"Es necesario liberarse de la fundamental incapacidad humana que constituye el egoísmo materialista."
Aldous Huxley

AVISO IMPORTANTE SOBRE LA DESCARGA DE LIBROS DE CONTENIDO ESPÍRITA GRATIS

Ponemos en conocimiento de todos nuestros amables lectores que pueden descargar gratuitamente libros de contenido doctrinario, como las obras fundamentales de la Codificación Kardeciana y de otros destacados autores del pensamiento filosófico espírita en los siguientes enlaces:
www.andaluciaespiritista.es
http://www.progresoespiritismo.org/
Y para conocer de eventos y noticias de actualidad en el ámbito espírita recomendamos América Espírita Newsletter de la CEPA, en le siguiente enlace:
http://americaespirita.blogspot.com/
Saludos.

EL POR QUÉ DE UN NUEVO BLOG

Después de abrir y mantener actualizados los blogs: CULTURA Y DIVULGACIÓN ESPÍRITAS y CENTRO VIRTUAL DE ESTUDIOS

ESPIRITISTAS Y AFINES, para la formación doctrinaria dentro de los postulados eminentemente racionalistas y laicos de la filosofía espírita codificada por el Maestro Allan Kardec que exhibe la Confederación Espírita Panamericana, a la cual nos adherimos, creímos conveniente abrir un nuevo Blog de un formato más ágil y que mostrase artículos de opinión de lectura rápida, sin perder por ello consistencia, así como noticias y eventos en el ámbito espírita promovidos por la CEPA, a modo de actualizar al lector.
Esa ha sido la razón que nos mueve y otra vez nos embarcamos en un nuevo viaje en el cual esperamos contar con la benevolencia de nuestros pacientes y amables lectores y vernos favorecidos con su interés por seguirnos en la lectura.
Reciban todos vosotros un fraternal abrazo.
René Dayre Abella y Norberto Prieto
Centro Virtual de Estudios Espiritistas y Afines "Manuel S. Porteiro".



martes, 3 de agosto de 2010

FRAGMENTOS DE LE JOURNAL SPIRITE CORTESÍA DE JACQUES PECCATTE EDICIÓN JULIO DEL 2010.

