente, al menos de forma aparente, los espiritistas lo
tenemos difícil en este sentido; sin embargo, es a través de reflexiones como las que emprende el Dr. Jaci
Regis que podemos acercarnos a opiniones sensatas, que nos pueden ayudar a ir entendiendo a nivel
personal el alcance de los aspectos nuevos que pueda incorporar el Espiritismo. Y nunca hay que relegar ese
reestudio de las opiniones de Kardec ya que, a medida que vamos “creciendo” -lentamente sin dudaencontraremos
nuevos matices en su obra que también nos ayudarán a asimilar mejor esos nuevos
aspectos.
2.La tendencia a transformarlo en una religión. Sin duda, es en la relectura de Kardec que encontraremos
los elementos necesarios para llegar a entender que el Espiritismo no puede, no debe, asimilarse al contexto
religioso. Es verdad que podría argumentarse que el Espiritismo sería una religión “diferente” por sus
propias características. Es por ese mismo concepto diferencial que debe concluirse que esta doctrina está
alejada de los planteamientos religiosos, ya que no vale la pena complicarse la vida asimilándose en un
concepto controvertido como lo es el religioso. El más importante de esos conceptos diferenciales es el que
repetimos continuamente: el ser librepensadores, lo que sería inimaginable si de una religión se tratara. La
verdad es que este tema de la posible condición religiosa del Espiritismo no fue, aparentemente, bien
resuelto por Kardec. No obstante, nosotros somos de los que pensamos que sí, y que sólo es necesaria una
relectura exenta de prejuicios de los textos del maestro de Lyón. Sin duda, seguiremos hablando del tema.
D.K. - “Solamente el pensamiento religioso puede afirmar que nada requiere ser cambiado o
actualizado.
F.E. - Ahí está el peligro. El Espiritismo ha de estar siempre dispuesto a cambiar o actualizar lo que
razonablemente requiera ser cambiado o actualizado.
D.K. - “Existe un hecho innegable, el cual ha producido una división tal vez irremediable entre los
adeptos. Por una parte, están aquellos que practican el Espiritismo como una religión, los cuales
constituyen la gran mayoría, y por la otra, se encuentran aquellos que lo entienden como una
reflexión positiva, dinámica, pero desvinculada de los cultos o rituales que componen
necesariamente el pensamiento religioso.
F.E. - Evidentemente simpatizamos con esa minoría que no quiere sentirse “atada” por preconceptos
religiosos; pero sí vinculada a los más altos aspectos morales que pueden ser perfectamente encarados con
religiosidad. Interesante es la diferencia entre religión y religiosidad; ésta última sería sinónimo de seriedad,
en el sentido de una de las acepciones de la definición de esa palabra por parte de la R.A.E.: “Puntualidad,
exactitud en hacer, observar o cumplir algo”.
JULIOL / SETEMBRE 2010 FLAMA ESPIRITA -3-
D.K. - “Parece que el foco de discordia en ese proceso divisorio, es el papel de Jesús de Nazaret.
Si es aceptado como el Cristo presentado por la Iglesia, conduce al dogmatismo y la idolatría y
liga el Espiritismo a los cultos cristianos; si es considerado a la luz del proceso evolutivo, se
convierte en el Maestro, en el hombre superior investido de una misión especial.
F.E. - Este es uno de los focos de discordia. A Jesús hay que verlo como “el filósofo por excelencia” (como
decía Carlos Brandt) y no como esa figura casi divinizada que nos presentan algunas publicaciones
espiritistas. Si Jesús fuera casi Dios, no nos serviría de mucho como ejemplo, ya que no estaría de modo
alguno a nuestro alcance; en cambio, si Jesús es lo que realmente es, o sea, un espíritu como nosotros sólo
que mucho más evolucionado, entonces sí que es un ejemplo a seguir ya que estaríamos en el mismo
sendero evolutivo.
D.K. - “Nuestro propósito es presentar un elenco de ideas en un lenguaje desvinculado del
cristianismo, vale decir de las iglesias cristianas.
“La Doctrina Kardecista quiere marchar abierta a lo nuevo, sin perder las raíces del pensamiento
de Allan Kardec.”
F.E. - En este mismo órgano de divulgación (Flama Espirita 136, pág. 5 y 6: “Espiritismo una denominación
adecuada”), ya se manifestó que no es aconsejable la sustitución del nombre “Espiritismo” por cualquier
otra denominación, ni siquiera por “doctrina kardecista”. Lo difícil, pero adecuado (aunque, tal vez, llegue a
ser imposible), es dignificar ese nombre para que, por lo menos, cuando dentro de varias generaciones se
examinen las raíces de las buenas ideas morales -que esperemos rijan los destinos de la humanidad-, los
estudiosos de ese momento reconozcan que hubo unos que se llamaban espiritistas que ya sustentaron esas
excelentes ideas. ❒
Se continuará con la publicación de nuevos comentarios a la obra
“Doctrina Kardecista”
tanto en los próximos ejemplares de Flama Espirita como también en nuestro
Blog http://centrebarcelonesdeculturaespirita.blogspot.com

