"Es necesario liberarse de la fundamental incapacidad humana que constituye el egoísmo materialista."
Aldous Huxley

AVISO IMPORTANTE SOBRE LA DESCARGA DE LIBROS DE CONTENIDO ESPÍRITA GRATIS

Ponemos en conocimiento de todos nuestros amables lectores que pueden descargar gratuitamente libros de contenido doctrinario, como las obras fundamentales de la Codificación Kardeciana y de otros destacados autores del pensamiento filosófico espírita en los siguientes enlaces:
www.andaluciaespiritista.es
http://www.progresoespiritismo.org/
Y para conocer de eventos y noticias de actualidad en el ámbito espírita recomendamos América Espírita Newsletter de la CEPA, en le siguiente enlace:
http://americaespirita.blogspot.com/
Saludos.

EL POR QUÉ DE UN NUEVO BLOG

Después de abrir y mantener actualizados los blogs: CULTURA Y DIVULGACIÓN ESPÍRITAS y CENTRO VIRTUAL DE ESTUDIOS

ESPIRITISTAS Y AFINES, para la formación doctrinaria dentro de los postulados eminentemente racionalistas y laicos de la filosofía espírita codificada por el Maestro Allan Kardec que exhibe la Confederación Espírita Panamericana, a la cual nos adherimos, creímos conveniente abrir un nuevo Blog de un formato más ágil y que mostrase artículos de opinión de lectura rápida, sin perder por ello consistencia, así como noticias y eventos en el ámbito espírita promovidos por la CEPA, a modo de actualizar al lector.
Esa ha sido la razón que nos mueve y otra vez nos embarcamos en un nuevo viaje en el cual esperamos contar con la benevolencia de nuestros pacientes y amables lectores y vernos favorecidos con su interés por seguirnos en la lectura.
Reciban todos vosotros un fraternal abrazo.
René Dayre Abella y Norberto Prieto
Centro Virtual de Estudios Espiritistas y Afines "Manuel S. Porteiro".



sábado, 19 de marzo de 2011

LA LECTURA DE LAS VIDAS ANTERIORES LE JOURNAL SPIRITE N° 77 JULIO 2009

LE JOURNAL SPIRITE N° 77 JULIO 2009
D O S S I E R
LAS VIDAS SUCESIVAS
por
ISABELLE CHEVALIER

El concepto de reencarnación es una de las tres piedras
angulares sobre las que se apoya la filosofía espírita
kardecista, las otras dos son la existencia de Dios y
la supervivencia del espíritu. En nuestros diferentes
números de Le Journal Spirite, la reencarnación ha sido
objeto de artículos pormenorizados sobre su concepto
filosófico y sus procesos.
En ciertas condiciones es posible acceder a
informaciones sobre las preexistencias. ¿Cuál es el
objetivo de la lectura de vidas anteriores? ¿Cuál es
el proceso? ¿Qué clase de revelaciones se reciben y
cuáles son las consecuencias benéficas para la persona
involucrada? Es a estas preguntas que este artículo
tratará de responder para dar a nuestros lectores
elementos de reflexión en cuanto a su personalidad de
hoy, resultante de la suma de varias vidas.
CONOCER UNA O VARIAS VIDAS ANTERIORES,
¿POR QUÉ?

El espíritu Gabriel Delanne responde así a esta pregunta:
“Siempre revelar, siempre informar al espírita, revelarle su
ego, revelarle su individualidad, saber hacerle comprender
progresivamente su carácter y su psicología”. Respuesta
completada luego por la del espíritu Henri Pestalozzi: “Se
trata de pensar en la revelación y poder establecer después
el punto de relación entre esa preexistencia y vuestra
vida presente para haceros comprender los mecanismos
psicológicos que hacen de vosotros lo que sois ahora”. Así,
el objetivo principal es llevarnos a conocernos mejor, a
aprehender mejor nuestros caracteres en lo que tienen
de puntos fuertes y puntos débiles, con el propósito
de progresar en inteligencia y espiritualidad, según la
necesidad expresada por Sócrates: “Conócete a ti mismo”.
Conocernos mejor, es comprender por qué reaccionamos
de tal manera ante tal acontecimiento, es tener respuestas
a las preguntas, conscientes o inconscientes, que participan
en nuestros temores, frenos, atracciones y rechazos, lo
cual condiciona nuestras relaciones con los demás. La
lectura de vidas anteriores jamás se hará para satisfacer
una curiosidad individual, sino que siempre será deseada
y dirigida por los espíritus con el objetivo de ayudar al
espírita a superar sus propias incomprensiones. La lectura
de vidas no se referirá a una vida al azar, sino que será
elegida en función de la importancia de los hechos vividos
que han tenido una incidencia importante sobre la vida
actual. La vida no será contada en su totalidad, sino que se
suministrarán los momentos fuertes que hayan tenido un
impacto directo sobre la personalidad actual.
¿POR QUÉ UNO NO SE ACUERDA
DE LAS VIDAS ANTERIORES?