LOS PIONEROS DEL ESPIRITISMO
por
JACQUES PECCATTE
EL CÍRCULO ALLAN KARDEC
49
LE JOURNAL SPIRITE N° 81 JULLET 2010 Más allá de la simple curiosidad.
Hacia un nuevo modelo
Tradicionalmente, los grupos espíritas se forman por iniciativa
de una o varias personas, grupos que por lo general se afilian
a una federación nacional con la que hay similitud de puntos
de vista y de ideas. Es esta forma de funcionamiento la que a
menudo ha prevalecido desde el alba del espiritismo, porque
ya en la época de Allan Kardec, nacían grupos en diversas ciudades
de Francia para luego federarse.
Nuestro modelo asociativo se ha diseñado de otra manera.
El Círculo se desarrolló en primer lugar en Nancy, en función
de las circunstancias y los encuentros, allí donde la gente se
unió a nosotros para constituir un grupo de unas cincuenta
personas, ya a fines de los años ‘70.
En esa época, los primeros avances resultaron esencialmente
de las sesiones mediúmnicas y de numerosos y diversos
mensajes, necesarios para nuestra instrucción y la de los
nuevos espíritas que se habían integrado el grupo. En cierta
forma fueron los espíritus los que marcaron el tono, por su
demanda de cohesión, armonía y reflexión, buscando reclamar
a unos y otros, en el sentido del conocimiento y el estudio.
Entonces necesitábamos asegurar por medio de la discusión,
el intercambio y también la confrontación, la creación
de una asociación digna de representar los valores espíritas.
Las cosas no avanzan sin dolor, pues siempre hay resistencia,
de los conservadurismos, la pusilanimidad y los egoísmos, que
frenan la marcha hacia adelante de un grupo que aún no tiene
su verdadera cohesión. Sin embargo, la asociación se creó oficialmente
en octubre de 1977, con la llegada y el concurso de
Gaston y Odette Debever, nuevos miembros del Círculo que
se comprometieron resueltamente y se involucraron en todas
las actividades.
Entre 1974 y 1977, habían pasado ya numerosos eventos
humanos y espíritas; durante ese período los espíritus se
habían manifestado abundantemente, en el sentido de conocimientos
nuevos y complementarios, conocimientos en
cierta forma reactualizados respecto a los textos del pasado.
Ya se practicaban las terapias espíritas, en particular con la
manifestación regular por incorporación del espíritu Alexis
Asmamourian, que desarrolló una nueva concepción de la
enfermedad al mismo tiempo que la terapia mediúmnica
llamada “cirugía con las manos desnudas”. La definición del
magnetismo, la designación de los magnetizadores, de los
protocolos de pases magnéticos en función de las patologías,
todo eso ya estaba en marcha durante esos primeros años de
contacto con el más allá y de creación progresiva de un grupo.
La pintura mediúmnica también tuvo resultados interesantes
con uno de nosotros y su concretización continuó hasta 1982
con un segundo médium pintor.
Creación de seccionales
Luego de nuevos encuentros, la gente nos pidió crear otros grupos
espíritas, lo cual se realizó muy rápidamente en Mulhouse
y París, y luego en Besançon y Estrasburgo, en un período que
se extiende de 1980 a 1985.
Nuestro objetivo no era que estos grupos se hicieran autónomos
con una independencia que condujera a rápidas escisiones,
dado que ya se veían perfilarse desviaciones en dirección
a desarrollos mediúmnicos riesgosos, en casa de personas
que desconocían las leyes de la mediumnidad y que dentro
de sus someros conocimientos espíritas, no titubeaban en
hacer dudosas amalgamas con la astrología, la adivinación o
la radiestesia mal aplicadas. Esos grupos no sobrevivieron a su
falta de madurez, salvo los de París y Besançon que renacieron
más tarde bajo la responsabilidad de personas más informadas.
Para volver a la noción de un modelo diferente en su estructura,
lo cual no es clásico en la historia del espiritismo, tratamos
de crear estos grupos en concordancia con el Círculo de Nancy,
dentro de una relación regular que imponía numerosos desplazamientos.
Se trataba de poner en marcha las entidades según
nuestra visión del espiritismo, es decir, dentro de un trabajo
común fundado en las mismas bases y los mismos valores. Eso
suponía que fuéramos los instructores de esos grupos, pero fuimos
demasiado rápido con las seccionales que se constituyeron
sin conocimientos previos y fuimos desbordados por personas
prestas a extraviarse y dispersarse en todas direcciones,
y eso, en nombre de nuestro Círculo. Teniendo en cuenta esta
“experiencia de juventud”, sacamos todas las lecciones para
fundar más tarde nuevas entidades espíritas en otras ciudades
sobre bases más sólidas y más serias.
Es así como hoy, existen seccionales del Círculo en Belfort,
Besançon, Tolosa, Montpellier, París y Oslo, siendo la de Besançon
la más antigua, recreada a comienzos de los años ‘90. Al
contrario de otros modelos espíritas, no se trata ya de grupos
que se crean de la nada para reunirse luego en una federación.
Se trata más bien de irradiar hacia otros lugares a partir de
un núcleo central que se ha desarrollado primero en Nancy.
Las personas responsables de esos grupos han adquirido su
instrucción y su cultura espírita en un círculo ya existente
para extender luego esa historia a sus respectivas ciudades.
Se puede decir entonces que según este modelo que hemos
deseado, no hay más que una sola y única estructura, una entidad
asociativa única que está representada en varias ciudades.
El desarrollo de las facultades
Hay un gran principio que nunca hemos derogado: nadie se
