"Es necesario liberarse de la fundamental incapacidad humana que constituye el egoísmo materialista."
Aldous Huxley

AVISO IMPORTANTE SOBRE LA DESCARGA DE LIBROS DE CONTENIDO ESPÍRITA GRATIS

Ponemos en conocimiento de todos nuestros amables lectores que pueden descargar gratuitamente libros de contenido doctrinario, como las obras fundamentales de la Codificación Kardeciana y de otros destacados autores del pensamiento filosófico espírita en los siguientes enlaces:
www.andaluciaespiritista.es
http://www.progresoespiritismo.org/
Y para conocer de eventos y noticias de actualidad en el ámbito espírita recomendamos América Espírita Newsletter de la CEPA, en le siguiente enlace:
http://americaespirita.blogspot.com/
Saludos.

EL POR QUÉ DE UN NUEVO BLOG

Después de abrir y mantener actualizados los blogs: CULTURA Y DIVULGACIÓN ESPÍRITAS y CENTRO VIRTUAL DE ESTUDIOS

ESPIRITISTAS Y AFINES, para la formación doctrinaria dentro de los postulados eminentemente racionalistas y laicos de la filosofía espírita codificada por el Maestro Allan Kardec que exhibe la Confederación Espírita Panamericana, a la cual nos adherimos, creímos conveniente abrir un nuevo Blog de un formato más ágil y que mostrase artículos de opinión de lectura rápida, sin perder por ello consistencia, así como noticias y eventos en el ámbito espírita promovidos por la CEPA, a modo de actualizar al lector.
Esa ha sido la razón que nos mueve y otra vez nos embarcamos en un nuevo viaje en el cual esperamos contar con la benevolencia de nuestros pacientes y amables lectores y vernos favorecidos con su interés por seguirnos en la lectura.
Reciban todos vosotros un fraternal abrazo.
René Dayre Abella y Norberto Prieto
Centro Virtual de Estudios Espiritistas y Afines "Manuel S. Porteiro".



viernes, 22 de julio de 2016

Capítulo 10 - Experimento Scole




Filosofía Espiritual


No viviré para siempre, porque nadie de nosotros
vivirá para siempre, porque si se nos permitiera
vivir para siempre, entonces viviríamos para siempre,
pero no podemos vivir para siempre, razón por la cual
yo no viviré para siempre.

MISS ALABAMA, durante un concurso de Miss USA en 1994.




Podemos sonreír ante este intento de responder a la pregunta: «¿Si pudiese vivir para siempre le gustaría y por qué?», de una mujer joven empujada inesperadamente a expresarse de modo filosófico en el hermoso ambiente de un concurso de belleza transmitido por la televisión. Pero ¿quién de nosotros, realmente, lograría salir mejor del embrollo ante estas importantes preguntas? Si hay algo que hace el experimento de Scole, es el de inducir a las personas que llegan a conocerlo a reflexionar sobre la visión que tienen de la vida y de la muerte, y sobre la posibilidad de supervivencia.

Los espíritus guías ofrecieron informaciones sobre muchos conceptos importantes que hacían más sólida la prueba de la supervivencia de la conciencia después de la muerte. Con el tiempo, el grupo descubrió que los comunicantes regulares eran amigos verdaderos y de fiar, entidades amables, amorosas, armoniosas y dignas de confianza. Si anunciaban que iban a producir un determinado fenómeno, seguían adelante, tratando de realizar exactamente lo que habían prometido. Había también un equipo de ayudantes que actuaba laboriosamente entre bastidores durante cada sesión experimental, donde cada uno desarrollaba su propia tarea especial. Sin embargo, estos seres no eran «comunicantes propuestos», por eso los miembros del grupo no conocieron nunca su identidad.


Exactamente igual que los centenares de individuos que participaron en la experiencia de Scole, todos los comunicantes espirituales tenían características, personalidad y perspectivas distintas. Tal vez la principal diferencia entre los espíritus y los seres humanos era que los primeros afirmaban que cada uno de ellos era la expresión de «innumerables mentes» que trabajaban juntos por el bien común.

Aparentemente, también cada individuo es la expresión de las innumerables mentes de lo Creado. La diferencia entre nosotros y los seres espirituales es que, durante un breve período, nosotros estamos encerrados en la forma física para realizar determinadas experiencias que no serían posibles en la forma espiritual. Una vez terminada la experiencia, nos liberamos del vehículo... y volvemos a casa.