En primer lugar, hay que hacer esta precisión: si la mayoría
de nosotros no se acuerda, muchos testimonios prueban lo
contrario, especialmente los de numerosos niños de todas
las latitudes y todas las épocas que han dado testimonio de
ese recuerdo en los primeros años de su vida. No obstante,
la amnesia sigue siendo efectivamente el destino de la
mayoría de los seres humanos. Ese olvido tiene dos razones
principales, la primera es de orden físico, de orden orgánico.
La memoria es un elemento frágil y ya olvidamos la mayor
parte de lo que ha pasado durante la vida presente. Nuestro
cerebro, soporte de la memoria actual, no tiene acceso al
recuerdo total de lo vivido desde nuestra tierna infancia.
Entonces, ¿cómo considerar que pudiera dejar filtrar la
memoria de nuestro pasado?
La segunda razón es de orden psicológico y espiritual.
¿Cómo administrar el recuerdo de las malas acciones que
hayamos podido cometer o de las que hemos sido víctimas?
Si cada uno reconociera en un miembro de su familia o en
el vecino, a su asesino o a su víctima del pasado, se asistiría
no solamente a insoportables ajustes de cuentas, sino que
el peso moral de la culpa, la venganza o el sufrimiento, sería
insostenible para nuestras psicologías. Ese recuerdo de
nuestro pasado sería una carga y en lugar de apaciguarse
por el olvido, los odios y los resentimientos perturbarían
nuestras relaciones sociales y constituirían una traba para
la evolución. El olvido es pues una necesidad, aun cuando
el ser humano no pierde ninguna de sus experiencias
anteriores. Los recuerdos están enterrados en su memoria
periespiritual y se hacen accesibles a través de ciertos
métodos, especialmente la mediumnidad y la hipnosis.
VIDA ANTERIOR POR HIPNOSIS
La hipnosis es utilizada particularmente en nuestro
Círculo dentro de un marco terapéutico donde pacientes e
hipnotizadores trabajan juntos para la mejora del psiquismo
y en consecuencia del cuerpo físico. La terapia puede
ampliarse a la regresión en la vida presente para alcanzar
luego la vida anterior, con el objetivo de regular los traumas
psíquicos que tienen influencia negativa e importante en
la vida presente. Sin embargo, la regresión plantea un
asunto que no hay que descuidar: si se despierta un choque
psíquico anterior haciéndolo subir a la memoria consciente,
es necesario poder resolverlo so pena de desequilibrar
todavía más al sujeto. Para el hipnotizador se trata de llevar
a su paciente a superar su trauma, para liberarlo de su
influencia y eliminar así los efectos negativos.
Además de la hipnosis donde el sujeto mismo revive
su pasado, una vida anterior puede ser revelada por un
intermediario, especialmente en clarividencia o en sueño
magnético.
VIDA ANTERIOR POR CLARIVIDENCIA
Desde enero de 1994, Fabienne ha sido invitado por
los espíritus, a desarrollar una clarividencia sobre vidas
anteriores, a partir de fotos de personas encarnadas. Su
guía se ha expresado en estos términos:
“Ya sea sobre la imagen fotografiada, ya sea sobre ese
rostro visto, observas, ves y en ti transpiran la verdad, las
vibraciones del espíritu dadas a tus ojos videntes, para esta
misión tan hermosa de encontrar el pasado. No se trata de
simple curiosidad, se trata de encontrar la ontología de un
hombre, de una mujer, el sentido de su palingenesia en su
vida encarnada. Se trata, por esta forma de clarividencia,
de definir en el hombre su retorno y el porqué de su
retorno. Se trata de dar un sentido a esta vida tan hermosa
que late en vosotros. Se trata de dar un sentido a una vida,
por la clarividencia recibida, para que la ciencia espírita
encuentre su función. Entonces, teniendo en cuenta los
pasados, las preexistencias y las historias vividas, el velo se
rasga para comprender mejor la razón de ser de aquellos
que ya habían vivido. Tu misión llevará a muchos seres
encarnados a recibir, por las imágenes que te dan, por el
reflejo de sus almas, en lo que fue el hermano, en lo que
fue la hermana, el padre, la madre, la esposa o el marido
en otros tiempos. Así prestarás servicio”.
El espíritu habla entonces de “servicio” prestado a la
persona que recibe esta revelación de su pasado, para
permitirle aprehender mejor su presente. Podría decirse
que la clarividencia sobre la vida anterior es de alguna
manera una terapia del espíritu.
En marzo de 2001, el guía de Fabienne vino a confirmar
que esta facultad se había vuelto operativa, es decir de
una fiabilidad cierta. He aquí su testimonio sobre su
misión particular: “Desde muy pequeña, pensaba que no
se tenía sino una sola vida y que ya había vivido. No me
lo explicaba, pero por ejemplo, el Egipto antiguo tenía
una fuerte atracción para mí, la historia me apasionaba, y
estaba persuadida de haber conocido ese período. Lo cual
me fue confirmado. Conocer el pasado, es una pasión, y
mi misión actual se corresponde con mi afinidad y me
llena. Al momento de trabajar, me aparecen las imágenes
unas detrás de otras. El contenido de las imágenes me
indica a veces las épocas y los eventos esenciales. Algunas
sensaciones acompañan a estas imágenes y me informan
sobre el ambiente de esa vivencia (miedo, escenas
violentas, etc.). Al principio, oía los ruidos ambiente de
la sesión y progresivamente con el pasar del tiempo,
dejándome ir cada vez más a la imagen, la telepatía se
ejerce más profundamente con la persona encarnada o
desencarnada, y esos ruidos ambiente, cada vez los oigo
menos. Me entero de que la clarividencia ha terminado
en el momento en que no hay más imágenes. Cuando
abro los ojos me siento un poco entumecida durante
algunos segundos. En cuanto a los espíritas presentes,
tengo múltiples testimonios que van desde la sorpresa
por las vivencias reveladas hasta el fortalecimiento de
los sentimientos e impresiones que la persona tenía de
sí misma. Siempre sigo siendo prudente, pues se sabe
que en toda facultad, nuestro estado de ánimo, nuestra
imaginación, nuestros afectos pueden influenciar la
clarividencia”. La facultad de Fabienne sigue su desarrollo
y desde hace algunos meses, es invitada por el espíritu a
ejercitarse en el sueño magnético.
LOS ESPÍRITAS DAN TESTIMONIO
La revelación de una preexistencia puede ayudar a tomar
mejor conciencia de uno mismo y a superar ciertas
angustias incomprensibles. Si bien una vida anterior no es
fácil de probar científicamente en hechos y fechas, existen
sin embargo notables revelaciones, susceptibles de percutir
sobre un sujeto, hasta hacer desaparecer los temores o
fobias cuyo origen se encuentra en una preexistencia.
Testimonio de Etienne
En Le Journal Spirite N° 47, Etienne cuenta su
primera participación en una sesión de clarividencia,
especialmente la lectura de una de sus vidas anteriores,
efectuada por Fabienne. Las precisiones dadas eran
numerosas y claras, no recogeré aquí el relato completo,
sino solamente las vínculos que Etienne pudo establecer
entre su personalidad y lo que le fue revelada. He aquí el
resumen de esta clarividencia: “Los hechos se desarrollan
en Rusia, en Siberia exactamente. Es 1936. Ve un tren
al que identifica como el Transiberiano. El interior del
tren es de caoba, los bancos son de color anaranjado,
es un tren de lujo. Ve una pareja, el joven tiene unos
veinte años, es militar, es Etienne. La joven pareja tiene
un pequeño apartamento en Moscú y vive frente a un
parque, rodeado por una tapia baja con una reja negra
de entrada. Sobre esa tapia hay una placa y en medio del
parque una estatua. Una tarde al salir de un bar, el joven
es detenido por hombres en un auto negro, no se resiste.
Es encarcelado con otros hombres que son torturados y
golpeados. Morirá en esa prisión, torturado”.
Etienne tuvo la curiosidad de hacer investigaciones
históricas sobre el contexto político de Rusia y sobre
Moscú en esa época. Les invito a buscar en la revista
N° 47 el estudio hecho que saca a la luz las numerosas
coincidencias con la clarividencia y el contexto de
la época. Sin sacar conclusiones apresuradas, es
interesante observar las impresiones que Etienne nos
entregó después de la clarividencia. Se expresa así:
“Algunos hechos sorprendentes referente a mí merecen
ser cotejados: desde muy pequeño y hasta el final de mi
adolescencia, siempre tuve la sensación de que no llegaría
a los veinte años o por lo menos que de joven algo me
ocurriría. Esa sensación no me asustaba, era para mí una
evidencia que se ha ido borrando progresivamente hasta
desaparecer totalmente al aproximarme a la treintena. No
soporto la vista de la sangre o de cuerpos ensangrentados.
En particular, tengo una repulsión incondicional por esas
visiones de horror de degollación en que me sorprendo
desviando la mirada y llevándome las manos al cuello
como para protegerme. Por otra parte, Fabienne no ha
visto ningún detalle referente a las circunstancias de mi
muerte como si eso le hubiera sido ocultado. Finalmente,
en otro registro, encuentro el himno nacional soviético de
una cierta profundidad y riqueza musical, me encantan los
países fríos, la nieve y aprecio los buenos inviernos de fríos
intensos y secos que pueden rozar los -10°”.
El testimonio de Etienne es muy interesante por rico en
detalles procedentes de su investigación histórica pero
igualmente adornado por sus propias impresiones y
afinidades cuyo origen podría concordar perfectamente
con la clarividencia de Fabienne.
VIDA ANTERIOR POR SUEÑO MAGNÉTICO
(Journal Spirite N° 64 y 75)
Durante varios años, Rosa, médium clarividente, ha
efectuado sueños magnéticos dedicados a la lectura de
vidas anteriores, y que se han extendido a la recepción de
mensajes del más allá. Los soportes utilizados entonces
eran cuadros mediúmnicos destinados a los espíritas y
debían ser objeto de una lectura de vida anterior.
El estado de sueño magnético es inducido por pases
particulares que involucran el adormecimiento de las
células periespirituales. Si el sueño provocado tiene
como objetivo un encuentro con el más allá, el espíritu
y el periespíritu del médium se desincorporan parcial o
totalmente para establecer el contacto con los espíritus. El
médium describe entonces lo que percibe y transmite así
el mensaje dado. Si el objetivo del sueño magnético es la
lectura de vida anterior, solamente el espíritu del médium
se desprende de su periespíritu para viajar en el tiempo,
en su propio tiempo, y revela a la persona involucrada su
propia historia pasada. Rosa nos aporta informaciones
complementarias sobre estas dos formas de mediumnidad:
“Clarividencia y sueño magnético van a la par. Podemos
decir que el sueño magnético es una forma más afinada
de clarividencia. La percepción de la preexistencia es
ponerse en relación con el papel memorizante de las
células periespirituales. Éstas, en su movimiento, emiten
una energía portadora de las informaciones del pasado de
la persona y es captada entonces por el médium”.
Karine ejerce igualmente su mediumnidad (desde hace
tiempo), desde hace muchos años, posee facultades que
se traducen bajo diferentes formas como clarividencia:
escritura, incorporación y sueño magnético. Precisa el
papel importante de la presencia de los espíritus en este
tipo de sesión que es el sueño magnético:
“Las lecturas de vidas emprendidas en el seno de una
estructura espírita, presentan la ventaja de la presencia
del guía de las personas involucradas en esas lecturas, una
presencia y un apoyo de importancia, pues este espíritu
guía va a participar también en la experiencia, filtrando
de alguna manera las imágenes cerca del médium
dormido, que no retiene para la narración sino las más
importantes; por añadidura, con frecuencia aportará por
telepatía, informaciones adicionales, en relación con la
personalidad del sujeto”.
Testimonio de Christophe
He aquí el comentario de un sueño magnético efectuado
por Karine, referente a una vida anterior de Christophe.
Éste califica el relato de revelador, respecto a su propia
personalidad de hoy. Da testimonio así: “Sucintamente,
describiré mi personalidad antes de ingresar al Círculo
Allan Kardec en estos términos característicos: tímido,
carente de seguridad para sostener mis opiniones y
emprender aquello a lo que aspiraba y sobre todo buscar
la presencia de los demás siempre huyendo, movido por
una angustia que no me explicaba. Me hice espírita en
septiembre de 1990 y ese sueño magnético me mostró las
causas originales de esta personalidad introvertida”. He
aquí los principales elementos de este sueño magnético:
1724, estamos en Auvernia. Los habitantes de la aldea
hablan del nacimiento de un niño, el pequeño Pierre,
que es sordo y mudo. La familia Martín se compone de
hombres y mujeres cuya cotidianidad es difícil. Discuten
ruidosamente sobre la presencia de este niño minusválido.
Pierre acarrea, más allá de este regreso, el resultado de
traumas anteriores. Los hombres no quieren al niño pues
éste no se corresponde con la normalidad y las discusiones
van a buen ritmo; las mujeres quieren conservarlo, movidas
por el natural sentimiento materno. Al final, Pierre no
es aceptado. Renegado, rechazado, es un importante
repliegue sobre sí mismo para Pierre que se convertirá
luego en Christophe. El pequeño Pierre es colocado en un
dispensario. Las mujeres trabajan mucho, los niños son
maltratados, Pierre llora mucho. Pierre no va a vivir mucho
tiempo, y a pesar de ese poco tiempo, engendrará un gran
trauma: el miedo, la angustia, la soledad de la separación
de su familia, el bebé llora mucho. Está muerto, no tenía
todavía un año, ahogado por el director del dispensario.
Christophe conoce ahora la historia de una de sus vidas,
pero no de una cualquiera, como se ha explicado antes.
Una vida particularmente traumatizante y de cuya nefasta
influencia sufría todavía en su vida de hoy.
“Gracias a esta revelación, pude conseguir explicaciones
en cuanto a mi naturaleza profunda. Conocer los hechos,
asimilarlos y comprenderlos, me ha permitido cambiar de
comportamiento yendo hacia los otros con más confianza
en ellos pero igualmente en mí, pues sabía que ya no tenía
nada que temer. Al identificar las causas de mis miedos
inconscientes, mi vida cambió progresivamente. He podido
encontrar en mí la voluntad y la determinación para realizar
la nueva elección pues he comprendido que podía dar
a mi vida la dirección que deseaba. Esto concierne a mi
vida particular, pero añadiré que esta nueva seguridad me
ha permitido trabajar el magnetismo y la hipnosis en la
asociación, trabajos que no podrían hacerse serenamente si
inconscientemente hubiera seguido siendo Pierre Martini”.
Para concluir, he aquí otro testimonio de Jacques, quien
demuestra que somos el producto y la continuidad de lo
que hemos sido y la concordancia que existe entre dos vidas:
“Mi última vida me fue revelada en sueño magnético: Pierre
Thierraz, campesino y artesano en madera, vivía en Servoz
en Alta-Saboya, pasaba por original debido a sus creencias
en el más allá. Murió en 1915, cuando ya se hablaba de
la guerra que no había llegado a esta región. Fue después
de diez años de investigaciones mal emprendidas que
encontré su rastro en el registro civil. La aldea de Servoz
no tiene ayuntamiento, y busqué por todas partes en los
alrededores (región de Chamonix), antes de darme cuenta
por fin de que Servoz se había unido al municipio de Passy,
que es lo que debería haber encontrado primero… Visita
al ayuntamiento de Passy… se encontró un Pierre Thierraz
fallecido en 1915, pero sin otra información sobre su
familia y su profesión, dada la ausencia de más documentos
distintos a la partida de defunción. Cuando era joven, me
encantaba trabajar la madera y me fascinaban los talleres
de carpintería. En cuanto a mis creencias en otro mundo,
evidentemente, hoy tienen la continuación lógica…”