autoproclama médium, clarividente, magnetizador, sanador
u otra cosa. Si bien en nuestros primeros años, trabajamos
por tanteo, invitando a las personas interesadas a intentar
la experiencia de la escritura o de la clarividencia, pudimos
medir la ineficacia de ello y concluimos que los consejos
obtenidos por medio de los mensajes espíritas nos daban
directrices mucho mejores. En efecto, a partir de los mensajes
recibidos a través de Michel Pantin (el único médium que
estaba realmente operativo los primeros años), ya recibíamos
indicaciones precisas respecto a tal o cual miembro del
grupo. Uno era invitado a la clarividencia, otro a la pintura
mediúmnica, etc. Y cuando la persona se sometía al desarrollo
solicitado, uno medía hasta qué punto la información
dada era juiciosa.
El espíritu sabe mejor que nosotros si hay un verdadero
50
LE JOURNAL SPIRITE N° 81 JUILLET 2010
50
potencial a ser trabajado, y si existe alguno, sabe exactamente
cuál es y se lo indica a la persona señalada que no
tiene que buscar su dirección en forma empírica. Por lo
mismo se sabe que si, por ejemplo, una persona quiere practicar
la escritura y su sensibilidad se halla a nivel del arte
mediúmnico, la escritura no funcionará. Y podrían darse a
conocer otros ejemplos para ilustrar y concluir, por nuestra
parte, que las indicaciones de los espíritus sobre este punto
siempre han sido fructíferas para las personas bien dirigidas
hacia sus verdaderas potencialidades.
Existe también otra ventaja en este modo de proceder: Una
persona puede tener un potencial pero carecer del equilibrio
psíquico suficiente o la disponibilidad de espíritu para ejercerla.
Es así como se ha podido ver sobrevenir tardíamente
ciertas revelaciones de facultades en personas espíritas
desde hacía varios años. Eso significa que estas últimas no
necesariamente estaban listas en un determinado período
de su vida y que la invitación llega en el momento oportuno,
cuando el espíritu considera que las personas señaladas pueden
emprender un trabajo con toda serenidad.
Un mejor conocimiento del más allá
Desde los comienzos de nuestras actividades, rápidamente
se nos llevó a considerar la realidad de la turbación de los
espíritus que no tenían conciencia de su desencarnación.
También fuimos confrontados a espíritus del mal que se
inmiscuían en nuestras sesiones. Aunque instruidos en estas
nociones, por la lectura de las obras espíritas, no teníamos la
justa medida de lo que representaban la turbación y el mal
desencarnado. Fue a través de la manifestación de diferentes
espíritus atormentados, que comprendimos mejor el estado
psicológico del espíritu que no ha asumido la realidad de
su muerte. Desde los casos de ligera turbación hasta los de
espíritus endurecidos, se nos han presentado todas las formas
de tormentos, y hemos aprendido, por nuestra propia
experiencia, a hablar con esos espíritus, a orar por ellos, para
los primeros resultados de liberación de la turbación o del
mal.
Ese trabajo de liberación no ha cesado de renovarse regularmente,
y nuevos médiums han sido llamados para convertirse
en intermediarios. Ese trabajo ha representado una
parte importante de nuestras actividades espíritas, durante
toda la historia de nuestro Círculo.
Diversificación de las facultades
Por consejos e indicaciones de los espíritus, se han desarrollado
nuevas facultades mediúmnicas: clarividencia mediúmnica,
escritura intuitiva o automática, sueño magnético y artes
mediúmnicas bajo sus diversas formas. Todas estas facultades
han necesitado un desarrollo con manifestaciones subconscientes,
con mucha frecuencia en los primeros tiempos, que
necesitan expresarse y que prácticamente forman parte del
recorrido normal de todo médium principiante. Con el tiempo
y la experiencia, la mediumnidad se vuelve más segura y
confiable. Es así como con paciencia y circunspección, se
obtienen progresivamente buenos resultados.
Los espíritus nos han comprometido igualmente en un trabajo
en el plano terapéutico, el cual se realiza a través de
curaciones magnéticas así como por por la facultad de los
que llamamos “intermediarios” (médiums guiados de modo
intuitivo o automático por un espíritu médico).
Todas estas facultades, ya sean mediúmnicas o no, no son
realmente independientes unas de otras. De hecho hay una
gran complementariedad: lo que es emprendido a través de un
médium puede ser completado a través de otro; durante una
intervención mediúmnica un espíritu médico puede invitar a
un magnetizador a completar la curación dando una orientación
muy precisa; un pintor médium se ve interpretar su obra
por otro que es médium clarividente, etc. Las mediumnidades
u otras facultades se imbrican unas con otras, en una continuidad
de trabajo donde los mismos espíritus pueden utilizar uno
u otro médium, según las facultades que necesiten. Se trata
allí de una verdadera coordinación que se establece según la
voluntad de los espíritus que, por otra parte, sólo ellos pueden
dirigir un verdadero trabajo pues se trata de su manifestación.
El papel del espírita bien incluido, en el caso, es el de controlar
lo que debe el ser a nivel de las mediumnidades en desarrollo
E C O S
Después de haber negado los fenómenos psíquicos,
este científico italiano incursionó en el estudio de
los fenómenos espíritas a través de los trabajos de                   
Alexander Aksakof, Gurney y Myers, para tornarse
finalmente en gran defensor de la mediumnidad.
Participó en las sesiones de la médium Eusapia