Como pocos de nosotros están convencidos de que existe esa casa a la que volver los guías trataban de ingeniarse para demostrar que la supervivencia es una realidad, de modo que con esta comprensión podamos cambiar el modo en que vivimos nuestra breve existencia. En la base de los esfuerzos de los guías parece darse la idea de que si nosotros supiéramos lo que nos espera, podríamos comenzar inmediatamente a cooperar juntos de forma más constructiva.

Pero ¿por qué trabajar juntos cuando todos parecen estar separados y mantener intereses distintos? Las «innumerables mentes» de los guías dijeron que, desde el momento en que somos partes singulares de una Única Mente, tendría sentido el que contribuyéramos al progreso del todo, del que cada uno de nosotros forma parte.


Por otra parte esta unidad última no impide la elección relacionada con la propia experiencia individual. Un punto muy interesante planteado durante los experimentos fue que cada mente individual tiene una total libertad de elegir en cuanto al contenido del mensaje enviado durante las sesiones. En consecuencia, el encuentro entre los numerosos seres humanos y las mentes de los desencarnados no era siempre controlable y previsible. 


Esto causó alguna dificultad a los seres humanos implicados. Por ejemplo, los científicos de la tierra pedían tal vez una explicación precisa en relación a algunos problemas científicos no resueltos, pero recibían por el contrario un mensaje sobre el amor y sobre Dios. Naturalmente, es una cuestión de perspectiva decidir cual de los dos es más importante. Los espíritus guías dijeron que ambos son importantes, de aquí la introducción y la promoción de la «ciencia espiritual».

Durante los experimentos de Scole tuvieron lugar muchos cambios. No sólo los fenómenos tuvieron un rápido desarrollo, hubo también sutiles cambios en la personalidad de muchos de los guías y de los ayudantes. Los miembros del grupo nos dijeron:


Con el tiempo llegamos a conocer y a querer a nuestros guías espirituales, hasta el punto de pensar en ellos como en una «gran familia». Al principio, algunos de ellos comunicaban de forma muy natural y sencilla. El humor y la propensión al juego contribuyeron a unirnos, creando una relación armoniosa y afectiva dentro del grupo. Pero con el paso de los meses, y a medida que se desarrollaban fenómenos maravillosos, observamos una serie de sutiles cambios en estos espíritus amigos. Comenzaron a hablar del trabajo en un plano distinto. Conservaban todavía una parte de aquellos rasgos de personalidad que también habíamos llegado a conocer, pero la impresión era que transmitían mensajes más espirituales.

Las personalidades que habían creado este «mundo en el mundo» eran los componentes del grupo de los espíritus. Personajes reales que no habían perdido su individualidad sólo por haber pasado a una forma espiritual. El trabajo desarrollado durante la experiencia de Scole trataba de demostrar que todos somos seres espirituales y que cada uno de nosotros sobrevive a la muerte física. Los fenómenos psíquicos son una forma de comunicación, una interacción o «comunión» entre nosotros —que estamos viviendo actualmente una existencia física en esta tierra— y las entidades supervivientes que han experimentado una vida semejante a la nuestra, pero que ahora tienen la ventaja de haber superado la transición que llamamos «muerte».

Un punto interesante sobre la personalidad fue planteado por un espíritu científico, que explicó cómo las entidades «a veces son reagrupadas juntas», según el concepto del alma de grupo. Con un conocimiento superior había menos apego a la personalidad individual, en cuanto que se producía una especie de proceso de fusión.

También los componentes del grupo de Scole cambiaron a medida que avanzaban los experimentos.


Adquirimos una mayor comprensión de los innumerables acontecimientos de los que fuimos testigos y que experimentamos. Nos agrada pensar que cada uno de nosotros se hizo más conocedor desde el punto de vista espiritual, y se hizo más tolerante en la relación con el prójimo.

Manu habló justamente de esto al grupo:


El trabajo con los espíritus guías os permitirá realizar la función a la que estáis destinados en este mundo. Estáis desarrollando la presencia, la personalidad y las energías de las entidades espirituales como parte de vuestro programa existencial individual. Sin embargo, se da el caso de que también cada entidad está experimentando al mismo tiempo vuestras presencias, personalidades y energías. Esto ayuda a cada entidad espiritual a realizar el propio crecimiento espiritual predestinado.