Augustin Lesage (1876-1954)

Augustin Lesage (1876-1954), minero de extracción en el Norte
de Francia, escuchó una tarde de 1911 una voz que le anunciaba
repetidas veces que sería pintor. Iniciado en el espiritismo algún
tiempo más tarde, los espíritus le confirmaron su mediumnidad.
Lesage sería intermediario del mundo invisible a través del arte
pictórico. En 1913, se hizo sanador y fue atacado por ejercicio
ilegal de la medicina. En 1923, conoció a Jean Meyer, director de
La Revue Spirite que se convertiría en su mecenas. En 1925, fue
el comienzo de una serie de exposiciones, salón de Bellas Artes,
salón de otoño y en 1927, realizó en el Instituto Metapsíquico
Internacional un lienzo de extraordinaria minuciosidad. Lo más
sorprendente es que Lesage jamás hacía retoques. En 1937, fue
atormentado por un sueño que se convirtió en obsesión: visitar
Egipto. El episodio egipcio llegó finalmente en 1938, pintó un
cuadro llamado La cosecha en Egipto donde se encuentran
diversas figuras y escenas del antiguo Egipto. Habiéndole
indicado los espíritus que en Egipto existía esa misma pintura
idéntica, decidió ir allá. En camino hacia el Cairo, conoció al
egiptólogo Fournier a quien le presentó el cuadro. Este erudito
iba a ser testigo de lo increíble, en compañía del que en ese
momento consideraba como un iluminado. Fue en el Valle de
las Reinas, cerca de Luxor, donde cumplió la predicción. Allí,
Lesage y sus compañeros fueron invitados a visitar la tumba de
un egipcio llamado Menna. Para su gran sorpresa, descubrieron
sobre un muro la escena de cosecha pintada casi idéntica
algunos meses antes. Entonces Lesage cayó súbitamente en
un estado de éxtasis y recordó que había sido el autor de ese
fresco durante una vida egipcia en la que se llamaba Menna. En
ese momento Lesage dijo: “En una palabra, he vuelto a ver este
país al que tanto he amado, donde viví y trabajé”. La tumba
de Menna es una de las sepulturas más bellas de la necrópolis
tebana en Egipto. Menna era un noble, escriba de los dominios
del señor de las Dos Tierras del alto y bajo Egipto.
Régis Bertaud