lunes, 13 de septiembre de 2010

VICTOR J ZAMMIT A Lawyer presents the case for the Afterlife. Traducción al español de su libro.

A Lawyer presents the case for the Afterlife

‘En los últimos veinte y cinco años la humanidad ha aprendido más sobre lo que sucede cuando morimos que lo que aprendió en todos los períodos de la historia escrita.’ George Meek
(Científico americano pionero de la
comunicación electrónica con el Más Allá)


Contenido


1. Declaración inicial
2. Los científicos de renombre que han investigado
3. El Fenómeno de las Voces Electrónicas (FVE)
4. La Transcomunicación Instrumental (TCI)
5. Los experimentos de Scole prueban la continuación de la vida
6. La fórmula de Einstein E=mc2 y la materialización
7. Otros experimentos psíquicos de laboratorio
8. Observación científica de los mediums
9. Leonore Piper, una medium americana de mucha fuerza
10. Mediumnía de la materialización
11. Helen Duncan
12. Mediumnía de voz directa
13. Mediums modernos que confunden a los escépticos
14. Las Correspondencias Cruzadas
15. Sesiones por delegado
16. Experiencias extra corporales
17. Visión Remota
18. La Ciencia y la experiencia de casi morir
19. La Ciencia y las apariciones
20. Visiones en el lecho de muerte
21. La Ouija
22. Xenoglosia
23. Poltergeists
24. La Reencarnación
25. Respondiendo a los escépicos de mentalidad cerrada
26. Declaración final: resumiendo la evidencia objetiva
27. Qué pasa cuando morimos?
Bibliografía
Glosario

Noticias espectaculares !!!!

Le di un apretón de manos a Sir Arthur Conan Doyle el 23 de junio de 2006

MATERIALIZACIONES

Comentario exegético N° 1: DIOS Y EL INFINITO ©Giuseppe isgró c.

Date: Wed, 5 May 2010 01:19:31 -0700
From: gisgrocattafi@gmail.com
To: isgro.cattafi@hotmail.com
Subject: [VERDAD UNIVERSAL] COMENTARIO EXEGÉTICO N° 1, DE EL LIBRO DE LOS ESPÍRITUS





Comentario exegético N° 1:

©Giuseppe isgró c.


DIOS Y EL INFINITO

1. ¿Quién es Dios?

-“Dios es la suprema inteligencia, la causa primera de todas las cosas”-.

COMENTARIO EXEGÉTICO GIC:

En la primera edición de El Libro de los Espíritus la pregunta se formula tal como la hemos traducidos desde la edición italiana, es decir: ¿Quién es Dios?, en vez de:¿Qué es Dios, como se modificó en la segunda edición francesa y en todas las versiones a partir de entonces. ¿Cuál de las dos formas es más acertada? Estimamos que ambos enfoques de preguntas son correctos, empero, la respuesta: -“Dios es la suprema inteligencia, la causa primera de todas las cosas”-, correspondería mejor a ¿qué es Dios? Ahora bien: “la suprema inteligencia” es un atributo que alguien posee; ¿quién es ese alguien? Ese alguien es Dios. Entonces la respuesta a la pregunta: ¿quién es Dios?, debería ser: Dios, es el SER UNIVERSAL que posee la suprema inteligencia, y constituye al mismo tiempo la causa primera de todas las cosas-.