«Como podéis imaginar», comenta Robin, «estas eran reflexiones interesantes con las cuales reafirmarnos».

Parece por lo tanto que la ciencia espiritual no se ocupa sólo de pruebas científicas para defender la supervivencia, sino también de la formación del carácter y del desarrollo de un nuevo modo de pensar, de ser y de ver el mundo. Como explicaron dos miembros del grupo:


Con demasiada frecuencia nos olvidamos del motivo exacto por el que nos encontramos en nuestros grupos. No es sólo para obtener manifestaciones físicas, por muy maravillosas que puedan ser, sino también para abrir nuestros corazones y nuestras mentes a la verdad, haciéndonos conocedores de nuestro verdadero yo, para recordar que somos espíritus y acordarnos de que cada uno de nosotros tiene dentro de sí aquella pequeña chispa de divinidad que nos une y nos hace partícipes del gran todo. 


En las primeras fases de la experiencia de Scole, los guías trataron de muchos temas. Durante una sesión, «una ocasión especialmente feliz», Manu hizo algunos comentarios interesantes durante su acostumbrado discurso de introducción:


Todas las noches, en esos momentos que preceden al sueño, nos gustaría que todos vosotros trataseis mentalmente de estar unidos «a la Armonía Universal». Esto os permitirá encontraros como grupo durante el reposo nocturno, y continuar el trabajo mientras dormís. La realización de esta pequeña práctica os ayudará también en la meditación diaria.


Los miembros del grupo comenzaron esta práctica que en realidad ha resultado muy útil en su vida, hasta el punto de que la recomiendan siempre a aquellos que desean desarrollar la armonía del propio grupo y la espiritualidad individual.


Con ocasión de otra reunión del grupo, los fenómenos de la velada fueron en su mayoría de origen luminoso. Los guías crearon un objeto hecho de luz, «que se asemejaba a todos los efectos, a un obelisco o a un cono helado invertido». Ninguno del grupo tenía idea de lo que era, pero Joseph dijo que existían millones en el mundo espiritual y que crecían en los campos. En nuestro mundo no existían y en consecuencia no se les podía asignar ningún nombre.



textoalternativo
(Foto añadida por esta web. Cono de luz)


Sandra preguntó luego: «¿Será posible en el futuro magnetizar los cristales en el grupo de Scole y enviarlos a otros grupos experimentales para ayudarlos a «preparar sus fenómenos tangibles?».


«Esa podrá ser una posibilidad», asintió el comunicante. Continuó diciendo que la curación sería una parte consistente e importante del trabajo del grupo de Scole y de la New Spiritual Science Foundation. Y que al final «a los pacientes se les enviarían cristales magnetizados».


Cuando Manu hablaba al principio de cada sesión experimental, asumiendo el papel del primer comunicante, dirigía siempre alguna palabra sabia a los presentes. Continuaba ofreciendo indicaciones sobre el trabajo individual y de grupo, y trataba de explicar la función de las vibraciones que, al parecer, son de vital importancia para los grupos implicados en la tecnología espiritual basada en la energía:


Cada uno de vosotros vibra en el espacio. La misma silla sobre la que estáis sentados vibra y también la habitación. Todo es vibración y vuestra vibración está influida por vuestros pensamientos.

Tened cuidado con vuestros pensamientos y sentimientos cuando venís a desarrollar este trabajo. Decid a los que desean trabajar de este modo que dejen de lado los pensamientos y las preocupaciones cotidianas y participen en los grupos con una actitud mental clara y serena. Cuanto más en armonía estéis, más fácil será fusionar, equilibrar y sintonizar las energías para nuestro trabajo. Cada uno de vosotros es parte integrante de todo lo que existe y respira, una parte del planeta mismo. Cuando eleváis el conocimiento, eleváis a los demás, porque hay un vínculo espiritual que nos une a todos. Vuestro conocimiento puede conseguir e infundir esperanza para muchos.

Sabed que de esta manera se puede hacer mucho, cosas de las que nunca oiréis hablar, pero sabed que es así. Vuestros pensamientos amorosos y vuestras energías son utilizados sabiamente por aquellos espíritus que se fusionan con vosotros. Alimentad la visión, escuchad al corazón, y esforzaos en mantener en perfecto equilibrio mente y corazón.