viernes, 18 de marzo de 2011

LE JOURNAL SPIRITE N° 77 JULIO 2009
D O S S I E R
LAS VIDAS SUCESIVAS
por
MARIE NOËLLE COURTIOL

UNA VIDA MÁS TARDE
Cuando se admite la pluralidad
de las vidas, qué cosa puede ser
más natural para un padre espírita
que estar, quizás más que otros,
atento a las palabras de sus hijos.
Muchas personas, espíritas o no,
pueden y podrían dar testimonio
de frases, palabras o situaciones
vividas y contadas por sus hijos.
¿Son ellos escuchados y tomados
en serio siempre? No siempre y
más bien raras veces, pues lo más
frecuente es que los padres, y la
sociedad en general, releguen
esas anécdotas al rango de lo imaginario, prefiriendo
hacer callar a los niños en lugar de escucharlos.
Cuando era niña, recuerdo una frase dicha a mi hermanita
de cuatro años. Yo entonces tenía seis y acostumbraba
entretenerme asustándola, ella a cambio, no sabía
sino llorar y quejarse con mi madre que no dudaba en
regañarme. Pero esa vez, lejos de mí la idea de asustarla
y durante un juego le dije simplemente: “Sabes, Manue,
en otra vida, ya éramos hermanas…” Por qué razón le dije
eso, ya no me acuerdo, lo cierto es que se echó a llorar
y recibí de mi madre una bofetada, reprochándome por
haberle hecho daño otra vez. Afortunadamente para mí,
el castigo que recibí no me impidió la recidiva y al crecer
seguí afirmando mis ideas reencarnacionistas.
Más tarde, yo a mi vez fui mamá. Una tarde de diciembre,
en sesión espírita, un espíritu vino a anunciarnos, a mi
compañero y a mí, su deseo de volver a la materia. Nos
había elegido por padres y ese fue, para mí, un momento
de gran felicidad. Ese espíritu había conocido numerosas
vidas en que había sido mujer y, para su propio equilibrio
y avance, debía dejar ese sexo para descubrir una vida
masculina. Nos anunció que para hacerlo, necesitaba
de nuestra fuerza, de nuestros
pensamientos, para ayudarlo a
realizar ese proyecto. Esa fuerza
se la dimos tanto como pudimos
pero no bastó, pues el primer hijo
que tuvimos fue una niña…
Más tarde, en otra sesión espírita,
otro espíritu vino a explicarnos la
razón de ese cambio. Al penetrar
de nuevo la materia, el espíritu se
había asustado y había renunciado
a su proyecto, temiendo quizás
no lograr asumir el cambio de
sexo demasiado radical, ella que tanto había conocido
la feminidad. Por otra parte, hasta su adolescencia, mi
hija rechazó esa feminidad, preguntándonos muchísimas
veces, por qué no era un muchacho. Todavía hoy, y aunque
acepta ser una chica, en su mente se siente “muchacho”.
A pesar del hecho de que su espíritu había cambiado de
opinión a última hora, no deja de ser cierto que en el
fondo, e inconscientemente, su deseo primero de ser un
muchacho aún estaba vivo.
Cuando todavía era pequeña, Emilie tuvo, en dos
ocasiones, palabras que tienden a demostrarnos que
tenía ciertos recuerdos anteriores. Aquí se las dejo.
1- Un día, cuando se encontraba en el asiento trasero
del auto de su abuela, le dijo de repente, inclinándose
hacia ella: “Sabes, abuelita, cuando yo era vieja,
también tenía sombreros y eran más bonitos que el
tuyo”. Mi mamá, al volante de su auto, llevaba aquel
día un sombrero de sol. Desconcertada, le pidió
explicaciones, pero la niña parecía haber pasado a
otra cosa y no hubo continuación. Lo que puedo
decir, es que en efecto, Emilie vivió su última vida
a principios del siglo pasado, que vivió hasta muy
anciana, y que en esa época las mujeres llevaban
mucho más fácilmente sombreros de lo cual ella
no se había privado.
2- Desde que era muy pequeña, Emilie se quejaba
regularmente de sufrir de su pierna derecha.
Nosotros, sus padres, sabíamos que en su última vida,
ella había tenido problemas en su pierna derecha,
causados por una gangrena que no pudo ser curada
y que la condujo a la amputación. Por supuesto,
no le habíamos dicho absolutamente nada de eso
a nuestra hija, considerando que no era de ningún
interés revelarle ese traumatismo anterior. Cuando
tenía cinco años, y como le seguía doliendo, un
día nos dijo que preferiría que le cortaran la pierna
antes de seguir teniendo dolor. Vino luego esta frase:
“De todos modos, eso no es grave, si me cortan la
pierna, ella volverá a crecer…” Quedamos aturdidos.
¡Qué idea! ¿Por qué nos decía eso? Cavilando más
largamente, nos llegó la siguiente reflexión: puesto
que inconscientemente el recuerdo de ese episodio
de “la pierna cortada” reaparecía en su memoria y
comprobaba que todavía tenía sus dos piernas, era
evidente para ella que si se le cortaba de nuevo, ésta
volvería a crecer naturalmente.
Con mis otros hijos no he tenido anécdotas tan
sorprendentes como estas de Emilie. Yo diría
simplemente, que habiendo tenido la suerte de
conocer ciertos elementos de sus vidas pasadas, pude
establecer algunos paralelos entre sus vidas de ayer
y las de hoy. Ciertos rasgos de carácter se reconocen
de manera flagrante, algunas de sus ideas perduran
y ciertas cosas que antaño amaban siguen siendo y
existiendo. Apenas un pequeño ejemplo. En su última
vida a mi hijo le encantaba todo lo referente a los juegos
de casino. Hasta perdió grandes sumas de dinero. Hace
unos años, al principio de su adolescencia, se despertó
de nuevo en él ese gusto por el juego. Confieso que
he tenido un cierto temor pero no le he dicho nada.
Hoy tiene una pronunciada atracción por todo lo que
trate de naipes y otros. Quizás nosotros, conociendo
su pasado, debemos estar vigilantes para ayudarlo sin
duda a no renovar sus errores.
Terminaré este testimonio con una frase que una niña
de cuatro años le dijo un día a una de mis colegas
de trabajo. Ella conocía a la niña y sorprendida por
sus palabras, me las repitió. La niña se llamaba Diane.
Un día, jugando con el hijo de mi colega, exclamó:
“Y bien, yo antes estaba en el cielo y para venir con
mamá, me disfracé de Diane y aquí estoy”. Podría
pensarse que esta niña delira, que cuenta cualquier
cosa. Y sin embargo, para esta frase infantil, hay
una sola interpretación: me recuerdo. Entonces es
necesario escucharla y comprenderla.

jueves, 17 de marzo de 2011

EXTRACTOS DE "AMÉRICA ESPÍRITA" ÓRGANO DIVULGADOR DE LA CONFDERACIÓN ESPÍRITA PANAMERICANA (CEPA)




América Espírita – Ano XIV – N.146 – Março 2011

A Palavra da CEPA
Dante López
Presidente de la Confederación Espírita Panamericana

La Militancia Política
La actividad política es inherente al hombre desde que convive en una sociedad organizada, Aristóteles dijo: “La ciudad (polis) es una de las cosas que existen por naturaleza; y el hombre es, por naturaleza, un animal político”.
Desde aquellos tiempos tanto el Individuo como la sociedad han recorrido un largo camino, repleto de búsquedas por prueba y error para encontrar la situación ideal en la que el hombre pueda convivir en paz y armonía con sus semejantes. Este derrotero hizo decir a otro filósofo y político, Francis Bacon: “Es muy difícil hacer compatibles la política y la moral”.
Quienes compartimos los principios de la Doctrina Espírita muchas veces escuchamos argumentos a favor de la necesidad de que los espíritas participen en política y otros que inducen a pensar que la actividad política no es conveniente porque es un ambiente de corrupción.
Evidencias sobran para estar convencidos del nivel de corrupción existente en ese sub-mundo donde los códigos son diferentes a los de los ciudadanos comunes, y para reflejarlo bastan las palabras del ex-presidente de EEUU, Ronald Reagan: “He dicho muchas veces que la política es la segunda profesión más baja y me he dado cuenta de que guarda una estrecha similitud con la primera”.
Frente a semejante panorama de pesimismo podemos contraponer los conocimientos que el Espiritismo aporta a la humanidad, señalando simplemente que el ser humano es un espíritu en evolución, y como tal ha cometido y cometerá todavía muchos errores en su búsqueda, pero que con la visión en perspectiva ha avanzado mucho. Además, no todos los que participan en política son corruptos. Entendemos que cuantas más personas con principios morales sólidos existan en la política más rápidamente podrá progresar la sociedad organizada. El mismo concepto es aplicable a todas las actividades humanas: la industria, el comercio, los bancos, la justicia, etc.
Toda actividad que compartimos con otros seres humanos es política, porque es un marco de interacción que da señales, forma opiniones, crea marcos, brinda ejemplos, de buenas o malas conductas, y esos ejemplos pueden hacer la diferencia. Sabemos que la conducta es la resultante de nuestros valores, de nuestra cultura, nuestros conocimientos y nuestros sentimientos. El resultado está en nuestras acciones. Lo que hacemos es lo que verdaderamente nos define como individuos y como sociedad.
Como espíritas somos miembros activos de una sociedad que necesita mejorar, y nuestro deber es participar desde el lugar que sintamos es nuestra responsabilidad, con generosidad y sin falsas expectativas de cambios rápidos, sabiendo que en nuestro hacer nosotros también estaremos aprendiendo.

