"Es necesario liberarse de la fundamental incapacidad humana que constituye el egoísmo materialista."
Aldous Huxley

AVISO IMPORTANTE SOBRE LA DESCARGA DE LIBROS DE CONTENIDO ESPÍRITA GRATIS

Ponemos en conocimiento de todos nuestros amables lectores que pueden descargar gratuitamente libros de contenido doctrinario, como las obras fundamentales de la Codificación Kardeciana y de otros destacados autores del pensamiento filosófico espírita en los siguientes enlaces:
www.andaluciaespiritista.es
http://www.progresoespiritismo.org/
Y para conocer de eventos y noticias de actualidad en el ámbito espírita recomendamos América Espírita Newsletter de la CEPA, en le siguiente enlace:
http://americaespirita.blogspot.com/
Saludos.

EL POR QUÉ DE UN NUEVO BLOG

Después de abrir y mantener actualizados los blogs: CULTURA Y DIVULGACIÓN ESPÍRITAS y CENTRO VIRTUAL DE ESTUDIOS

ESPIRITISTAS Y AFINES, para la formación doctrinaria dentro de los postulados eminentemente racionalistas y laicos de la filosofía espírita codificada por el Maestro Allan Kardec que exhibe la Confederación Espírita Panamericana, a la cual nos adherimos, creímos conveniente abrir un nuevo Blog de un formato más ágil y que mostrase artículos de opinión de lectura rápida, sin perder por ello consistencia, así como noticias y eventos en el ámbito espírita promovidos por la CEPA, a modo de actualizar al lector.
Esa ha sido la razón que nos mueve y otra vez nos embarcamos en un nuevo viaje en el cual esperamos contar con la benevolencia de nuestros pacientes y amables lectores y vernos favorecidos con su interés por seguirnos en la lectura.
Reciban todos vosotros un fraternal abrazo.
René Dayre Abella y Norberto Prieto
Centro Virtual de Estudios Espiritistas y Afines "Manuel S. Porteiro".