Manu habló muchas veces del pensamiento positivo destacando que es esencial. El pensamiento es muy importante en esta y en otras dimensiones. Todo pensamiento es «una creación causal», una «cosa viva», que tiene un efecto tangible e intangible. Es por tanto fundamental que, en todo momento, todos nosotros «pensemos con atención». Explicó que nuestras mentes son parte integrante de la Única Mente Universal y todos nuestros pensamientos contribuyen al Todo más grande.


Además de la sabiduría espiritual de Manu, el grupo recibía con frecuencia aportaciones anónimas de otras entidades espirituales. Y las informaciones no por ello eran menos profundas. A veces estos comunicantes hablaban de uno de los temas más difíciles de afrontar por nuestra mente, a saber, el concepto de tiempo y espacio en las dimensiones espirituales.


Una vez preguntó el grupo a uno de los espíritus científicos si para él existía el tiempo. «No», respondió éste con énfasis.«Solamente existe el aquí y el ahora. Es el hombre el que ha inventado el tiempo tal como vosotros lo conocéis en vuestra existencia. Es una percepción del mundo terreno, de la mente consciente»


Dándose cuenta de que era un concepto difícil de comprender para el grupo, intervino otro espíritu con un segundo ejemplo. Explicó que durante una profunda meditación o una experiencia extra corpórea, el tiempo deja de existir. La persona implicada puede tener la impresión de haber estado ausente durante mucho tiempo, mientras el reloj puede marcar que la experiencia verdadera y propiamente dicha ha durado sólo algún minuto. En aquellos momentos en que el sujeto está mentalmente ausente, sus sensaciones y su experiencia en el punto álgido pueden ser comparadas a las que se viven en una dimensión espiritual.


De forma análoga, así como las personas espirituales pueden producir verdaderos y auténticos cambios en torno a sí utilizando el pensamiento, también durante la meditación es posible alcanzar una especial «inmovilidad» o «momento creativo», cuando se crea una alineación con la Fuente de la Creación. Este momento puede ser utilizado, entre otras cosas, para autocurarse. Los seres espirituales tienen una mayor conciencia de estar «alineados» constantemente, y utilizando esta sensación para ser creativos de muchas maneras.


Otra pregunta hecha por el grupo se refería a los procesos mentales de los seres espirituales. ¿Piensan como nosotros o de una manera totalmente distinta? Explicaron que los seres humanos piensan generalmente a través de esquemas y principalmente con un lenguaje concreto. Al pasar a la dimensión espiritual, y después de un período de adaptación y tal vez incluso de incertidumbre, deja uno de pensar de este modo. Todo cambia cuando los individuos evolucionan hacia un modo de pensar más «cooperativo». Este modo de pensar no es físico; es una «percepción» inconsciente.


Cuando se vive en un cuerpo físico, la mente inconsciente no tiene conocimiento del tiempo, pero alguien podría mantener que el tiempo continúa existiendo, desde el momento que continúa fluyendo en lo que se refiere a la mente consciente. La mente física está fuertemente programada, hasta tal punto que para la mayoría de nosotros es difícil incluso creer que existe verdaderamente un lugar donde es posible comprenderse recíprocamente de este modo. Aunque fue difícil para ellos describir lo que aparentemente era indescriptible, los espíritus guías de Scole hicieron lo mejor que pudieron para ayudar al grupo a conseguir una mayor comprensión de su mundo.


El Doctor Hans Schaer hizo a los guías una serie de preguntas sobre el mundo espiritual cuando el grupo de Scole celebró sesiones en su casa de campo de Ibiza.


«¿Qué sucede cuando morimos? ¿Nos reunimos con nuestros seres queridos? ¿Hay casas o algo comparable a lo que tenemos aquí en la tierra?».


Hablando en general, la mayor parte de las personas se enfrentan a una fase de adaptación, a un momento de confusión. ¿Qué me ha sucedido? Cuando llega ese momento, se encuentra en un ambiente familiar o confortable. Está confortado por los propios seres queridos, si es eso lo que desea.


Este es un mundo sumamente real para aquéllos que te esperan. Hay flores y campos, etcétera. No somos capaces de hacer justicia con las palabras solamente. Es un mundo de belleza en el que se puede vivir durante muchos, muchos años terrestres. ¡El tiempo no es una realidad, por lo mismo no hay prisa!


Vuestros seres queridos pueden ser muy felices en esta existencia pero si, por ejemplo, morís con una comprensión más elevada, entonces es posible ayudarlos y podéis explorar juntos otros niveles de existencia y avanzar. Depende mucho de vuestras exigencias, del tipo de vida que habéis llevado y de vuestro Yo espiritual.