A Jaci, que le debemos tanto
(Por Jon Aizpúrua (Caracas/Venezuela), ex-presidente de CEPA - aiz1090@yahoo.com)

Casi cuarenta años de amistad y diálogo con un hombre de la talla intelectual, moral y humana de Jaci Regis es parte de mi patrimonio personal. Cuatro décadas animando un intercambio abierto, pleno de coincidencias y sin que faltaran posiciones diversas, conforman un bagaje espiritual de considerable importancia, un ejercicio permanente de afecto, respeto y tolerancia, y, por lo tanto, un aprendizaje lleno de vitalidad.
De Jaci admiré siempre su sentido del compromiso con la doctrina espírita, o kardecista como él prefería denominarla, acompañado siempre de una visión crítica puesta al servicio de la verdad. Admiré su alta valoración de la amistad, manifestada con absoluta honradez, sin dobleces ni concesiones al fingimiento. Igual admiré la sensibilidad que brotaba de su fibra íntima, traducida en ternura y amor incondicional por su esposa, la dulce Palmyra, por sus hijos y nietos y que irradiaba generosamente hacia todos los que se incorporaban y ampliaban la constelación familiar. Nunca me confundió su gesto ceñudo –malhumorado en la apariencia – por saberlo una estrategia que suelen adoptar los hombres de buen corazón, fáciles de enternecimiento ante el pesar ajeno.
A veces podía parecer que sucumbía a la frustración por no sentirse reconocido o comprendido en sus brillantes y audaces iniciativas en pro de una interpretación dinámica, librepensadora y progresista del Espiritismo, pero muy pronto sus propias palabras y sus propios sueños llegaban para derrotar cualquier asomo de desencanto. Ese espíritu está en sus libros, en las charlas que ofreció por todo Brasil y aun en otras naciones de América y en esas crónicas que por tantos años aparecieron puntualmente en Espiritismo e Unificação y sobre todo en Abertura, dando contenido y gracia a sus inquietudes y reflexiones.
“Casi cuarenta años de amistad y diálogo” de Aizpúrua com Jaci Regis.
(foto dos arquivos pessoais de Jon Aizpúrua)
Al enterarme de su desencarnación, sucedida en diciembre pasado, no pude frenar las lágrimas. Probablemente él no lo hubiese querido así pero ellas le ganaron terreno a la sonrisa. Sonrisa que también aflora, aunque mojada de llanto, cuando la memoria me traslada a tantos momentos compartidos, a tantos ideales acariciados. Quizás el paso de los años nos torna más sensibles y las lágrimas son el recurso para expresar tristezas y alegrías y darle gracias al compañero a quien tanto debemos, y decirle hasta luego al amigo que se nos adelantó en el viaje.
Multiplicar nuestros esfuerzos por la difusión de los ideales kardecistas, entendidos en toda su potencialidad laica, humanista y progresista, constituye el mejor homenaje que podemos rendir a un ser de la estatura de Jaci Regis, uno de los más lúcidos y consecuentes pensadores espíritas contemporáneos.

Vem ai o 5º Fórum do Livre Pensar Espírita – Fortaleza,CE – Junho/2011

Com o tema “Reencarnação, Lei Natural para a Espiritualização da Humanidade”, a USEECE – União das Sociedades Espíritas do Estado do Ceará, com o apoio da CEPABrasil, realiza, dias 24, 25 e 26 de junho próximo, o 5º Fórum do Livre Pensar Espírita.
O evento, aberto à participação de todos os interessados, contará com as presenças de Dante López (presidente da CEPA), Ademar Arthur Chioro dos Reis (vice-presidente), Milton Medran Moreira (ex-presidente), Alcione Moreno (presidente da CEPABrasil), Maria do Socorro Rocha (presidente da USEECE) e André Luiz Borges (Delegado da CEPA), os dois últimos coordenando uma numerosa Comissão Organizadora, entusiasmada com esse primeiro grande evento da CEPA no Estado do Ceará, região Nordeste do Brasil. Já se organizam delegações de São Paulo, Rio Grande do Sul, Santa Catarina, Paraíba e outros Estados brasileiros e também da Argentina.
Acompanhe as informações sobre inscrições, programação, hospedagem, etc., pelo blog da USEECE – www.useece.blogspot.com .

Busto de Kardec reinaugurado em Cuba
Em mensagem eletrônica enviada, em janeiro, ao Centro Cultural Espírita de Porto Alegre – CCEPA –publicada na íntegra em www.ccepa.blogspot.com , Alfredo Durán Arias, presidente do Consejo Supremo Espiritista Nacional de Cuba, transmite importantes notícias relacionadas ao movimento espírita daquele país. Segundo, Durán, prepara-se o Congresso Nacional Espiritista, “que tendrá como sede la hermosa Ciudad de Bayamo, rica por la tradición de cultura e historia nacional y por ser uno de los principales baluartes de la práctica espiritista em el país”, a realizar-se em abril próximo. Em sua mensagem, o presidente do CSENC informava ainda que, em 6 de fevereiro, seria recolocado o busto de Allan Kardec em local público de La Habana Vieja.
Busto de Kardec, retirado nos anos 60 pelo governo cubano, foi agora reinaugurado.
Agora, em correspondência a Dante López, presidente da CEPA, o líder espírita cubano, Justo Inazga Beltrán, esclarece: “El mencionado busto fue develado por primera vez en el año 1957 en el parque La Pera, ubicado en la calle Luaces y Lugareño; gracias al aporte de los espiritistas cubanos en general y la Sociedad Enrique Carbonell en particular, quien promovió su creación. Fue posteriormente retirado de ese lugar en la década 60 del pasado siglo, y custodiado hasta su reposición por la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana.” A reinauguração, com a presença de dirigentes espíritas, se efetivou no último dia 6 de fevereiro. Para Justo Inazga, “fue motivo de regocijo espiritual en gran manera para muchos espiritistas cubanos la reposición del busto del eminente filósofo y educador francés”. E acrescenta: “El monumento se levanta en un pedestal sólido, como lo fueron sus ideas, siempre al servicio de la humanidad”.

CIMA/Caracas realiza Encontro
sobre Atualização do Espiritismo
De Jon Aizpúrua, presidente do Movimento de Cultura CIMA, da Venezuela, recebemos: “Hoy sábado, 19 de febrero hemos realizado con gran brillo el Encuentro Nacional de CIMA, dedicado al tema “El proceso de actualización de Espiritismo”. Participaron 62 dirigentes espíritas de Caracas y Maracay”.
Conforme o relato, o Encontro foi aberto por Alvaro La Torre, Diretor de Cima Caracas, seguido de uma exposição de Aizpúrua acerca de como e o que deve ser atualizado no espiritismo. Por videoconferência, Dante López, presidente da CEPA, explanou sobre as posições da entidade a respeito do tema. O brasileiro Ademar Arthur Chioro dos Reis, também por videoconferência, sugeriu uma agenda espírita para a atualização. Na oportunidade, Ademar, na qualidade de presidente da Comissão Organizadora do XXI Congresso Espírita Pan-Americano, transmitiu convite aos espíritas venezuelanos para comparecerem ao evento, em Santos/SP, em setembro de 2012.
Pelo mesmo processo de comunicação por som e imagem à distância, ofereceram suas contribuições ao evento: Pura Argelich, de Barcelona, Espanha, discorrendo sobre as condições básicas para uma exitosa atualização doutrinária e fazendo a leitura de trabalho de David Santamaría sobre o tema; Mauro de Mesquita Spinola e Jacira Jacinto da Silva, de São Paulo, Brasil, fizeram exposição acerca do método apropriado ao processo de atualização. Ao final, o tema foi amplamente debatido pelos presentes.
O Encontro Nacional de CIMA foi dedicado à memória de Jaci Regis, recentemente desencarnado.

miércoles, 16 de marzo de 2011

LE JOURNAL SPIRITE N° 80 ABRIL 2010 por MICHEL PANTIN ¿QUÉ ES EL ESPIRITISMO?