viernes, 27 de mayo de 2016


JEAN PRIEUR – “ESE MÁS ALLÁ QUE NOS ESPERA” (16)
Una de las cosas que más me llamó la atención cuando comencé a traducir “Las cartas de Pierre” fue lo que dice sobre los animales. Sobre todo, lo que le dice a su madre el 11 de septiembre de 1919: «el simpático perrito… se encuentra ya a mi lado, todo contento». Se refiere a un perrito a cuya muerte había asistido junto a su madre y al que vuelve a encontrar al Otro lado cuando él muere.
Tengo que reconocer una cosa: ni en mi infancia ni en mi juventud conocí a nadie que me enseñara a amar a los animales. Todo lo contrario. Y es ahora Jean Prieur,en este capítulo de su libro “Ese Más allá que nos espera”, quién me llama a la atención sobre ello, sobre todo, por las oscuras y profundas razones filosóficas y religiosas a que se refiere. En este capítulo comprendo la equivocada influencia de Descartes y los cartesianos, sobre todo, del filósofo cristiano Maurice Blondel . Es como descubrir las raíces de una cara filosófica siniestra…
Pero la cara religiosa es aún más fea. Nunca me habían enseñado, con tanta claridad como en este capítulo, a criticar lo que había detrás de los sacrificios religiosos de animales, de los “chivos expiatorios”, de la iniciación desde niños a la crueldad con los animales… Por eso este hermoso capítulo de Prieur sobre el alma de los animales es como aire fresco…
¡Buen día!
V– ANINAL EST ANIMA
22. ANIMAL EST ANIMA
Si el hombre es un espíritu, no se sigue de ello que los animales sean criaturas sin importancia con los que uno puede permitirse todo. Tenemos deberes hacia ellos: si el hombre es nuestro prójimo más cercano, ellos son también nuestro prójimo. El mal causado a un animal, criatura esencialmente indefensa, es muy grave: habrá que dar cuenta de ello.
Hoy, y es uno de los aspectos positivos de nuestra época, que cuenta también con algunos otros, muchos se dan cuenta de la importancia del mundo de los animales. Conocemos ya suficientemente su anatomía y su fisiología (han sido perfectamente clasificados y catalogados en los dos últimos siglos) y, gracias al teleobjetivo, el cine permite conocerlos en su intimidad. Pero el aspecto psíquico y metafísico de su personalidad se nos escapa en gran parte.
Si el animal se encuentra, sobre todo en los países latinos, en una situación precaria, es por oscuras y profundas razones filosóficas y religiosas.
Veamos en primer lugar las razones filosóficas:
El gran maestro del pensamiento de la nación francesa fue hasta ahora Descartes, menos cartesiano sin embargo que los que se proclaman seguidores suyos. Descartes era la ley y los profetas… Ahora bien, su teoría mecanicista reduce la actividad psicológica del animal a un automatismo de máquina: los animales serían solo mecanismos que actúan bajo el único impulso del instinto. Su existencia sería solo una sucesión de fenómenos fisicoquímicos.
En la línea de Descartes, el filósofo M. Blondel escribe: «El animal solo se pone en movimiento por incentivos que actúan sobre sus apetitos; sus sensaciones solo se relacionan con las necesidades orgánicas y se reducen a intereses limitados por las exigencias vitales de la especie». Todo el lado afectivo de la persona animal: amor, odio, envidia, agradecimiento, placer por los juegos, desaparece completamente. El animal solo se pone en movimiento por incentivos que actúan sobre sus apetitos; sus sensaciones solo se refieren a sus necesidades orgánicas… pero todo esto solo en parte los caracteriza y se aplicaría perfectamente a muchos humanos.
Los racionalistas reprochan por tanto al animal el que no pueda desprenderse de su fisiología, el verse privado rigurosamente de espiritualidad; pero esta espiritualidad, cuando la encuentran en el hombre los enfurece, la rechazan y la niegan.
Cuando un animal hace el sacrificio de su vida, dicen, el sacrificio solo existe en nuestro espíritu, el animal ignora la angustia que precede a la muerte; no comprende lo que significa la muerte.
Que los que defienden esto, que vayan a dar una vuelta por los mataderos. El animal presiente la muerte, la suya y la de los demás. Presiente la muerte, con frecuencia mejor que nosotros; la teme, exactamente igual que nosotros. Sabe, siente que es algo muy grave.
«El amor materno de los animales, dicen sabios y filósofos materialistas, es solo un instinto relacionado con un estado fisiológico: el estado de maternidad.» Lo de siempre: el opio hace dormir porque tiene una fuerza dormitiva. «El amor materno de los animales está determinado por una hormona, la prolactina, que segrega la hipófisis.»
¡Esto es lo perfecto! Pero los pájaros que no aletean, que yo sepa, ¿se puede explicar su amor materno por la prolactina? No, el amor materno, sea en el mamífero, en el pájaro o en el hombre, es distinto de una historia de hormona o de prolactina. Todavía no se ha encontrado, no se está cerca de encontrar la fórmula química del amor materno.
El animal enfermo o herido soporta el dolor que le imponemos para curarlo. Si sólo se moviera por reacciones fisiológicas, si solo fuera una máquina orgánica, debería huir de nosotros o mordernos, cuando lo hacemos sufrir por venir en su ayuda. Pero, muy al contrario, sufre los tratamientos más desagradables con un extraño estoicismo. Y él manifiesta su gratitud, lame la mano que le ha infligido el dolor saludable.
Para explicar los misterios del mundo animal, se ha encontrado una palabra cómoda: instinto. Misterio de las migraciones de pájaros y de peces: instinto. Misterio de lo cobertizos y de las presas construidas por los castores: instinto. ¡Y el misterio de las anguilas! Estos peces habitan en el curso de las aguas de Europa y de América del Norte. Sin embargo, su lugar de postura está situado en el Atlántico, en la región de las Bermudas. Las anguilas adultas dejan los cursos de aguas de Europa y de América para dirigirse a los alrededores de este archipiélago. Una vez depositadas sus huevas, mueren. Cuando tienen un año, las jóvenes anguilas de origen americano vuelven a los ríos de agua de donde sus padres habían venido. Las jóvenes anguilas de origen europeo hacen lo mismo, cuando tienen dos años. ¿Cómo conocen el lugar de donde venían sus padres, puesto que estos últimos murieron antes de su nacimiento?
Una vez más, salen con palabras en ción: instinto de migración en las anguilas, instinto de melificación en la abeja, instinto de nidificación en el pájaro. De todas formas, no conviene hablar ya de nidos, sino de biotipos.
He aquí algunas definiciones del instinto escritas en los tratados de psicología: «Una actividad finalizada, pero sin consciencia del fin al que tiende». ¡Sin conciencia! ¿Qué se sabe de ésta? «Una actividad ciega y sin embargo adaptada… Una actividad innata, pero capaz sin embargo de cambiar dentro de ciertos límites… Una actividad estereotipada que comporta sin embargo en el detalle cierto poder de adaptación a las nuevas situaciones…»
Se intuye hasta qué punto estas definiciones son embarazosas; sus autores chapotean en los, pero, los, sin embargo, los, no obstante, los empero.
Toso esto está bien, pero no explica de ninguna manera fenómenos metafísicos que se encuentran en los animales. Estos fenómenos se constatan ya en el hombre, con mayor razón lo serán en ellos.
Las religiones que han habituado a la humanidad a hacer penitencia sobre el lomo de las pobres bestias, tienen gran parte de responsabilidad en estos milenios de sufrimiento animal.  ¿Qué idea se hacían de la Divinidad para ofrecerle esas angustias, esos estertores, esas agonías? Los templos antiguos, incluido el de Jerusalén, eran repugnantes carnicerías.
Todos conocen la suerte reservada al chivo expiatorio: en la fiesta de las Expiaciones, se llevaba un chivo expiatorio al gran sacerdote. El sacrificador extendía sus manos sobre la cabeza del animal, le cargaba con un montón de maldiciones y trasfería al inocente los pecados de los hebreos. Después de esta ceremonia, la multitud cazaba aullando a pedradas al chivo expiatorio, lo empujaba hacia el desierto donde, herido, molido a palos, sediento, hambriento, sanguinolento, agonizaba miserablemente, mientras el pueblo de Israel, descargado sin gran costo de sus miserias, volvía hipócritamente a sus hogares.
En general, las religiones no dan reglas a seguir frente a los animales. Las únicas excepciones son el Jainismo y el Budismo. Sí, el Antiguo Testamento, tan duro, tan implacable con los humanos[1], tiene con los animales extrañas piedades.
«Si el buey de tu enemigo o su asno está perdido y tú encuentras a ese animal, te encargarás de devolvérselo. Si ves que el burro de aquel a quien odias está sucumbiendo bajo una carga pesada, cuídate de no abandonarlo. Ayuda a tu enemigo a descargarlo» (Éx. 23, 4-5). «El séptimo día descansarás para que tu buey y tu asno tengan también descanso» (Éx. 23, 12). Se dice incluso en Isaías 66, 3: «El que degüella a un buey es como el que mata a un hombre.»
Sobre los deberes hacia los animales, el Cristianismo calla; cierto, está Lucas que dice en 12, 6: «Ninguno de ellos es olvidado ante Dios», pero ¿quién se fija en esto? El Cristianismo pone el acento en el amor, pero este amor no se extiende ni a los animales, ni a las plantas. Francisco de Asís casi es único. Para muchos cristianos, el problema animal no se plantea, ni existe.
Solo en los grupos espirituales marginales se atreven a abordar esta cuestión, entre las demás gentes se considera como secundaria, y se mira con cierto desprecio a los que se interesan por ella.
Las personas que aman a los animales caen con frecuencia en complejos[2], como si retirasen de los demás[3] el amor que dedican a nuestros hermanos llamados inferiores. Sin ningún motivo, porque el amor a los animales va siempre unido a la bondad, al brillo espiritual, a grandes cualidades humanas.
Cuanto más evolucionado está un humano, más ama y respeta al mundo animal. Y más lo reconoce y lo ama el mundo animal. No hay auténtica espiritualidad sin contacto con el tercer reino.
Cierto, el hombre es superior al animal, lo creemos porque estamos convencidos de la jerarquía. Pero justo la superioridad crea un deber de protección, toda superioridad crea un deber complementario. Jerarquía obliga.
Los cristianos, sobre todo los protestantes, tienden demasiado a limitar el amor de Dios a la especie humana únicamente. Hay mucho orgullo e ingenuidad en este antropocentrismo. Por otra parte, todas nuestras concepciones religiosas y filosóficas son increíblemente antropocéntricas. Aunque la tierra no es ya el centro del universo, el hombre lo sigue siendo para muchos espíritus.
Pero un amor que se limita no es verdadero amor. El amor de Dios es como el amor materno, cada uno tiene su parte y todos los tienen todo. El amor de Dios no se limita a la sola y preciosa raza humana. Hay otras especies, hay otros espacios, hay otros mundos.
No hace mucho tiempo, el cardenal-arzobispo de Toledo, primado de España, decía a apropósito de los concursos de belleza femenina: «No rebajemos a estas mujeres jóvenes al nivel de los animales que, en los concursos agrícolas, son juzgados solo por sus cuerpos, pues ellos están privados de alma.»
¡Privados de alma! Este es el meollo de la cuestión. Si, en el Occidente llamado cristiano, la situación de los animales ha sido durante siglos, tan miserable y tan trágica, es porque las Iglesias habían decretado, de una vez por todas, que están privados de alma, sancionando sin quererlo la ridícula teoría de los animales-máquinas.
A partir de ahí todo era posible, todo era lícito: las corridas de toros, las peleas de gallos, el cebar a los gansos, las lechuzas crucificadas sobre la puerta de los garajes, los pequeños pájaros a los que se les reventaban los ojos para hacerles cantar mejor. Reduzcamos la lista de las atrocidades humanas[4]Examinemos más bien el problema del alma animal.
Es fácil constatar que los animales experimentan todos nuestros sentimientos: simpatía, antipatía, alegría, tristeza, miedo, ira, venganza, orgullo, emulación, curiosidad, solidaridad, ayuda mutua y naturalmente amor: el amor conyugal a veces, el maternal siempre, y sobre todo el amor hacia su amo: el hombre, divinidad terrible y antojadiza.
El animal, por el hecho de que está dominado por sus instintos, es un ser esencialmente emotivo. Los sentimientos están mucho más desarrollados en los animales superiores que en los demás: cuanto más elevado está un ser en la escala de los vivos, mayor es su subjetividad, por tanto, el poder de amor. Cuanto más cerca vive del hombre un animal, más compleja es su vida afectiva. A veces incluso acomplejada. Si los animales tienen las mismas emociones, las mismas pasiones que nosotros, hay que deducir lógicamente que tienen un alma.
El nombre mismo de animal les concede eso que nosotros les negamos, el alma: anima. Las experiencias de laboratorio se hacen «in anima vili».
Pero, se dirá, si las Iglesias cristianas no quieren admitir el alma de los animales, es por la sencilla razón de que no se habla de ella en las Escrituras.
Eso creía yo, hasta el día en que para escribir «el Apocalipsis, revelación sobre la vida futura», necesité traducir por mi cuenta ese libro que deja de ser oscuro cuando deja de aplicarse a la tierra. Allí, en el texto griego, me esperaban sorpresas interesantes. Ésta, entre otras, en el capítulo 8, versículos 8 y 9:
«Entonces el segundo ángel tocó la trompeta: una masa enorme e incandescente, una especie de montaña fue arrojada al mar.»
«La tercera parte del mar se transformó en sangre, la tercera parte de las criaturas, que viven en el mar y tienen almas, murió, y la tercera parte de los barcos fue destruida.»
¡La tercera parte de las criaturas que estaban en el mar y tienen almas!
Esta alma de los animales cuestiona todo hasta tal punto que el católico Crampon traduce:
«La tercera parte de las criaturas vivas que estaban en el mar murió.»
Y el protestante Segond:
«La tercera parte de las criaturas que tenían soplo de vida murió.»
San Jerónimo es fiel: «Creaturae quae habent animas» lo que coincide exactamente con el original griego.