«¿Es posible encontrar a otros que se encuentran en un nivel superior?».


Sí, es posible. Frecuentemente podemos encontrarnos con un maestro. Hay muchas reuniones en torno a grandes maestros. Puede uno ser llevado hasta aquél nivel y allí se absorbe el conocimiento, más que escuchando, estando sólo en su presencia.


«En el mundo espiritual ¿hay alguien que diga a los otros qué hacer?».


No, pero puede uno ser guiado y aconsejado.


«¿Cada uno de nosotros tiene una tarea concreta que realizar en esta vida?».


No exactamente. Habéis decidido trasladaros a la tierra para la experiencia. Son muy pocos los que llegan a la tierra para desarrollar una tarea concreta; la mayor parte está en ella para crecer espiritualmente a través de la experiencia de la vida.


En vuestra vida se repite un esquema y os sorprendéis diciendo: «Oh, todavía no», entonces debéis analizar lo que está sucediendo e investigar cuál es la lección de aquél esquema. Cuando los individuos comienzan una búsqueda espiritual y tienen un despertar espiritual, entonces observan que se están desarrollando lentamente como personas y que sus normales esquemas de pensamiento están cambiando mientras siguen su propio recorrido espiritual.


Desgraciadamente gran parte del género humano no evoluciona bien espiritualmente. No es muy consciente. Pero a la tierra están llegando algunas energías que contribuirán a cambiar todo esto. Los que son conscientes serán de gran ayuda para que esta energía pueda ser utilizada para el bien de la humanidad. Cuando el hombre se haga espiritualmente consciente, entonces se dará cuenta de que su existencia en la tierra es mucho más compleja de lo que parece.


«¿Hay fuerzas adversas que contrarrestan esta energía tan positiva?».


No. Es el hombre, en su ignorancia, el que causa los problemas. Si el hombre vive su vida sin aspirar a un conocimiento espiritual, vive en la ignorancia. La ignorancia alimenta la negatividad y los pensamientos negativos crean una fuerza adversa, lo mismo que el pensamiento positivo crea una fuerza positiva, por tanto debemos trabajar sobre las fuerzas negativas. Pero no sobre aquéllas que está fuera del hombre sino las que se encuentran dentro de él.


«¿Cómo pasan el tiempo los seres espirituales? ¿Tienen tareas y deberes?».


Sí, todos tenemos algo que hacer. Pero no caigáis en la trampa de pensar que disponemos de mucho tiempo. El tiempo no existe, como sabéis. Todos hacen algo, pero no en un sentido físico. No se puede trabajar, en el sentido literal de la palabra.


Es un mundo mental más que físico. Pero el modo de comportarnos entre nosotros, es mucho más real respecto a lo de la vida en la tierra, no es indefinido o vago. Es mucho más real de lo que podéis imaginar.


«¿Podéis tocar?». [El doctor Schaer es un apasionado de la música de jazz]


Sí, pero no como sucede en vuestro mundo físico, con la agitación mental y el ejercicio continuo; aquí, en un momento es posible expresarse uno mismo musicalmente con alegría y profundidad. Se puede también trabajar con los demás. Alguien dice: «Prueba de esta manera», y descubres que es mucho más fácil de lo que pensabas. No hay limitaciones sobre la música, como las que se pueden tener en un mundo físico. Se tiene una total libertad para expresar el propio verdadero Yo con la música.


«¿Existen los archivos akásicos y podemos acceder a ellos?».


Es lícito afirmar que muchas informaciones se encuentran recogidas en otros reinos y esferas. Pero una vez más, tal vez no tantas como os inclináis a pensar. Algunos archivos son accesibles a seres superiores. Hay también alguno en la tierra que sostiene que se puede acceder, pero no sé si es verdad.


«¿Se nos da la posibilidad de evolucionar espiritualmente cuando se entra en el mundo espiritual?».


Sí, aunque «posibilidad» es un término inadecuado. El fin general es que cada alma adquiera el conocimiento espiritual y continúe ella sola hacia la luz. Se pueden elegir muchos modos para ser ayudados a lograr esta meta.


Recordad que, incluso en vuestro estado actual sois espíritus; es una realidad que sois huéspedes en un cuerpo, por tanto es importante que, durante la existencia en el cuerpo físico, utilicéis la experiencia para crecer espiritualmente.