Como suprema inteligencia ha contemplado todas las variantes habidas y por haber en el eterno presente, sin límites de ninguna naturaleza.

Como causa primera de todas las cosas, constituye la fuente de
donde emanan a la CONCIENCIA, en un momento dado, todos los Espíritus de todos los seres en los tres reinos de la naturaleza, con individualidad claramente demarcada y con unos atributos que se corresponden, en forma análoga, a los atributos divinos poseídos por mismo SER UNIVERSAL. En este caso tendríamos SERES individuales y un SER UNIVERSAL, formando una UNIDAD PERFECTA E INDISOLUBLE. ¿Fueron creados esos seres individuales o siempre han estado en la fuente, y en un dado momento han emergido a la conciencia? Esto derivado a que la vida no se crea ni se destruye, simplemente EXISTE. Emana a la CONCIENCIA, en cada uno de los tres reinos naturales con una misión específica y en calidad de ejecutores de la VOLUNTAD del SER UNIVERSAL. El SER UNIVERSAL constituye el anhelo de ser, mientras que los SERES INDIVIDUALES, -en los tres reinos- constituyen los ejecutores de dicha voluntad en todos los planos existenciales, en el eterno ahora.

La CONCIENCIA de un ESPÍRITU como ser individual, en los tres reinos naturales, nos aportaría la explicación de la creación de las formas materiales de la vida en todos los planos de expresión, así como de la creación de los mundos, su desarrollo y extinción, en ciclos inextinguibles, los cuales, gradualmente, iremos analizando, buscando la percepción intuitiva más que percepción objetiva o razonamiento intelectual, lógicamente limitado. Es preciso centrar la atención en este enfoque para ir expandiendo la conciencia al respecto y la gradual percepción o darse cuenta de la realidad, siempre en expansión ilimitada.

LA UNICIDAD DEL SER UNIVERSAL: hay un solo SER UNIVERSAL, UN SOLO DIOS, UN SOLO CREADOR UNIVERSAL. Pese a su emanación a la conciencia individual desde el Creador Universal, los seres universales siguen conformando la UNIDAD con el SER UNIVERSAL, cuya emanación individual le faculta con el libre albedrío, les dota de los mismos atributos del Creador Universal, atributos éstos que se corresponden con los valores universales. Además, cada ser individual esta dotado de una conciencia individual que constituye una réplica idéntica de la del Creador, por medio de la cual los seres individuales y EL SER UNIVERSAL se comunican entre sí.

¿CUÁLES SON ESOS ATRIBUTOS DIVINOS que los seres poseen en forma análoga en todos los tres reinos de la naturaleza.

¿Cuáles son los nombres divinos del Creador, que analizándolos o meditando sobre ellos, constantemente, permitan percibirLe y conocerle? Evidentemente, conociendo los atributos divinos en su totalidad o en parte, gradualmente, cada quien pueda adquirir conciencia de ÉL, de acuerdo al propio nivel evolutivo.

OBJETIVOS DE INVESTIGACIÓN:

¿CUÁLES SON LOS ATRIBUTOS DIVINOS?

¿CUÁNTOS EXISTEN Y CUÁNTOS PODEMOS IDENTIFICAR, ENUNCIANDO DE LOS INFINITOS ATRIBUTOS DIVINOS QUE SE LE PUEDAN ATRIBUIR AL SER UNIVERSAL?

Meditar en los nombres de Dios de acuerdo a la doctrina SUFÍ.

Adelante.