Se argumenta, en general, que la misma palabra griega psique significa a la vez alma y vida, y se juega con esto para negar esa alma animal que molesta a tanta gente.
Pues bien, hay en el Apocalipsis (16, 3) otro pasaje que completa y aclara lo anterior: «El segundo ángel derramó su copa sobre el mar, el mar se convirtió en sangre como la sangre de un muerto y toda alma viva murió en el mar.»
Esta vez, no hay equívoco posible, se trata de almas, puesto que las dos palabras: alma y vida están al lado, por tanto, en el pensamiento de san Juan, psique significa alma.
¿Cómo van a salir de ésta los teólogos? Second traduce: «Todos los seres vivos murieron» pero reconoce honestamente al pie de página que, literalmente, aparece «Toda alma viva murió».
Crampon: «Todo lo que tenía vida pereció en el mar». Deja fríamente de lado la palabra que le molesta, la palabra más importante: alma.
No se trata de dedicarse a la exégesis erudita, de discutir sobre las palabras, pero el vocabulario tiene una importancia esencial. Una palabra olvidada, una palabra mal traducida y se sigue una doctrina falseada, un comportamiento falso.
No hay ninguna duda de que, para Juan, que fue el apóstol más cercano al corazón de Cristo, el más inspirado de todos, los animales tienen un alma.
En otro texto del siglo primero: el Evangelio de la vida perfecta, se distingue una cuarentena de pasajes a favor de los animales. Este Evangelio de la vida perfecta, escrito en arameo, fue traducido al inglés, por el Reverendo Ouseley, en 1881.
«En verdad os digo: Esta es la razón de que yo esté en el mundo, para que todos los sacrificios de sangre y el consumo de la carne de los animales y de los pájaros sean abolidos.»
«No debéis suprimir la vida de ningún ser para vuestro disfrute. Os lo repito una vez más: el que trata de apropiarse del cuerpo de cualquier ser para su alimento, para su placer, o para sacar de él una ganancia, se convierte por ello mismo en impuro.»
Los sacrificios de sangre, esa plaga de las religiones antiguas, son condenados con energía. Se lanzan maldiciones contra los que hieren a criaturas de Dios. «¡Ay del fuerte que abusa de su fuerza! ¡Ay de los cazadores! Porque ellos serán a su vez cazados.» En el Hades sufrirán las angustias que sufrieron las pobres bestias acosadas, cazadas, torturadas, masacradas.
«Bendecidos serán todos los que se abstienen de todas las cosas que se obtienen por la sangre derramada y por la mortandad.»[5]
¡El Evangelio de la Vida perfecta es un apócrifo, pero no existe confusión sobre esta palabra! Apócrifo no significa desprovisto de autenticidad, sino simplemente oculto, secreto. En la antigüedad se llamaban apócrifos distintos escritos hurtados al conocimiento del público: así en Roma, los libros de las Sibilas, en Egipto y en Tiro los Anales. Los sacerdotes eran los únicos depositarios y solo permitían la lectura a quienes juzgaban dignos.
Asimismo, para los judíos y los primeros cristianos, había libros que no se leían públicamente en las sinagogas y en las asambleas, pero que se podían consultar en casa, para su edificación personal. Estos libros que, en la época de su composición, pasaron por inspirados, no fueron mantenidos como tales en el canon de las distintas Iglesias. Lo que no les impide contener revelaciones y enseñanzas igualmente preciosas.
«El Pastor», ese libro escrito por Hermas, que fue sin duda el hermano del papa Pío I, reconocía la existencia del alma animal. Desgraciadamente el Pastor de Hermas no figura en el canon del Nuevo Testamento, del que fue definitivamente rechazado por el papa Gelasio, en el siglo V. Considerado mucho tiempo como inspirado por las primeras generaciones cristianas que lo leyeron, lo veneraron y lo difundieron, fue tenido en gran estima por hombres como Ireneo, Orígenes y Clemente de Alejandría.
Cosa paradójica: la cristianísima Edad Media, que negaba el alma a las bestias, les atribuía la responsabilidad. Hubo, en esta época sorprendente, destacados procesos de animales. Algunos ejemplos: Un asno se equivoca; en lugar de beber en un abrevadero, bebe en una pila de agua bendita; es juzgado y ahorcado. Si el crimen se comete en viernes, se agrava la pena: será quemado, tendría que haber sabido que en viernes no se come carne.
Pero eran las ratas las que daban más problemas a la justicia. Citadas ante los tribunales, cometían la imprudencia de no presentarse a la audiencia.
El más allá, que se preocupa mucho del mundo natural, nos enseña también que el animal tiene un alma y que el alma sobrevive.
Pierre: «A todas las criaturas les ha dado Dios un alma. Pero solo el hombre podía hacer que fructificase esta alma».
Philip: «Los pájaros tienen pequeñas almas que pueden evolucionar».
Paqui: «Los animales no son solo materia».
Max Getting: «Las almas de los animales evolucionan en las esferas inferiores… La mirada de ciertos animales demuestra hasta qué punto su alma ha llegado a la perfección en su raza».
Quien dice alma dice supervivencia, quien dice supervivencia dice cuerpo etéreo. Como el animal no ha recibido el espíritu, es imposible hablar de cuerpo espiritual. Ese cuerpo etéreo, ese doble es el soporte de su supervivencia consciente y dotada de memoria. Ese cuerpo etéreo puede ser visto por algunos videntes e incluso ser fotografiado.
Los animales no llegan a esferas espirituales muy altas, pero tienen acceso a las esferas cercanas en la medida en que tratan de encontrar a la persona que los amó en la tierra[6]. El afecto de esta persona ha hecho acceder a la pequeña alma a un plano superior de vida y de conciencia. Una vez más, el amor ha hecho su milagro. «¡Cierto, dice Pierre, sus sucesivas evoluciones los mantienen siempre en un segundo plano, pero el hecho de poder comunicar sus pensamientos supone para ellos una felicidad incomparable!»
A propósito de animales, Pierre había pronunciado la palabra pensamiento. Vuelve sobre este tema afirmando que los animales piensan mucho más de lo que nosotros imaginamos en la tierra. Pero les falta la expresión de sus ideas. Llegados al otro lado, puede por fin comunicar por transmisión directa.
«Ellos rodean a nuestra sociedad con su afecto sencillo lo mismo que en la tierra. Evolucionan también y se dan cuenta de que el amor es la meta esencial a conseguir. En este lado, conocen nuevas satisfacciones y viven un poco como niños pequeños cuya conversación es elemental. Nos aportan su modesto amor como una ofrenda.»
Sin embargo, rechaza la doctrina según la cual el alma pensante, inmortal, puede animar sucesivamente cuerpos animales y después cuerpos humanos. Hay una frontera entre el reino animal y el reino humano. El animal no alcanzará nunca nuestra semejanza con Dios. El perro, por ejemplo, que es el más evolucionado de todos los animales, sigue siendo un animal[7] incluso en los planos invisibles.
En cuanto a Christopher, el joven mensajero inglés, se entusiasma al descubrir que los pájaros tienen alma, constata que son siempre pequeñas almas y concluye que la metempsicosis no existe.
Con la doctrina de la transmigración ciertos espiritualistas suprimen en el otro mundo la frontera entre humanos y animales, frontera que los materialistas han abolido en este mundo negando el alma a los primeros y, con mayor razón, a los segundos.
Los animales superiores poseen dones paranormales, de los que raramente disfrutan los humanos. Así los pájaros presienten con varias horas de antelación los temblores de tierra, las erupciones volcánicas, y huyen antes de las primeras sacudidas. En este caso, se puede decir que perciben vibraciones que nosotros no percibimos. De la misma manera, el perro, que abandona una casa unas horas antes o unos días antes de la agonía de uno muy enfermo, ha percibido vibraciones existentes, vibraciones de muerte.
Pero he aquí un hecho distinto, que no puede explicarse por vibraciones naturales, telúricas o humanas: una familia se dispone a partir el fin de semana… en el último momento, el perro de los niños que, habitualmente, hacía una fiesta de este tipo de salidas, se niega obstinadamente a subir al coche. Finalmente se van sin él. Ocurre un accidente: toda la familia muere.
Aquí no se trata de vibraciones de muerte: todas estas personas son jóvenes y con salud perfecta. Tratemos de comprender: ¿Ha previsto el animal el accidente y la muerte? Es difícil de admitir. A nuestro juicio, ha sucedido lo siguiente: un miembro (fallecido) de esta familia, conociendo la inminencia de la catástrofe, ha hecho lo imposible por advertir a los suyos. Al no conseguir advertirlos con señales y sueños (¿cómo saber lo que sucedió en los días que precedieron al drama?), se sirvió del perro como de un médium.
Los desaparecidos, en sus menajes, nos dicen que los animales los ven. Algunos de nosotros han podido constatar en los perros, los gatos y los caballos actitudes inaplicables, paradas bruscas ante presencias invisibles para nosotros.
Si los animales desencarnados pueden unirse a nosotros tanto en este mundo, como en el otro, es por una razón muy sencilla: el amor. Desde el otro lado, nos siguen buscando… y con frecuencia nos encuentran. Entre el mundo animal y el mundo humano, allá arriba como aquí abajo, el amor es el que tiende puentes. En nuestros hermanos llamados interiores, lo mismo que entre nosotros, el amor es la raíz de la inmortalidad.
Pierre: «Dios no permite nunca la desaparición absoluta de la chispa del amor. Un alma evolucionada o no (es decir humana o animal) que comporta la esencia inmortal: el amor, no perecerá.»
Por supuesto, los mensajeros se rebelan con todas sus fuerzas contra la vivisección. Nada puede justificar la vivisección, dicen. No podéis justificar el mal. La vivisección bloquea el progreso tanto para el mundo humano como para el mundo animal.
«El progreso del mundo animal, responden los vivisectores, ¿de qué habláis? En cuanto al progreso del mundo humano, se trata sin duda del progreso espiritual. Una vez más, ¿de qué habláis? Lo que nos interesan son los progresos físicos y psicológicos del hombre.»
Pero hay algo peor que los vivisectores, los que desuellan a los animales vivos, para que el abrigo sea más hermoso.
Agonías terribles de bestias escaldadas vivas por cocineros, bestias cazadas en trampas que nunca son levantadas, bestias envenenadas con cebos y que pasan días y días hasta morir, bestias heridas por cazadores torpes, los peores de todos y los más numerosos. Masa gigantesca de sufrimiento inocente que forma como una nube de tinieblas por encima de la tierra de los hombres y refleja sobre ellos los dolores horribles que ellos mismos desencadenaron.
Cuando se protesta contra las atrocidades cometidas sobre la persona animal, se protesta a la vez contra las que no dejarán de alcanzar a la persona humana. No olvidemos que los torturadores de toda laña comienzan ejercitándose en los gatos, los perros y los pájaros. El verdugo de animales no tarda en transformarse en verdugo de niños. En las escuelas de las S.S., se enseñaba a los jóvenes a ejercitarse con los gatos[8].
Para caer en la cuenta de la importancia del mundo animal, imaginemos durante unos instantes un mundo del que hubieran desaparecido los animales salvajes. Decimos salvajes, porque los animales domésticos serán conservados como máquinas de carne, como máquinas de leche, como máquinas de huevos.
Imaginemos jardines sin pájaros, ni mariposas: bosques sin zorros, ni faisanes, ni cervatillos. Imaginemos (pero aquí imaginar es ya constatar) un mundo de hormigón y de acero donde el hombre y sus maquinarias ruidosas y hediondas triunfasen en exclusiva… Un mundo así tendría todas las características del infierno. Todo lo que forma la alegría y la belleza de la tierra habría desaparecido. Tal mundo es posible, en parte se ha realizado. Ya está aquí ese mundo que deshumaniza, justo porque se desanimaliza. Este neologismo que acabamos de arriesgar, es tan horroroso como la cosa que significa.
«Ninguno de ellos es olvidado a los ojos de Dios». Dicho de otro modo, El los conoce. El conoce a esa madre animal que se ofrece deliberadamente a los tiros de los cazadores, encaminándose por su propia voluntad hacia el sufrimiento y hacia la muerte para apartar a los asesinos de sus pequeños… que, privados de sus cuidados, acabarán muriendo. El conoce su sacrificio y sin duda lo admira.
Allí donde se encuentra el sacrificio, hay libertad de elegir; allí donde se encuentra la libertad se encuentra la inteligencia y el amor; allí donde se encuentra la inteligencia, el amor y la libertad se encuentra el alma.
Allí donde se encuentra el alma está la resurrección. La madre animal reunirá a sus pequeños en las zonas de la inocencia feliz donde la pantera juega con el cabrito, y el oso con el ternero, y el lobezno con el cordero.
Ellos vivirán en un más allá a su medida, en un mundo donde ya no habrá trampas, ni venenos, ni cazadores.
A propósito, ¿dónde están los que, para pasar el tiempo, transmitían la muerte? ¿Son cazados a su vez como dice el Evangelio de la Vida perfecta? ¿Viven en alguna parte las angustias que causaron jugando?
Dios conoce a los animales, pero la reciprocidad no se da mientras ellos están en la tierra. Aquí, no saben que existe un Dios. Solo el hombre lo sabe, aunque rechaza con frecuencia este privilegio. Los animales lo saben en la otra vida.
Es entonces cuando se ve toda la creación[9], esta creación que el hombre somete a las cosas inútiles, esta creación que gime por los dolores de un parto que ya no termina, se ve esta creación que aspira a la epifanía de los hijos de Dios: manifestación que ve el final de su miseria y de su esclavitud, el final de nuestra barbarie y de su miedo permanente. Entonces el sol espiritual, el sol de justicia se eleva también en el mundo espiritual para esas almas oprimidas y cautivas, por fin liberadas del miedo, por fin liberadas de sus torturadores.
Entonces se realiza lo que vio san Juan (Apoc. 5, 13): el mundo animal reunido, transportado con su hermano el mundo humano, en un movimiento universal de agradecimiento y de adoración. Para adorar, hace falta un alma…