«Tenéis que reducir vuestro nivel de vibración natural para entrar en contacto con nosotros. ¿Es posible para nosotros elevar el nuestro para el mismo fin?».


Sí. Y obrando así, sucede que la conciencia de las personas aumenta y se dilata. Algunas condiciones, que pueden realizarse durante el sueño, lo hacen posible, pero requiere una cierta preparación y mucha disciplina.

Hay también columnas de energía en el mundo que alcanzan desde la tierra los reinos espirituales. Pueden ayudar a vuestro conocimiento personal a comunicar con nuestro mundo.


Conservad la espiritualidad en vuestro estado natural, de modo que cuando os convirtáis en espíritus sea como volver a casa. Este es nuestro modo de entender, pero «amor» es la palabra especial que lo hace posible todo.


En relación a los «estados vibracionales», los guías explicaron que también la palabra «vibración» es imprecisa, aunque es la más cercana a la verdad que tenemos. Hay también «frecuencias ultra-altas» tan elevadas que no se pueden oír ni ver, y actualmente el hombre no es capaz todavía de valorarlas. A medida que el hombre incremente sus propios conocimientos, será posible desarrollar instrumentos idóneos para medir estas vibraciones, echando así una mirada furtiva sobre otros mundos, pero las informaciones así obtenidas permanecerán sin embargo limitadas. Los guías dijeron que el proceso completo deberá implicar a la física, la bioquímica, la electrónica, la electromagnética y otras disciplinas muy técnicas. Pero esta eventualidad es todavía muy lejana. Ante todo, debemos abrir nuestro corazón y nuestra mente a la ciencia espiritual.


Al parecer, la tierra es irradiada actualmente por una energía muy especial, y esto forma parte del proyecto divino de hacer al hombre más consciente desde el punto de vista espiritual. La finalidad última es ayudarnos a mejorar este mundo físico.


Durante una sesión experimental, en febrero de 1996, Manu habló de las esperanzas de los espíritus guías. Dijo que querían llevar a todos los hombres a una mayor comprensión de quiénes son y qué son en realidad —sus aspectos físicos, mentales y sobre todo espirituales—. Los guías querían mostrarnos que dentro de nosotros contamos con una fuerza creativa, la cual, si se utiliza sabiamente, puede transformar no sólo nuestra vida, sino también el mundo que nos rodea.


Dos semanas después, al principio de la primera de las dos sesiones especiales del grupo, organizadas para recibir informaciones que se incluirían en la Guía de base, Manu continuó hablando de este tema:


¡Esta es realmente una ocasión especial! Porque espero que os deis cuenta, como nos damos cuenta nosotros, de la fuerza de nuestras palabras que llegarán a muchas almas en innumerables partes del mundo. Todos los que desean trabajar con el espíritu de esta forma innovadora, que miran a vosotros para ser guiados, recibirán estas palabras. Tal vez no inmediatamente, pero sí con el tiempo. Y vosotros os volvéis hacia nosotros para recibir estas palabras. ¡Qué maravilloso grupo formamos! Uno no puede hacer menos que el otro. Valoramos lo que hacéis, lo mismo que vosotros apreciáis nuestra conducta, y así debe ser, una cooperación de mundos, el uno con el otro, para la realización recíproca, para la sabiduría recíproca y para el recíproco desarrollo del conocimiento.


Como sabéis, deseamos desarrollar el pensamiento de los hombres sobre este tema. Por tanto deseamos que las palabras que se os transmiten sirvan para iluminar y ayudar a los demás. No podemos dictar palabra por palabra, por tanto habrá momentos en que tendréis que utilizar también vuestra mente para hacer de modo que el lenguaje sea comprensible. Pero os daremos las partes importantes, las partes que deben ser incluidas para ofrecer un cuadro completo de lo que debe suceder con el fin de que los resultados que la gente está buscando puedan ser logrados.


No me alargaré demasiado, porque esta tarde tendré que crear una atmósfera especial con la energía, una atmósfera especial donde las palabras fluyan libremente. Estas palabras estarán llenas de sabiduría y se apoyarán en una profunda reflexión. Porque sé que en mi mundo hay seres que se están comprometiendo muchísimo en esto y desean que todo vaya bien, lo mismo que vosotros lo deseáis.