--
Publicado por Giuseppe Isgró C. para VERDAD UNIVERSAL el 5/05/2010 01:17:00 AM

domingo, 12 de septiembre de 2010

FRANCISCO I. MADERO UN PRESIDENTE ESPÍRITA TOMADO DE:CENTRO DE ENSEÑANZA ESPIRITUAL "ALLAN KARDEC", DE MÉXICO.


Un Presidente Espírita
Quien fuera presidente de México y masón, Francisco I. Madero, tuvo su primer acercamiento directo con el espiritismo durante sus estudios en París en 1892.

Ya en México había tenido la oportunidad de leer la Revista Espírita de Allan Kardec, en razón de que su padre estaba suscrito a la misma. Madero creció en una familia espírita.

Esta formación y experiencia lo llevó a constituir en 1900 el Círculo de Estudios Psicológicos de San Pedro, Coahuila, el cual presidió.

Francisco I. Madero, de acuerdo con diversos historiadores, desarrolló una facultad mediúmnica –sicografía. Existen a la fecha diversas compilaciones de sus sicografías.

Asimismo, de acuerdo con los archivos de la documentación de Madero, tuvo una intensa comunicación con espiritistas españoles, quienes habrían sido unos de sus principales proveedores de literatura espírita.

Con León Denis sostuvo un intercambio epistolar. Uno de los motivos fue el solicitar su anuencia para realizar una edición masiva de su libro “Después de la Muerte”, traducido por Ignacio Mariscal, con el fin de difundirlo en el ferrocarril, entonces transporte de grandes masas (1906).

La segunda circunstancia fue cuando Madero le indica a León Denis que buscaría la vía de la política para luchar por la causa espírita, de acuerdo con su misiva del 26 de junio de 1906.

De igual manera colaboró, en ocasiones con el seudónimo de Arjuna, en periódicos espíritas como “La Cruz Astral”, “El Siglo Espírita”, “Alma” y “Helios”, y envió trabajos a los primer y segundo Congreso Espírita de 1906 y 1908.

Francisco I. Madero, quien publicó en 1911 su “Manual Espírita” bajo el seudónimo de Bhima, no sólo fue promotor de la doctrina espírita sino que apoyó financieramente a publicaciones espíritas como “Alma”, “El Cristiano Espírita” y “La Cruz Astral” (editado en Monterrey por Manuel Vargas Ayala).

Es importante mencionar que al igual que los espíritas de la primera mitad del siglo XIX, existía un amplio conocimiento de la doctrina dictada por los espíritus.

Ello puede percibirse de algunas de las conclusiones que Madero expuso en uno de sus trabajos para el Segundo Congreso Espírita de 1908, y cuyo contenido se encuentra en las cartas del mismo.

Madero mencionaba que en su camino evolutivo, el espíritu debería de pasar por los reinos vegetal y animal, hasta alcanzar el cuerpo humano, y ahí iniciar el ciclo de las reencarnaciones.

Al final de su vida, Madero privilegió más lo que él consideró su misión política, que el trabajo en la doctrina espírita.

Por considerar que existe una gran variedad de obras sobre la vertiente espírita de Francisco I. Madero no se ahonda en el tema, y se citan algunas de ellas al final para utilidad de los interesados.

Los espíritas volvieron a organizarse para la realización de lo que sería el Primer Congreso Espírita de 1906, lo que será motivo de un material específico.

_____________________
Referencias bibliográficas
TORTOLERO, Cervantes Yolia, El Espiritismo Seduce a Francisco I. Madero, México, Conaculta/Fonca 2003.
LEYVA, José Mariano, El Ocaso de los Espíritus. El espiritismo en México en el siglo XIX, México, Ediciones Cal y Arena 2005.
KRAUZE, Enrique, Francisco I. Madero. Místico de la Libertad, México, Fondo de Cultura Económica, 1987.
ROSALES, José Natividad, Madero y el Espiritismo. Las  cartas y las sesiones espíritas del héroe, México, editorial Posada, 1973.
SOLARES, Ignacio, Madero, el otro, México, Joaquín Mortiz, 1989.
 
contacto@espiritismomexico.org