[1] . Éxodo 22, 18: «No dejarás vivir a la bruja». En este caso, París se transformaría en Ravensbrück.
[2] . En general, se les ridiculiza con el nombre de «almas sensibles».
[3] . Hay un argumento tópico que se oye con frecuencia: ¿por qué ocuparse de los animales, cuando hay tantos niños desgraciados? Buen pretexto para no hacer nada, ni por los unos, ni por los otros.
[4] . Y si, un día, seres venidos de otra parte y superiores a nosotros se apoderasen de la tierra y nos tratasen como nosotros tratamos a los animales…
[5] . Mensaje recibido por el autor: «¡Benditos, oh sí, benditos todos los que, en todos los campos, actúan en defensa de las pequeñas almas!»
[6] . Son muchos los que esperan a sus amos en el mundo de la llegada.
[7] . El perro ha logrado superar su ferocidad original, el hombre todavía no.
[8] . Ver de Jean Prieur: Hitles et la guerre luciférienne, J’ai lu.
[9] . Cf. Romanos 8, 18-23, en las innumerables versiones de la Biblia, el irritante problema de las mayúsculas añadidas después y que lo cuestionan todo. La versión del cardenal Lienard traduce así el versículo 20: «Sometida a la vanidad, no por su voluntad, sino por la autoridad de Aquel que la ha sometido». Esta A mayúscula basta para hacer de Dios el autor de esta degradación y de esta miseria que constatamos en el mundo natural. Otro ejemplo de mayúscula intempestiva y sacrílega en Sinodal, Mt. 10, 28: «¡Temed más bien a Aquel que puede hacer perecer el alma y el cuerpo en la gehenna!»