H O M E N A J E
A MICHEL PANTIN
Con motivo de la publicación de un pequeño
fascículo explicativo sobre nuestra asociación,
Michel Pantin firmó un artículo titulado
“¿Qué es el espiritismo?”, en el cual ponía
en evidencia el doble aspecto filosófico y
científico reivindicado por el espiritismo, en
oposición a las creencias religiosas.
Artículo aparecido en 1980, en este fascículo
titulado “El Círculo Allan Kardec o
el renacimiento del
espiritismo”:

MICHEL PANTIN
¿QUÉ ES
EL ESPIRITISMO?
“No es de fe inquebrantable sino aquello que puede
mirar frente a frente a la razón en todas las épocas de la
humanidad” (Allan Kardec)
Para definir el espiritismo, es conveniente decir en
primer lugar lo que no es.
El espiritismo no es una religión
Creer o saber son dos cosas diferentes; si no fuera así,
no tendrían razón de ser los dos verbos.
A lo largo de los siglos, incluso de los milenios, el
hombre ha respondido más a su instinto que a su razón.
Adorador de la luna y del sol, adorador de la tormenta y
del viento, no ha hecho sino temer a una realidad que no
podía comprender. La experiencia de las civilizaciones
antiguas nos prueba que con mucha frecuencia la
naturaleza ha sido objeto de cultos, de rituales que
respondían a la angustia de los hombres, es decir al
desconocimiento del mundo que los rodeaba. De allí
nacieron toda clase de creencias que progresivamente
dieron nacimiento a los fenómenos religiosos.
La historia del hombre puede reducirse a su angustia
instintiva, pues la historia del hombre, es también la
historia de su conciencia. Desprovistos de toda razón,
es probable que nunca hubiéramos superado ese grado
de creencia. Ahora bien, para nosotros los espíritas, el
hombre evoluciona. Por otra parte, esa es la razón por la
cual la historia del hombre evidencia también su sed de
comprensión, su necesidad de conocimiento, su avidez
por dominar su entorno. Así, lentamente, se desarrolló
en nuestra historia lo que llamamos el razonamiento
científico.
Prisionero de su miedo y al mismo tiempo de su
necesidad de comprender, hasta hoy el hombre nunca
ha logrado realmente vencer esa paradoja. Esa es la
razón por la cual se han elaborado progresivamente
dos sistemas de pensamiento, por un lado el idealismo
religioso, y por otra parte el materialismo ateo.
Desdichadamente estas dos tendencias, a menudo
llevadas hasta el extremo, no han desaparecido. Con
frecuencia son causa de una gran incomprensión entre
los hombres, víctimas de los sistemas filosóficos y
políticos que a ellas se vinculan.
El espiritismo no es una síntesis del materialismo y de
la religión, el espiritismo no puede ser síntesis de dos
errores. Para nosotros, los espíritas, la naturaleza del
hombre sobrepasa su contexto físico y por consiguiente
sigue siendo espiritual, lo cual le da una dimensión
infinita y eterna.
Esta concepción no proviene de un postulado religioso,
sino más bien de una experiencia histórica que, para
nosotros, tiene valor de prueba. Es por eso que, dentro
del respeto a los pensamientos religiosos y de la
búsqueda científica, el espiritismo propone una idea
nueva que pondrá fin a las oposiciones filosóficas de las
que el hombre ha sufrido demasiado hasta ahora.
Partiendo del principio de que es mejor saber poco
que pretender creerlo todo, responderemos a nuestros
adversarios que es engañar el público afirmar que el
espiritismo es una religión.
La idea de Dios está incluida en el carácter infinito
que damos a la dimensión humana. Se trata de un
razonamiento y no de un acto de fe.
El espiritismo es una ciencia
El vocabulario provoca a menudo lamentables
equivocaciones. Según nosotros, la paternidad de la
palabra “ciencia” no pertenece a los únicos poseedores
de un saber físico de resonancias materialistas.
El espiritismo es científico pues ha sido objeto de
numerosas investigaciones, de múltiples estudios, de
observaciones sabias, todos trabajos establecidos para
probar la existencia en el hombre de su naturaleza
espiritual, de su vida y de su manifestación más allá de
la muerte.
Contrariamente a lo que podrían pensar algunos de
nuestros detractores, la historia científica y la historia
espírita están íntimamente unidas.
Es tiempo de denunciar el olvido en que los científicos
de hoy han colocado a sus ilustres antepasados,
cubriendo así con un velo púdico, todo el interés que
estos hombres de ciencia aportaron a los fenómenos
espíritas.
Es por lo menos singular ocultar al público los
sentimientos espíritas de hombres tales como William
Crookes, Thomas Edison, Edouard Branly, Camille
Flammarion, Pierre y Marie Curie… y sería muy larga
la lista de todos los científicos que en su tiempo
estudiaron y a la vez se adhirieron a los fenómenos
espíritas.
La ciencia dirá que no basta con perderse en citas y
tendría razón si nos quedáramos allí; pero, he aquí que
todos esos nombres tienen una historia, y esa historia
está estrechamente vinculada con la prueba científica
de la vida después de la muerte.
Cuando afirmamos que el espiritismo es una ciencia,
nos referimos al conjunto de estudios realizados a
este respecto, a ejemplo de
los grandes nombres que
acabamos de citar.
El hecho científico es por
definición rigurosamente
observable y aporta sin lugar a
dudas la prueba de su realidad.
En la historia del espiritismo, son
numerosas las pruebas. Porque
se ubica justamente fuera
de las coacciones del estado
material, el espíritu es capaz de
realizar grandes prodigios, tales
como apariciones, aportes y
materializaciones.
A fines del siglo pasado y
comienzos de este, esos
fenómenos fueron estudiados
por grandes sabios en medio
de las condiciones más
rigurosas. La manifestación de
los espíritus en nuestro mundo
físico implica la presencia de un
intermediario que llamamos
“médium”, una palabra
prostituida con demasiada frecuencia. El médium es
por definición un ser humano particularmente sensible
a las presencias invisibles. Esas presencias pueden
manifestarse bajo todas las formas. Es así como en el
siglo pasado, fueron definidas por Allan Kardec en su
importante obra El Libro de los Médiums. Los espíritus
pueden hacerse ver, oír y algunas veces hasta tocar.
Pueden escribir y hablar. En resumen, emplean cada
vez que es posible, todos los medios de comunicación
inherentes a nuestro mundo material, con la ayuda de
un sujeto llamado médium.
Recordemos para la ocasión el fenómeno de aparición
materializada, llamado también fenómeno de
ectoplasmia. A partir de 1880, el sabio inglés William
Crookes estudió las capacidades mediúmnicas de una
joven de 17 años llamada Florence Cook.
La sesión espírita se desarrollaba del modo siguiente: la
joven médium, después de haberse concentrado, caía
en un estado segundo comparable a la inconsciencia
de un desmayo. Era entonces cuando los asistentes
eran testigos de un fenómeno prodigioso. De la boca
de Florence Cook, brotaba una sustancia blancuzca y
viva llamada ectoplasma. Muy rápidamente, en algunos
minutos, esa sustancia tomaba forma, dando lugar
a la materialización de manos que podían palparse,
de rostros y a veces, más extraordinario todavía, de
cuerpos completos. Era encontrarse en presencia de
fantasmas materializados.
Florence Cook perdía cuarenta kilos durante la sesión,
kilos que recuperaba al final de la experiencia, luego
de que la materia ectoplásmica había retornado a
su cuerpo. El rigor de esta
experiencia es incontestable.
Estos hechos se repitieron
durante varios años, y de cada
sesión fue levantada un acta.
No es inútil añadir que los
testimonios de los científicos
asistentes a esas sesiones
fueron corroborados por clisés
fotográficos. Y no se trata sino
de un ejemplo entre muchos
otros pertenecientes a la
historia espírita.
¿Sabían ustedes que Pierre
Curie fue asustado por una
mesita que levitó en el espacio,
yendo a golpear su hombro?
Eso desafiaba todas las leyes
de la física. Sin embargo, él
fue testigo de ello. En este
solo folleto no nos es posible
restituir todo el acervo
científico del pasado que nos
ha probado la existencia de la
supervivencia del alma, pero
como lo veremos luego, el espiritismo ha sabido cumplir
con las exigencias científicas de hombres eminentes
para quienes no había ninguna duda de la existencia
del alma. Deseamos simplemente que la información
se apropie de estos hechos para compartirlos mejor
con aquellos que los desconocen.
El espiritismo es una filosofía
La observación de los hechos y la prueba de su realidad
llevan a los experimentadores a reflexionar sobre sus
consecuencias. La prueba de la existencia en cada uno
de nosotros de un elemento inmaterial, consciente y
activo, que sobrevive al cuerpo físico, sólo puede tener
consecuencias filosóficas.
Allan Kardec, al mismo tiempo observador y analista,
fue ciertamente el hombre que mejor definió en
su época la filosofía de los espíritus. Considerando
que el hombre no se reducía sólo a su envoltura
carnal, considerando las palabras de aquellos que se
manifestaban después de la muerte, el que más tarde
se convertiría en el codificador de la teoría espírita, fue
revelando progresivamente esta nueva filosofía.
¿Cuáles son los principios? Los resumiremos en tres
puntos que denominaremos Dios, espíritu y hombre.
Para los espíritas, el universo no nació de una explosión
al azar; el mundo en todas sus manifestaciones, es el
resultado de un pensamiento superior y amoroso de
carácter infinito que llamamos Dios.
Sabemos que esa palabra conlleva, todavía hoy, en
muchos de nuestros contemporáneos, un sentido ante
todo religioso. Ser de justicia, símbolo de la obediencia
y de la abnegación, objeto de
todos los temores, para los
hombres Dios tiene todavía,
con demasiada frecuencia, el
aspecto de un ser humano de
carácter sagrado, revestido de
todos los misterios y enemigo
de nuestra razón. ¿Hace falta
creer en Dios? Estaríamos
tentados a contestar que sí,
con la condición de saber que
existe. Esa es toda la diferencia
entre una filosofía y una
religión.
Para nosotros, los espíritas,
no se trata de obedecer
ciegamente a una fuerza
suprema, sino más bien de
comprender que hemos nacido
de esa fuerza que es la vida, que
ha querido nuestra libertad.
No hace falta imaginar a Dios,
menos aún adorarlo, sino sobre
todo comprenderlo.
El segundo punto de nuestra
filosofía lleva por nombre espíritu. Como hemos dicho
antes, la verdadera naturaleza del hombre es ante todo
de orden espiritual, una naturaleza inmaterial que
progresivamente encuentra su desarrollo, queremos
decir su evolución, por medio de la materia.
La historia del hombre es ante todo la historia de
un espíritu que se ha debatido entre las formas más
primarias de su entorno físico. Tenemos que guardar
siempre en la memoria el temor, pero también el
coraje, de nuestros antepasados de la prehistoria, al
buscar el fuego, el abrigo del frío y que se defendían
como podían contra las adversidades naturales, para
sobrevivir. Esa lucha, a no dudarlo, supone un sentido
filosófico, prueba de nuestra evolución. La humanidad,
lejos todavía de alcanzar su perfección, comprende
todo el camino recorrido respecto a sus orígenes.
Para el individuo, no puede ser de otra manera. Es por
eso que proponemos la idea de la reencarnación, idea
que está en el origen de la filosofía espírita. No basta
con una vida para considerarse un ser hecho y derecho.
Sería pedante pensar lo contrario, y a la vez injusto
suponer que todo se acaba al término de una sola vida.
Desde este punto de vista, las pruebas también
son abundantes. Cuántos testimonios a favor de la
reencarnación, como los niños que se acuerdan de sus
vidas anteriores hasta en los mínimos detalles, y cuyos
padres quedan estupefactos después de comprobar sus
palabras. También como los adultos que, bajo hipnosis, no
dejan de revelar sus vidas pasadas, aliviándose también
a veces de una carga difícil de llevar. Una vez más, todo
nos lleva a pensar que el espíritu no solamente es
nuestra verdadera naturaleza,
sino que tiene la extraordinaria
capacidad de registrar todo lo
vivido. Afirmar que el hombre
es un espíritu, que cada uno de
nosotros es un espíritu, y que
ese espíritu evoluciona hacia
el bien, excluye toda forma de
condena, de escarmiento y de
regresión, lo que no puede sino
satisfacer nuestra aspiración a
la felicidad.
Nuestra filosofía no tendría
ningún sentido si omitiéramos
mencionar lo que es esencial
en nuestro presente, a saber el
hombre.
El espiritismo aporta a nuestra
reflexión, por el recuerdo de
nuestra naturaleza humana
entre dos encarnaciones,
un compromiso cristiano. El
cristianismo responde ante
todo al amor del otro, sin
límites. No tenemos que
obedecer a ese amor, tenemos que practicarlo. Por
consiguiente, el amor del hombre definido por el
profeta Jesús, no debe ser objeto de un culto o de una
celebración; lo repetimos aquí, eso le atañe a la religión
pero no a la filosofía.
Los espíritas consideran, apoyándose en los mensajes
que reciben, que la palabra de Jesús ha sido traicionada
por todos los que la han encerrado en una jerarquía
dominante, más preocupada por su brillo temporal que
por el destino de esa palabra.
Todo el significado de la encarnación del profeta Jesús
tiende a su carácter humano. Haber dado al hombre la
naturaleza de un Dios sólo ha hecho que nos alejemos.
En resumen, somos deístas porque sabemos
que el universo admite su causa paterna. Somos
espiritualistas porque sabemos que el hombre no se
limita a un accidente biológico y que su verdadera
naturaleza sobrepasa los límites de la materia. Somos
humanistas porque sabemos ser invitados a vivir
juntos y porque el profeta Jesús nos enseñó muy
ciertamente de qué manera.