Palladino. Escribió unas sesenta obras entre ellas
La mediumnidad políglota, Animismo y espiritismo,
Los animales y las manifestaciones metapsíquicas,
Los enigmas de la psicometría, Defensa del espiritismo.
En 1920 conoció a Gaston de Boni, que después de
la muerte de Bozzano, heredó todos sus trabajos y
creó una sociedad llamada «Fondazione Biblioteca
Bozzano».
Esta fundación situada en Bolonia, se ha perpetuado
hasta hoy bajo el nombre de «Fondazione
Biblioteca Bozzano-Boni» que edita la revista trimestral
de parapsicología «Luce e Ombra» (Luz y
Sombra).
Ernest Bozzano (1862-1943)
51
LE JOURNAL SPIRITE N° 81 JULLET 2010
o de las mediumnidades no del todo fiables, a fin de eliminar
las incoherencias de manifestaciones subconscientes.
Trabajando de esta manera desde los orígenes de nuestro Círculo,
podemos estimar en retrospectiva, que las direcciones
dadas por los espíritus, siempre han dado sus frutos, ya sea
en arte, en terapias, en liberaciones y en todos los campos
de las facultades no mediúmnicas como el magnetismo o la
radiestesia. Subrayamos en particular que los protocolos de
pases magnéticos nos han sido enseñados por el más allá con
una gran precisión para tal o cual patología, y que en cuanto
a la aplicación que de ellos hacemos, allí están los resultados
para dar testimonio de la exactitud de esos tratamientos procedentes
del otro mundo.
De la mediumnidad a la reflexión
Si bien el espiritismo es, por definición, la comunicación con
el más allá, eso no debe detenerse en una actitud pasiva que
consistiría en recibir sin actuar ni reflexionar. El espiritismo
se abre a una reflexión filosófica que nunca termina, pues
cuanto más se estudia el asunto, más se es llevado a plantearse
nuevas preguntas. Algunos podrían creer que todo
está bien definido, y que allí no hay más nada que descubrir.
Y ese es un error que a veces constatamos, entre personas
que se conforman con un marco de conocimientos,
sin reflexionar sobre esos conocimientos. Cómo puede uno
satisfacerse, por ejemplo, con nociones abstractas de amor,
solidaridad y armonía, si se ocultan todos los grandes problemas
de nuestras vidas individuales y colectivas, en una
ampliación del pensamiento que debe conducirnos a considerar
las grandes cuestiones de nuestro tiempo. El tema se
vuelve entonces muy vasto y es preciso interrogarse sobre
el posicionamiento espírita ante tal o cual acontecimiento,
ante tal o cual realidad científica, social, ética, política y otras.
Si el espiritismo es una invitación a una transformación
personal, es también la invitación a una reflexión sobre el
mundo, pues la evolución personal no es nada si su objetivo
no es más que personal. ¿Cómo vivir unos con otros y ya no
más unos contra otros? He allí la verdadera pregunta que
puede llevar a infinitas reflexiones sobre nuestro papel de
espíritas en un mundo que es necesario estudiar, entender
y comprender, para conocer todos sus resortes y luego ver
cómo el espiritismo podría encontrar allí su lugar y su acción.
Allí está, por supuesto, todo nuestro trabajo de difusión, un
trabajo incesante desde hace más de treinta años, donde
hace falta informar sin parar, discutir, tratar de convencer,
sacudir las conciencias. Evidentemente, ese es el papel de
un círculo espírita, con la finalidad de que las ideas se abran
camino para que un día sean tomadas en consideración de
una manera menos confidencial y por lo tanto más oficial.
La lucha continúa por el reconocimiento del espíritu en la
afirmación de los grandes principios del espiritismo. Nuestro
Círculo trabaja incansablemente desde sus orígenes, en
la necesaria confrontación de las ideas, para que un día el
espiritismo sea considerado en su justo valor como ciencia
y filosofía.
E C O S
Gilbert Bécaud, fallecido el 18 de diciembre de
2001 a los 74 años, era muy reservado respecto a
su vida personal, lo cual le enaltece. Sin embargo,
hace mucho tiempo tuvo oportunidad de expresarse
sobre sus convicciones: durante la retransmisión
de un programa de los años 60, “Discorama”,
se le pudo volver a ver al lado de Denise Glaser
que le preguntaba si creía en Dios. Respondió en
una forma muy afirmativa y en el transcurso de la
conversación, confió dos fenómenos espontáneos
que forjaron su convicción.
Un día, Bécaud oyó que su piano comenzaba a
tocar solo en la pieza vecina. Al acercarse al instrumento,
una melodía seguía escapando, aunque las
teclas permanecían inmóviles. Miró entonces en el
interior del piano y comprobó que los martillos golpeaban
las cuerdas, accionados por una fuerza invisible.
Denise Glaser le preguntó si tenía idea acerca
de la entidad que de este modo quizás le hacía una
señal. Él respondió que tenía una idea muy precisa
pero no quiso dar el nombre en el cual pensaba.
Otra vez, justo en medio de su recital, sintió una
mano que se posaba sobre su hombro. Sin dejar de
cantar se volvió, no había nadie. Siguió su canción
de espaldas al público, haciendo como si no pasara
nada.
Sobre este fenómeno, respondió sencillamente
que pensaba en la misma presencia que cuando la
manifestación por el piano.
Y es una presencia, quizás la misma que esperaba
a Bécaud a las puertas del más allá, en el espíritu
Edith Piaf, (*) la misma que le había echado una
mano en sus comienzos.
(*) Indicación dada en un mensaje del espíritu Edith Piaf, recibido
en enero de 2002.
«Cuando muere el poeta…»
52
LE JOURNAL SPIRITE N° 81 JUILLET 2010
por
PAT R I C I A S A L I BA
REGARD SUR