miércoles, 25 de mayo de 2016





BOLETÍN DE DIFUSIÓN DE LA ASOCIACIÓN ESPÍRITA ANDALUZA AMALIA DOMINGO SOLER
CRONICAS IV CONGRESO ANDALUZ DE ESPIRITISMO
ANDALUCÍA ESPIRITISTA Dep. legal: CO. 1198 – 2002
Boletín de la Asociación Espírita Andaluza Amalia Domingo Soler. Inscrita en la Sección Primera del Registro de Asociaciones de la Delegación de Gobierno de la Junta de Andalucía  de Córdoba con el n.º 4227, de fecha 24 de abril de 2000
N. º 45– AÑO XIII ENE./ABR. 2014
SUMARIO
Pág. 2 a 6:  Vigencia del Pensamiento de Amalia Domingo Soler.  
Pág. 7 a 8: VI Congreso Andaluz de Espiritismo.  
Pág. 8: Actividades públicas mensuales de la Asociación Espírita Andaluza Amalia Domingo Soler. VII Jornada Espírita Montillana.  
Institución adherida a la Confederación Espírita Panamericana (CEPA) y socio-fundadora de la Asociación Internacional para el Progreso del Espiritismo (AIPE).
Espiritismo: Ciencia, Filosofía, Moral
Aunque no todo el Espiritismo está en Kardec, todo aquel que desee iniciarse con buen pie por la senda del conocimiento espiritista, no tendrá más remedio que acudir a sus fuentes originarias, a los libros fundamentales de Allan Kardec: El libro de los espíritus El libro de los espíritus El libro de los espíritus El libro de los espíritus    El libro de los médiums El libro de los médiums El libro de los médiums El libro de los médiums    El Evangelio según el Espiritismo El Evangelio según el Espiritismo El Evangelio según el Espiritismo El Evangelio según el Espiritismo    El Cielo y el Infierno El Cielo y el Infierno El Cielo y el Infierno El Cielo y el Infierno    La génesis La génesis La génesis La génesis    
“El Espiritismo solo erige como principio absoluto lo que se ha demostrado con evidencia o lo que surge de la observación lógica. Está hermanado con todas las ramas de la economía social, a quienes presta el apoyo de sus propios descubrimientos, se amalgama a todas las doctrinas progresistas, no importa el orden al que pertenezcan, siempre que hayan salido del dominio de la utopía y se hayan convertido en verdades prácticas; si dejase de lado lo que es, negaría su origen y finalidad providencial y terminaría aniquilándose. El Espiritismo marcha al ritmo del progreso y nunca quedará rezagado, porque si nuevos descubrimientos le demuestran que está equivocado en algo o si se revelase una nueva verdad, él habrá de rectificarse”.
 ALLAN KARDEC: “La Génesis”.
 “Andalucía Espiritista” es de divulgación gratuita. Si desea ayudar a su existencia y difusión, envía sellos postales a la siguiente dirección: ASOCIACIÓN ESPÍRITA ANDALUZA AMALIA DOMINGO SOLER. C/ José Ortega y Gasset, 9. 14550 MONTILLA (Córdoba)  ESPAÑA    
   ANDALUCÍA ESPIRITISTA                                                                                                            ENE./ABR. 2014                                                                                            2
                                                                                           
VIGENCIA DEL PENSAMIENTO DE AMALIA DOMINGO SOLER.
YOLANDA CLAVIJO  (CIMA VENEZUELA)
El Espiritismo llegará a ser aquello que los espíritas hagan de él. (Léon Denís).  Al analizar los ideales de Dñª. Amalia Domingo Soler, mediante algunos extractos de sus obras, nos damos cuenta de que su mensaje permanece intacto y  no resulta utópico pensar que,  ciertamente la Cantora del Espiritismo pertenecía más a los siglos siguientes que al siglo en que vivió, como supuestamente afirmase un célebre  escritor a quien se le atribuye esa expresión. Desde sus inicios las sociedades del mundo han acompañado vertiginosamente sus procesos evolutivos en todos los ámbitos, mientras el avance moral del ser humano se hace anquilosado, pareciese detenido en el tiempo. La violencia  como predominio todavía de los instintos, más que de la racionalidad, es el detonante para que las bajas pasiones se manifiesten aún en atroces crímenes y en las conductas más degradantes. En ese orden de ideas valdría preguntarnos ¿Estamos preparados los espíritas para dar respuestas  ante los diversos sucesos y temas que conmocionan en el presente a la humanidad?, ¿Actuamos individualmente en consonancia con lo que difundimos?, ¿Hemos iniciado en nosotros ese proceso de transformación moral e intelectual,  para luego llegar  con el ejemplo a nuestros entornos más íntimos y de ahí  transmitir a la colectividad los más altos ideales  contenidos en el cuerpo doctrinario? AMALIA  demostró, perfecta armonía entre su pensamiento, verbo, escritura y acción. Para la época ya era visionaria de un ser humano integral, progresista, solidario, fraterno, libre pensador, instruido, no dogmático y de sociedades amantes de los valores universales expuestos por la Filosofía Espírita.  Las actuales y futuras generaciones  con ese  digno ejemplo de voluntad, constancia, trabajo,  continua formación e incondicionalidad,  deberíamos motivarnos a consolidar un Espiritismo de avanzada, porque esa transformación a la cual me refiero, requiere que los procesos de cambios se internalicen primero para promoverse con efectividad  y me atrevería afirmar  que, aún contando con el apoyo la dirigencia espírita mundial, todavía necesitamos de muchos Kardec, Denis, Geley entre otros, e indiscutiblemente de innumerables AMALIA DOMINGO SOLER.                                                                       INTRODUCCIÓN:                                                                                                     Con este trabajo he querido hacer un reconocimiento a una de las figuras femeninas que ha enaltecido el Espiritismo, no solamente en España sino en el mundo, dejando huellas indelebles en el alma humana, así como certificar mediante la investigación seria, la permanencia en el tiempo del pensamiento de la insigne dama, escritora de todas las épocas y generaciones, a quien me refiero con muchísimo amor como la Cantora del Espiritismo, Dña. Amalia Domingo Soler. Utilizando el recurso comparativo y dentro del mismo contexto  fueron sometidos a un amplio estudio los ideales de esta brillante mujer. Extractos de algunas de sus obras que  no poseen aparentemente contenido mediúmnico se analizaron y equipararon a las opiniones  de líderes Espíritas contemporáneos. Los temas seleccionados han sido expuestos por diferentes pensadores, doctrinas, filosofías y en especial por el Espiritismo, considerándolos como los agentes de la civilización de los pueblos. Los argumentos esgrimidos por Amalia plantean lo siguiente: ante nuevas exigencias, conocimientos, mayor responsabilidad, para eso se requiere  de personas comprometidas con el estudio y divulgación de la Doctrina Espírita, en el orden científico, filosófico y moral, de instruirnos en todas las áreas posibles del conocimiento humano, de internalizar esta propuesta incorporándola a nuestras vidas, comenzando por conocernos  profundamente a nosotros mismos, realizando los cambios que debamos hacer concibiéndonos como una unidad (bio-psico-socio-espiritual), para luego transcender a las sociedades con un mensaje certero, claro, sencillo y oportuno. Seres como Amalia Domingo Soler  seguirán siendo ese espejo  en el cual debemos mirarnos, superación, fuerza interior, servicio al prójimo, la identifican con una firme personalidad que vino dispuesta a luchar y vencer. Es referencia obligada al momento de romper con esquemas tradicionales, fanatismos y dogmas, originados por la ignorancia y el oscurantismo religioso dominante en su época, que afianzó estructuras mentales enfermas, producto de una retórica basada en el miedo, que no guardaba relación ni con la transformación moral del individuo ni con elevar su nivel intelectual. Esta luminaria del Espiritismo  incentivó en todas sus formas el estudio, la instrucción, no sólo en la mujer sino en general, como la más importante herramienta para el progreso de la humanidad. Logró indudablemente  establecer nuevos
   ANDALUCÍA ESPIRITISTA                                                                                                            ENE./ABR. 2014                                                                                            3
                                                                                           