martes, 15 de marzo de 2011

D O S S I E R LOS MEDIUMS Y LA CIENCIA por ISABELLE CHEVALIER LA INCORPORCIÓN EN EL CÍRCULO ALLAN KARDEC LE JOURNAL SPIRITE N° 78 OCTUBRE 2009

En febrero de 1974, en la escuela San-Louis de
Montfort-l’Amaury, Jacques Peccatte y Michel Pantin
descubrieron la comunicación espírita por medio de
una oui-ja, compuesta de trozos de papel y una caja de
fósforos a guisa de tablilla. Diez días más tarde, Michel
vivió el fenómeno de la incorporación, llamado entonces
“encarnación”. Este artículo relatará los comienzos de
la incorporación en nuestro Círculo, y el desarrollo y
el proceso físico y espiritual que de él se derivan. Para
ello, me apoyaré en los comentarios esclarecedores
de Jacques en su libro Al encuentro de los Espíritus,
en el cual relata el nacimiento de la asociación y su
desarrollo. Luego, estos testimonios serán relacionados
comparativamente con los experimentos efectuados
con Eleonora Piper. Finalmente, aportaré mi testimonio
personal referente a esta forma de mediumnidad. Pero
dejemos que Jacques nos presente el caso:
MICHEL - Descripción de la primera sesión de
incorporación:

“…Nadie duda que el médium es Michel. Se tiende en
la cama. Algunos minutos de espera, la respiración de
Michel se hace cada vez más fuerte, su cuerpo es presa
de sobresaltos, de convulsiones, es un verdadero trance.
Y luego la tensión cae, el cuerpo está en reposo, me
acerco, ya no percibo la respiración. Michel permanece
rígido, como inanimado durante uno o dos minutos.
Y la fuerte respiración retorna y se incrementa en un
trance muy violento. Y de un salto Michel se pone de pie,
tiene la rigidez poco segura de un autómata. Mis ojos
que se acostumbran a la oscuridad pueden seguir sus
desplazamientos, se dirige hacia mí, su mano temblorosa
sujeta mi hombro con fuerza y una voz ronca y fuerte
sale de su boca. Las sílabas cortadas y guturales forman
algunas palabras: ‘Al-lan Kar-dec les dice per-se-ve-ren’.
La tensión física cae bruscamente, el cuerpo de Michel se
desploma inanimado. Tengo justo el tiempo de alcanzar
el cuerpo con el brazo y acostarlo en la cama. De nuevo
es sometido a dos trances sucesivos con algunos minutos
de intervalo. Y Michel, con la agitación de alguien que se
despierta bruscamente, vuelve en sí gritando ‘¡Luz!’.”
Eleonora - Comparamos con los casos catalogados
de “éxtasis”
William James dice esto: “Al principio, el comienzo y
el fin de un éxtasis eran acompañados por desórdenes
respiratorios y contracciones musculares pronunciadas.