paradigmas los cuales nos permiten reafirmar el legado de nuestros antecesores en la causa Espírita, la esencia de su mensaje, bajo una óptica de mayor dinamismo, actualización y participación  social. Dña. Amalia Domingo Soler se dedicaba a estudiar en el alma humana.  Ciertamente escribía en numerosas oportunidades haciendo referencia a la mujer, al progreso, a la transformación moral e intelectual, a los niños, entre otros tópicos. En el primero de los casos no lo hacía por desconocimiento de que ésta fuese un espíritu el cual en determinadas ocasiones debería encarnar en un cuerpo con sexo femenino o masculino, sino por las difíciles experiencias que debían pasar las mujeres  sometidas a condiciones tan desiguales por el imperio del clericalismo y el  patriarcado. En ésta época, las actividades  como el estudio, la política y otras relaciones sociales eran ejercidas únicamente por el género masculino. Sin embargo Amalia firme e irreverente rompió con los convencionalismos de una sociedad atrasada, era visionaria de un ser humano distinto, regenerado, instruido, con virtudes, incuestionable. Si ya en el siglo XIX lo comprendía  holísticamente,  aseguraríamos se estaba ante una mujer la cual  no sólo despertaba conciencias sino que efectivamente pertenecía más a los siglos siguientes que al siglo que vivió.  En  un extracto de sus artículos publicados en el semanario "La Luz del Porvenir"  titulado la Mujer del Porvenir deja claro lo manifestado con anterioridad  y lo transcribo exactamente para que puedan apreciar la trascendencia de su pensamiento, refiriéndose en esta oportunidad al PROGRESO como ley del perfeccionamiento: !QUÉ HERMOSA ESPERANZA PARA EL PORVENIR! Porque la mujer que es la que forma la familia, cuando sea verdaderamente racionalista, dará hombres al mundo que valdrán más que todas las celebridades de los siglos pasados. De la mujer depende la regeneración de la raza humana; ni los redentores, ni los guerrilleros, ni los grandes sabios, ninguno hará un trabajo tan beneficioso como la mujer educada e instruida, sin falsas creencias, inculcando en sus hijos el amor universal y la adoración, el culto reverente a todas las ciencias, a las bellas artes, a las buenas letras y al trabajo, porque estas son la Biblia Sagrada donde se escribe la historia de las verdades supremas. En Septiembre del 2013 el Dr. Milton Medrán Moreira quien fuese Presidente de la Confederación Espírita Panamericana, Editor de la Revista OPINIÃO, reconocido y admirado líder Espírita mundial, en la sección Opinião em tópicos, hacía referencia en cuatro artículos titulados: La Mujer y el Fusil, La Conquista del Mercado de Trabajo, La Mujer en el Libro de los Espíritus y El interior y lo Exterior, sobre el importante progreso alcanzado por la mujer desde el siglo XIX hasta el presente, las conquistas logradas en muchos sectores del mercado de trabajo, en unos casos producto del estudio, de la instrucción, en otras de la voluntad de salir adelante de acuerdo a sus capacidades, pero siempre profesiones y labores que antes eran impensables pudiesen llegar a ejercer. Igualmente resalta el Dr. Medrán, que la Filosofía Espírita había nacido con el compromiso de lucha en pro de la emancipación de la mujer y  destaca también, el avance del ser humano contemporáneo incluso por encima de los conceptos emitidos en la Doctrina a mediados del siglo XIX. Respecto a ese tema enfatiza diciendo: "La evolución nos está dotando de cualidades que antes no teníamos". Los hombres cambian los pañales de sus hijos. Las mujeres trabajan duro toda la semana en el ejercicio de actividades antes exclusivamente masculinas. Las costumbres fueron disminuyendo las diferencias. Lo interno y lo externo es mejor comprendido en las relaciones de hoy. Aprendemos unos con los otros, sin necesidad de que la mujer pierda la delicadeza que nace de lo más íntimo de su alma y sin que el hombre precise renunciar al vigor y la energía que le permiten encarar la dureza de un mundo en constante crisis de cambios. YC: Si observamos la evolución del mundo en su conjunto se puede apreciar mejor, el notable progreso obtenido por la mujer y en realidad por el espíritu humano no sólo desde mediados del siglo XIX sino desde épocas precedentes hasta casi los primeros tres lustros de este siglo, sin embargo para alcanzar ese nivel de evolución al que se refería Amalia en su artículo "LA MUJER DEL PORVENIR" nos queda mucho por hacer a los espíritas en particular con el papel que nos corresponde dentro de una sociedad en la que  vivir al margen de ella sería un error. Cuando vemos aún la irracionalidad, predominar en las actuaciones de los individuos  al cometerse los más atroces crímenes, en nombre de los pueblos o de las religiones, cuando se violan  elementales Derechos Humanos como la Vida, la Libertad y la Justicia  en una ambición desmedida por el control  del poder, cuando se pretende incluso utilizar armas químicas de destrucción masiva, cuando la desigualdad, injusticia y crueldad campean triunfantes en distintas  naciones y paralelo a esto constatamos que todavía las más bajas pasiones se mantienen arraigadas en el alma humana, deben encenderse las alarmas porque son indicadores que detectan en algunos espíritus estadíos de barbarie  y estancamiento, incompatibles con los avances éticos y morales ya conquistados, como también refiriese el editorial de la revista Opinião de la misma fecha. Si bien el Dr. Medran afirma: la
   ANDALUCÍA ESPIRITISTA                                                                                                            ENE./ABR. 2014                                                                                            4
                                                                                           
evolución nos está dotando de cualidades que antes no teníamos, como en efecto ocurre producto de las experiencias vividas en diferentes encarnaciones y relata resaltantes hechos que describen avances significativos en el mundo, en los pueblos y en las instituciones, no es menos cierto, que ese progreso es gradual, porque en la naturaleza no existen saltos. Para alcanzar el perfeccionamiento planteado e idealizado por Amalia debe comenzarse por hacerle comprender al hombre desde todos los espacios y tribunas que él es el único responsable de alcanzar su propia felicidad, pero para lograrlo requiere internalizar y propiciar cambios que lo llevarán a lograr la plenitud de su espíritu.   Amalia tenía como tenemos todos los espíritas, la convicción de que el estudio es la más fiel herramienta del progreso humano, por eso en buena parte de sus publicaciones encontramos amplios artículos dedicados a ese dúo esperanzador que proporcionará a los individuos su liberación y que están estrechamente ligados, para no afirmar que son símbolos de una sola ecuación, Estudio es igual a Progreso.                                           Revisemos algunos de sus escritos: LO MAS DIFÍCIL :  Comprendemos que la perfección absoluta nunca será patrimonio del hombre; no obstante sin ser perfectos, podemos ser más armónicos. Se puede tener buen sentido y aliviar las penas ajenas.  No pedimos imposibles, deseamos que la humanidad progrese, porque tal como vivimos ahora se vive mal, muy mal, las virtudes se convierten en defectos, porque nos falta tino para practicarlas. Si lo más difícil es armonizar nuestros sentimientos, dediquemos nuestros afanes a instruirnos. GOTAS DE ROCÍO: El hombre en la tierra es el embrión de algo que responderá en otros mundos a la grandeza de su origen, cuando la evolución que es la ley del perfeccionamiento, transforme a la fiera domesticada en ser moral, en criatura racional, amante de su dignidad y de su gloria. ¡ CUANTA PEQUEÑA! Yo soy darwinista a mi modo, yo acepto el progreso de mi espíritu desde el fondo del átomo, pasando por todas las transformaciones hasta adquirir lo que hoy poseo: memoria, entendimiento y voluntad.                                                                                                    UN JUEZ EN LA TIERRA:                                                                             La pena de muerte es tan absurda, es tan execrable, porque con ella se comete el crimen más horrible, se le quita al espíritu tiempo para rehabilitarle, para curarse de su gravísima enfermedad. Se le arroja al abismo  de la turbación más espantosa, se le reaviva la llama de su odio, se le empuja violentamente al crimen, se le hace volver a la tierra ebrio de ira, loco, perturbado, sediento de sangre. La pena de muerte detiene la marcha triunfal del progreso. Si realizamos un ejercicio de buscar similitudes entre lo escrito en el siglo XIX por Amalia y comparamos con publicaciones recientes de los más destacados líderes espíritas del mundo, precisamos que su gran mayoría le ha escrito a la Educación y al Progreso : Dante López: Presidente actual de la Confederación Espírita Panamericana (América Espírita Abril 2012) tituló su artículo Educar, Educar: Mucho podemos hacer en esos primeros años si nos proponemos “Educar al Espíritu” de ese ser que hemos traído al mundo y del cual somos responsables en su primera etapa de encarnado. Conozco jóvenes y adultos con conflictos severos por las experiencias traumáticas de sus primeros años, que han desarrollado antagonismos con sus padres, abuelos o hermanos por no haber recibido una educación acorde a sus necesidades. Milton Medran Moreira en el editorial de la Revista Opiniâo de Diciembre de 2012 Vivimos más y mejor: Es cierto que no vivimos en ningún paraíso terrestre. Es preciso, sin embargo, saber mirar hacia atrás con discernimiento y sensatez. La presunción de esa capacidad hace de la idea generosa de la evolución, una de las más significativas conquistas del hombre moderno. Por evidente, esa ley general universal no se aplica exclusivamente al vasto universo de los átomos, células y compuestos orgánicos de que somos hechos.  Preside también la formación y el desenvolvimiento de la conciencia que se sitúa en los dominios del espíritu y su interacción con la materia. Y es justamente sabiendo mirar hacia atrás que estaremos capacitados para evaluar el progreso del espíritu humano. El editorial de la revista Opiniâo de julio del 2012 hace referencia a un trabajo de la Dra. Jacira Jacinto da Silva "Criminalidad: Educar o Castigar?" Días antes a la publicación del citado artículo,  una comisión
   ANDALUCÍA ESPIRITISTA                                                                                                            ENE./ABR. 2014                                                                                            5
                                                                                           
de juristas entregó ante el Senado  Brasileño un anteproyecto del nuevo Código Penal, lo que dio origen a los siguientes  comentarios: Las propuestas, con certeza tendrán repercusión en la comunidad espírita. Hay en nuestro medio, una fuerte conciencia de la defensa de la vida en cualquier circunstancia. Si esa conciencia es positiva para la formación de valores educativos del espíritu encarnado, es preciso considerar, sin embargo, que no siempre la penalización ha de ser el mejor camino. La filosofía espírita, claramente, se direcciona a la educación y no al castigo. En el estado colectivo en que nos encontramos, sería temerario clasificarnos como una sociedad depravada. Somos, sí, una sociedad en busca de perfeccionamiento de los valores éticos construidos en el proceso de civilización. En la medida en que se camina en esa dirección, más valor se da a la educación y menos se considera el castigo como instrumento de progreso. Para culminar con ésta selectiva síntesis que recoge el pensamiento de ilustres espíritas de ayer y  hoy en torno a lo que consideramos la esencia, el núcleo, la médula, de la transformación moral e intelectual del ser humano rumbo al perfeccionamiento, deseo hacerlo mostrando parte de un artículo del reconocido y querido espírita Argentino Luis Di Cristóforo Postiglioni, publicado en la Revista Constancia en mayo de 1943 y que el Boletín de Difusión del Centro Barcelonés (FLAMA ESPÍRITA) nº 144 de Abril/Junio de 2012 rescató y colocó en el editorial, plasmando así su vigencia : Si es exacto que resultamos tanto más responsables cuanto más sepamos o más seamos capaces de conocer y comprender ¿cómo es que los espiritistas hayan adoptado la aptitud de no tener ninguna actitud determinada en el trágico minuto actual? En el Espiritismo no hay insipidez en las ideas, no hay ambigüedad en los conceptos que son, por lo contrario, claros y terminantes. Es la conducta de los espiritistas la que no se ajusta a la realidad doctrinaria y la significación del momento. Esa conducta es el producto del desconocimiento, ya que no existe otra explicación lógica, de ahí que surge evidente la necesidad de capacitarse, la necesidad de saber, la necesidad de estudiar, de conocer, en una palabra, los propios valores y su aplicación en el momento presente. ¿Cómo se va a aplicar una interpretación espírita al estado actual de las cosas si el espiritista no sabe y sin paradoja alguna, lo qué es el Espiritismo, sus fines cardinales, sus propósitos más elevados? En este orden de ideas para concluir mi exposición quisiera compartir con ustedes algunas reflexiones:  De acuerdo a la síntesis  del trabajo presentado y lo expuesto por espíritas en el siglo XIX y subsiguientes, es cierto que se han consolidado en las distintas sociedades del mundo rápidos e importantes avances, en todos los órdenes físicos, sociales, culturales, geológicos entre otros, pero los grandes cambios que deben darse producto del comportamiento y acciones de los hombres requieren de tiempo., ya que llevan implícitos complejos procesos de direccionar la brújula en sentido correcto, educación y reeducación. Todavía la influencia determinante del materialismo  como la única visión de comprender el mundo sigue fosilizada en la psiquis humana causando estragos. Mientras los individuos no tengan la comprensión de que son algo más que materia, de la  preexistencia del alma antes del nacimiento y subsistencia después de la desencarnación, de que toda causa tiene un efecto, de que cada uno es el agente de su propia felicidad, no se notarán cambios considerables en la conducta de los hombres, que deriven de haber internalizado aprendizajes garantes de progreso. Es necesario aumentar el esfuerzo en nosotros, el interés por involucrarnos, bien sea individual o colectivamente con un mayor grado de compromiso, no vivimos los espíritas inmersos en una burbuja separados de la realidad objetiva que nos rodea, aunque sabemos es una realidad relativa originada por nosotros mismos. Estamos en el deber de generar respuestas ajustadas a las exigencias que en la actualidad demandan sociedades tan convulsionadas. Temas como: el aborto, homosexualidad, drogadicción, eutanasia, clonación, violación a los Derechos Humanos,  educación, pena de muerte, de los valores, de la ética, del indiscutible servicio al prójimo bien entendido, entre otros, deben ser revisados con frecuencia para que el espírita se mantenga informado y pueda ser el eco expansivo de los ideales espíritas, habiendo obtenido previamente una formación adecuada. ¿Por qué encasillar al Espiritismo realizando sólo prácticas mediúmnicas ó dirigirlo únicamente a la actividad social, si es un saber integral?  Podemos alcanzar el objetivo de ser un Espiritismo de avanzada y para eso, invito  a quienes hacemos vida en las diferentes Instituciones Espíritas  a estar dispuestos  asumir  un rol participativo y protagónico, que nuestro pensamiento y acción vayan de la mano, siendo cónsonos con lo que difundimos, para de esa forma no sólo colaborar con quienes hoy llevan la responsabilidad de Dirección en la Confederación Espírita Panamericana,
   ANDALUCÍA ESPIRITISTA                                                                                                            ENE./ABR. 2014                                                                                            6
                                                                                           
Asociaciones y Centros Espíritas del mundo, sino con la visión de dar continuidad a las ideas expuestas magistralmente por nuestros antecesores, quienes enarbolaron las banderas del estudio y el progreso como medios para alcanzar la auténtica LIBERTAD. Sin duda alguna Amalia con sus escritos y acciones, deja en el pensamiento de sus lectores primero, la necesidad de autorevisarse, de identificar situaciones  que pudieran detener el tan anhelado progreso, de implementar cambios positivos en la vida de las personas que conduzcan a una verdadera transformación. Segundo, una vez educada el alma, asimilado los conocimientos, logra con  belleza y sutileza, moviendo la fibra más íntima del ser hacia lo sublime, que la trascendencia de su mensaje no quede reducida a un siglo, sino que inmortaliza  sus ideas profundamente humanistas, cuando quien la lee se identifica con sus escritos y decide definitivamente alzar el vuelo hacia el perfeccionamiento. En mi opinión personal nunca el Espiritismo fue difundido con tanta vehemencia. Cohesionó ideales, práctica de las virtudes y conocimientos, para colocarlos al servicio de la sociedad, como flameante rayo iluminador de conciencias. En sus trabajos encontramos reiterativamente  esa dupla maravillosa del estudio y el progreso: "La instrucción es el verdadero bautismo de la humanidad." "Desde los tiempos más remotos, los hombres han buscado en los libros la savia de la vida" "La prosperidad de los pueblos es hija de su civilización y de su moralidad" "El adelanto moral, debe ser hermano gemelo del progreso intelectual" El Espiritismo  necesita  situarse a la vanguardia de las distintas corrientes de pensamiento, actualizándose, revisando continuamente sus postulados científicos, filosóficos y morales para adaptarlos a las exigencias del momento, que demandan mayor dinamismo. Para alcanzar ese objetivo debemos imprimirle esa fuerza, ese apasionamiento que Amalia transmitió, en la divulgación y defensa del Espiritismo, convirtiéndonos en multiplicadores del ideal Espírita siguiendo los lineamientos propuestos  por la CEPA, que en mi opinión particular  contienen en su conjunto con el cuerpo doctrinario, elevados principios universales, garantes de la evolución de los hombres y de los pueblos. Contribuyamos en la transformación del Espiritismo que tenemos a el Espiritismo que queremos, rindiendo tributo a quienes nos antecedieron con estudio,  investigación, organización, disciplina, método, difusión activa y  sobre todo consolidando los valores supremos de la Libertad, Justicia, Igualdad y Fraternidad.                                             YOLANDA CLAVIJO (CIMA-VENEZUELA)

martes, 24 de mayo de 2016

AMÉRICA ESPÍRITA - ANO XIX- N.203 - MAIO 2016



A palavra da CEPA
Raúl Drubich
Presidente de la  Comisión  Organizadora del XXII Congreso de CEPA

XXII Congreso Espírita Panamericano
 “La espiritualidad en el siglo XXI”
Cuando nos reunimos por primera vez a debatir el tema central del XXII Congreso, surgieron varios en forma espontánea, y como siempre que se busca algo importante, el entusiasmo comenzó a recorrer a cada uno de los participantes de la mesa y la emoción, esa mezcla de alegría e incertidumbre, se apoderó de nosotros. El sólo hecho de imaginar este evento, sobre todo a quienes amamos a la CEPA desde muy jóvenes, fue suficiente motivación para poner en marcha la energía potencial del idealismo y el amor por el conocimiento que nos impulsa.