El primer período de observación se extiende de 1884 a
1891, la principal personalidad directriz conocida por el
nombre de ‘Dr Phinuit’ se sirve casi exclusivamente de los
órganos vocales”. Por esta primera vez comprobamos los
mismos efectos en Michel con Allan Kardec.
MICHEL - Seguimos con Jacques: “El conjunto del
fenómeno ha durado alrededor de unos diez minutos.
Cuando Michel vuelve en sí, tiene el recuerdo preciso de
lo que ha sentido y vivido durante este breve momento.
Se sintió oscilar hacia atrás y luego fue aspirado en una
espiral descendente que le pareció interminable. Después
se encontró a la entrada de un largo túnel que recorrió,
mientras le llegaba una música muy hermosa. Al final
del túnel, percibió un minúsculo punto luminoso que
se agrandaba a medida que él avanzaba. Al extremo,
dentro de una intensa luz amarilla, se encontró frente
a una multitud de personajes. Uno de ellos se apartó
de la muchedumbre. Michel reconoció a su abuelo que
venía a su encuentro. El espíritu de su abuelo le hizo
comprender que acababa de franquear el paso para entrar
en el mundo de los espíritus, pero que era necesario que
regresara muy rápido a su cuerpo. Efectuando el viaje
en el sentido opuesto, Michel se sintió impulsado por el
túnel, luego en una espiral ascendente para reintegrarse a
su cuerpo”. Jacques no precisa en su relato la sensación
experimentada por Michel en el plano físico. Pero por
haber hablado a menudo con nuestros médiums, al final
de la incorporación se siente fuertemente el cansancio
físico que corresponde a un gasto intenso de energía.
ELEONORA -William James precisa que: “Su estado de
vigilia no se resiente por su éxtasis, salvo por un cansancio
pasajero cuando el éxtasis ha sido demasiado prolongado
y a veces, un vago y difuso estado de bienestar semejante
al que se experimenta al despertar luego de un sueño
agradable”. Allí también hay semejanza. Sin embargo,
en ningún momento se mencionan en el testimonio
de Eleonora sus percepciones, sus sensaciones durante
las incorporaciones. Es también de hacer notar que los
experimentadores de la época no tenían noción de la
intervención del periespíritu (explicado sin embargo por
Allan Kardec) entre los trances de Eleonora y la llegada de
Phinuit. Así, por mucho tiempo, buscaron la explicación
de la doble personalidad antes de ser convencidos de la
presencia de una personalidad ajena a la del médium. Puede
deducirse que Eleonora desarrolló la semi incorporación
durante la cual estaba todavía presente en su cuerpo, en
un estado segundo, pero ya sin dominio de sus acciones,
gestos y palabras. El espíritu que hablaba entonces por
su boca utilizaba la voz de Eleonora, modificada pues en
el caso de la semi-incorporación, el espíritu transmite las
inflexiones de voz y las entonaciones que le son propias.
Retomemos la descripción de Frédéric MYERS que nos
guía hacia esta explicación: “La Sra. Piper presenta un
ejemplo de automatismo extremo, en el cual la posesión
no es solamente local o parcial, sino que afecta, por así
decirlo, toda la región psíquica, donde el ‘yo’ se encuentra
momentáneamente suprimido en forma completa y donde
toda la personalidad sufre modificaciones intermitentes.
En otras palabras, entra en un estado en el cual los
órganos de la palabra y la escritura son guiados por una
personalidad ajena”.
MICHEL - En su libro, Jacques hace un primer balance
luego de tres semanas de sesiones diarias. “En tres semanas
se nos presentaron varios aspectos de mediumnidad,
sin ningún conocimiento previo de nuestra parte. Los
movimientos intermitentes de un dedo sobre una caja de
fósforos, son ya el automatismo utilizado en la técnica
de la tablilla oui-ja y son ya el preludio de la escritura
automática”. Efectivamente, algún tiempo después,
Michel pudo ponerse a disposición de los espíritus a través
de la oui-ja, la escritura y la incorporación. Encontramos
esta semejanza con Eleonora.
ELEONORA - “Durante el segundo período que se
extiende de 1892 a 1896, las comunicaciones se hacen
principalmente a través de la escritura automática y bajo
una dirección que lleva el nombre de ‘Georges Pelham’
aunque el Dr. Phinuit se manifestó igualmente durante
este período por medio de la voz”. W. JAMES.
Terminaremos estas comparaciones diciendo que si los
trabajos de los precursores espíritas permitieron sacar
a la luz la mediumnidad, hubo veinticinco años de
investigaciones con Eleonora Piper, Hodgson y James.
Jacques y Michel, en las primeras semanas, comprendieron
poco a poco lo que sucedía estudiando las experiencias y
enseñanzas del pasado aun cuando todavía les quedaba
mucho por descubrir.
Observamos pues, a través de las experiencias de ayer y
de hoy, que la mediumnidad es un desarrollo constante.
Esta constante se encontrará más adelante en todas
las otras formas de mediumnidad donde son de rigor
ejercicios y paciencia y Eleonora no escapó a ello.
Por mi parte, conocí el Círculo Allan Kardec en 1986 y
asistí a mi primera sesión de incorporación en abril del
mismo año. Michel practicaba la clarividencia, la oui-ja,
la escritura y la incorporación. Karine, otra médium
de la asociación, ejercía la escritura automática desde
hacía tres años. Con el paso del tiempo, al afinarse su
mediumnidad, desarrolló progresivamente la semiincorporación.
En efecto, durante sus sesiones, ella perdía
cada vez más la conciencia de sí misma y de su entorno y
podíamos ver dibujarse la presencia física de los espíritus
por la transformación de la voz y las actitudes que ella
ya no dominaba. Sin embargo, permanecía consciente
de lo que vivía y decía no poder actuar por su voluntad.
A partir de 1995, la semi-incorporación dejó lugar a la
incorporación total. En cada trance que marcaba el
antes y el después de la incorporación,
el cuerpo de Karine era presa de
violentos sobresaltos, piernas y brazos
se agitaban y se necesitaba llamar a dos
o tres para sostenerla y mantenerla. El
mismo fenómeno se producía en cada
sesión con ella y también con Michel.
Lo encontramos igual en ELEONORA
quien, con el tiempo del desarrollo,
vivió la incorporación total: “Cuando el
brazo era tomado para escribir, así como
en el momento en que Phinuit tomaba
posesión del cuerpo, se originaba cierto
número de movimientos espasmódicos
en algunos casos muy violentos, que
producían en la mesa un revoltijo de
lápices y blocs de notas, y que requerían
de la intervención de una fuerza notable
para ser refrenados”.
Desde hace unos quince años, hemos
comprobado que la transición entre el
primer trance que marca la salida del
espíritu y el periespíritu de los médiums
y el segundo trance que marca la llegada
de los espíritus a sus cuerpos físicos,
se volvía tenue y suave. Uno y otro se
desincorporaban en dos y hasta tres
minutos. Concentrados en su misión se
dejan llevar por la música. Lentamente,
sus torsos oscilan hacia adelante, los
brazos cuelgan a lo largo de las piernas
mientras que sus espíritus oscilan hacia
atrás. Sostenido por uno de nosotros, el
espíritu del médium abandona su cuerpo
con suavidad. Pasan algunos segundos
y el cuerpo se endurece de nuevo, los
brazos y las piernas se extienden, el
cuerpo se apoya sobre sus piernas… el
espíritu está allí. Todo no ha tomado
más tiempo que un trozo de música. Es
difícil describir la emoción que embarga
nuestros corazones en ese momento, sin
embargo, en el grupo está presente la
consciencia de la seriedad del momento
y del extraordinario encuentro. En
conclusión, la mediumnidad forma parte
integrante de la ciencia en lo que ella
contiene de leyes y reglas para su buen
funcionamiento. Allí también, nuestros
médiums, siempre fieles a la misión que
se han fijado antes de reencarnar, son
el motor indispensable del espiritismo
aunque la trinidad Espíritu-médiumespírita
es inseparable para aportar
a la humanidad la certeza de su
supervivencia.