Una lectura intuitiva de la sociedad en que vivimos nos llevó a la conclusión que en el Siglo XXI comenzó a despuntar una multitud de nuevas prácticas espiritualistas al alcance de las personas comunes y cuya característica principal es que ninguna de ellas estaba atada a doctrina o dogma alguno. Meditación, Yoga, Reiki, Terapias alternativas como Vidas Pasadas, Respiración Holotrópica, lectura de Registros Akashicos, y muchas más inundan de oferta a la población ofreciendo un despertar consciente sobre las áreas sutiles de la humanidad, aquellas que el materialismo negó y ridiculizó, pero que la naturaleza no puede esconder y las hace resurgir para ocupar el lugar que nunca debieron perder.
.
Una sociedad signada por el consumismo y el cultivo del ego, mostró en pocos años sus resultados: trastornos de ansiedad, depresión, rompimiento de vínculos y valores sociales. Los caminos del falso progreso, áquel asentado en lo efímero, se derrumban con la misma facilidad con la que se construyen y el ser queda desnudo frente a la existencia, al dolor y a los desafíos emocionales de todos los días. Asi, elevando la mirada, redescubre la espiritualidad, el silencio, la introspección, lo profundo como forma de compensar y regular su vida y sus relaciones consigo mismo y con los demás.

Los espíritas participamos tambien de este proceso. A nuestras prácticas tradicionales como las sesiones mediúmnicas, los talleres de estudio, los encuentros de intercambio intelectual y afectivo, le hemos ido agregando, acompañando en forma individual toda esta nueva onda, distintas prácticas vivenciales no espíritas que complementan el conocimiento y acción de la doctrina de los espíritus. Así muchos de nosotros participó o participa de algunas de estas nuevas formas expresivas de lo sutil, como las nombradas u otras mas específicas, buscando  esa ratificación de lo que prometen todas ellas.

Esas prácticas complementarias pueden dejar sus  huellas en quienes la practican con disciplina y seriedad. Merecen ser estudiadas y analizadas en ese contexto, el espiritismo abre sus puertas a observar e incorporar a su conocimiento a aquellas experiencias vivenciales que ayuden a resolver cuestiones existenciales actuales y con ello a mejorar la calidad de vida de la población, elevando la mirada y restituyendo los valores éticos intrínsecos del ser humano.

El XXII Congreso de CEPA, con el acuerdo unánime de las personas que en un principio elegimos el tema "La espiritualidad en el Siglo XXI" y luego con el apoyo de todos los compañeros y compañeras del Consejo Ejecutivo, se propone entonces desarrollar una introducción al tópico del momento, con los exponentes clásicos de la Confederación y con destacados pensadores no espíritas, invitados especialmente para la ocasión.

Esperamos poder brindarles a todos nuestros congresistas el mejor de los congresos, hemos trabajado intensamente para ello y nos brindamos por entero a su realización. Seamos todos partícipes de esta fiesta del espíritu, renovadora de la fe en los proceso positivos de la humanidad.
Con todo afecto.
Raúl  Horacio Drubich


S.E. Casa da Prece – 40 anos

A Sociedade Espírita Casa da Prece, instituição filiada à CEPA, na cidade de Pelotas/RS,Brasil, completou, dia 9 de abril, 40 anos de existência.
A efeméride foi comemorada por uma rodada de conversação, promovida por seu presidente, Homero Ward da Rosa, que também preside a Associação Brasileira de Delegados e Amigos da CEPA, CEPABrasil. O ato reuniu estudantes, trabalhadores e frequentadores da Casa, para, segundo Homero, “remontar a nossa história, com depoimentos dos mais experientes, desde 9.4.1976” e também com o objetivo de estabelecer uma ponte entre o passado e o futuro da nossa instituição”.

De diferentes partes do Brasil, e especialmente de integrantes da CEPA, foram endereçadas felicitações à instituição aniversariante. Destaque-se, mensagem enviada pelo vice-presidente da CEPA, Mauro de Mesquita Spínola, e que também foi firmada porJacira Jacinto da Silva Geraldo de Souza Spínola, com o seguinte teor:

“Queridos amigos da Casa da Prece. Queremos também ecoar, daqui de São Paulo, a alegria por festejar junto com vcs os 40 anos da Casa da Prece.Espírita, acima de tudo, mas também acolhedora e ativa, a Casa da Prece constituiu-se num dos esteios do espiritismo livre-pensador nas últimas 3 décadas. Isso não é pouco. Questionada e por vezes vilipendiada por supostos defensores dos valores da religião, a opção pelo livre-pensamento exige convicção, independência e muita paz no coração. Em todos os momentos marcantes desse projeto a Casa da Prece esteve sempre presente. Em nossas visitas a Pelotas sempre sentimos a DOCE acolhida de todas as pessoas, como se estivéssemos em nossa própria casa. Agradecemos por tudo isso e damos os parabéns a todos”.

II Congreso Espírita Internacional
Torrejón de Ardoz (MD) 2016

La Asociación Internacional para el Progreso del Espiritismo “AIPE” comunica la celebración de su II Congreso Espírita Internacional, con el tema central “Un Nuevo Mundo”, los días 16, 17 y 18 de septiembre de 2016, en Torrejón de Ardoz (Madrid).  
Todas las actividades del mismo se desarrollarán en el Hotel Torrejón (Tel. 91675 2644), ubicado en la Av. de la Constitución, 173, de la citada ciudad madrileña. 
 Los interesados pueden obtener más información en: www.progresoespiritismo.com  // progresoespiritismo@gmail.com y también en https://sites.google.com/a/viajescalifal.com/califal/home/presentacion/congreso-san

(Notícia publicada em Flama Espírita, do Centro Barcelones de Cultura Espírita)


Memória

CCEPA disponibiliza Programas e Roteiros do ESDE lançados pela FERGS em 1978

Dentro das comemorações do seu 80º aniversário de fundação, comemorado em 23.04.2016, o CCEPA, Centro Cultural Espírita de Porto Alegre, entidade filiada à CEPA, digitalizou e está disponibilizando na Internet todo o material do ESDE (Estudo Sistematizado da Doutrina Espírita), lançado pela FERGS, em 1978, sob a coordenação de Salomão J. Benchaya, na gestão de Maurice H. Jones, campanha posteriormente encampada pela FEB, em 1983. Essa campanha, como se sabe, foi estruturada a partir dos programas de estudo desenvolvidos na então S.E. Luz e Caridade, atual Centro  Cultural Espírita de Porto Alegre (CCEPA).


Links para acessar:
Manual de Orientação para o Dirigente
Programa I
Programa II
Programa III
Programa IV


“Le Journal Spirite”, Nancy/França:

“El Espiritismo no es una religión”
Já está disponível a edição eletrônica em espanhol da revista francesa, editada pelo Cercle Spirite Allan Kardec, de Nancy,  Le Journal Spirite, n.104 (abril/junho/2016).
A revista, de edição trimestral, tem como matéria de capa “Espiritismo y Religión”, com ampla abordagem sobre a natureza do espiritismo e suas relações com as religiões, especialmente o cristianismo e o judaísmo.
No editorial, com o título de “El Espiritismo no es una religión”, o Diretor do periódico, Jacques Peccatte, rechaça a classificação do espiritismo como uma religião, defendendo seus aspectos científico e filosófico e suas relações com o laicismo.
Contatos com o Diretor de Le Journal Spirite, com vistas a assinatura da edição original em francês ou pedidos de exemplares eletrônicos em espanhol, podem ser feitos para:
Jacques Peccatte - email : j.peccatte@free.fr .