La segunda y última sesión especial para la preparación de la Guía tuvo lugar poco después de la primera. Una vez más, Manu preparó el ambiente para los demás comunicantes: «"Sabéis que en la portada de un sagrado y antiguo templo se leía la siguiente inscripción: "Conócete a ti mismo". Esto, naturalmente, no se refiere al yo físico, sino al verdadero yo, el yo espiritual. Y es justamente este aspecto el que queremos que los demás descubran dentro de sí, y nosotros les ayudaremos. Les ayudaremos a conocer verdaderamente que son seres espirituales, seres luminosos dentro de un cuerpo...».


En otra sesión, tenida en presencia de algunos ilustres científicos, los comentarios de Manu fueron igualmente profundos:


Muchas personas os dirán que estáis perdiendo vuestro tiempo en estas experiencias. Sabed claramente que habrá personas que dirán estas cosas. En sí, puede parecer poca cosa el hecho de estar sentados aquí observando lo que hacemos y oyendo nuestras palabras, pero esto, junto con las energías que están llegando a la tierra, dará lugar a un gran despertar. Lo que hacemos forma parte de este proyecto.


Hay energías cósmicas palpitantes que irradian continuamente sobre la Tierra. Todo se mueve, no hay nada estático. En esta fase de su evolución, el hombre está listo para recibir estas energías que le darán aquello de lo que tiene sed. Por esto le daremos la lluvia refrescante del conocimiento, que pueda beber de estas aguas, que pueda conocer su yo espiritual... porque sólo de este modo el hombre cambiará.


No es posible encontrar al hombre en un plano físico y mental, y hacer así que comprenda, pero cuando nos dirigimos a él en un plano espiritual, es completamente distinto. Ante todo, tenemos que alcanzar el aspecto más elevado del hombre, después penetrar en su vida cotidiana y en las opciones que realiza. Sólo de este modo llegará el cambio.

Durante otra sesión, Manu ofreció al grupo un tema sobre el que reflexionar en relación a los cambios que se están produciendo actualmente en la Tierra y al papel que ellos, como individuos, podrían tener en estos cambios. Habló del hecho de que estaban destinados a vivir en este tiempo, llevando consigo las energías de los tiempos antiguos, y de qué modo esta energía forma un círculo completo —energía que viene sobre la Tierra y energía que vuelve hacia atrás—. De forma análoga, los cristales eran utilizados para recoger energía lista para ser despertada por iniciados que volverían a su debido tiempo. Este tiempo había llegado.


En una sesión posterior, Manu amplió el discurso de los sonidos y de las vibraciones de la Tierra:


La última vez os hablé de muchos lugares subterráneos, y es bueno que estéis al corriente de esto, porque algunas personas se interesan por las vibraciones sonoras producidas por la Tierra. Muchos buscarán estos lugares antiguos y harán (como vosotros) grabaciones.


Es como si hubiera una música para los habitantes de la Tierra, que procede de las profundidades de la Tierra misma. Son estas vibraciones las que ayudarán a desarrollar nuestra misión que es la de llevar a la humanidad a un mayor conocimiento, a una conciencia unificada que la llevará cada vez más arriba en su perspectiva de la vida.


En esta fase de la evolución del hombre, es el corazón el centro sobre el que se está trabajando. Es la era en que os encontráis, la que provoca la activación del centro del corazón. Esto sucede a los individuos, estén o no trabajando en este aspecto. Los que están trabajando conscientemente en estas cuestiones espirituales, como los grupos similares al vuestro, pueden ayudar a los demás que todavía no son conscientes. Vosotros mismos contribuiréis a este despertar del conocimiento.


Ya hemos hablado de las personas que vienen aquí con mente y corazón equilibrados. La mente —el entendimiento— no es suficiente. El corazón debe participar al unísono con la mente. Si los individuos trabajan con el corazón y están abiertos a todo el amor que les está reservado, entonces, desde su punto de vista, todo se hace con amor, y se darán cuenta de que no pueden hacer mal a nadie. Por eso es tan importante este centro en la era actual.


Al final de vuestras sesiones experimentales, cuando comenzáis el ejercicio de curación, vosotros y otros grupos os abrís a este poder del amor que fluye. Pensando en los individuos que viven en esta Tierra y en la Tierra misma, contribuiréis a activar estas antiguas vibraciones que está confluyendo en este momento. Es el momento justo para que esto suceda.


La señora Bradshaw añadió otra cosa a este tema:


He encontrado interesante que Robin haya hablado del sonido y de cómo los egipcios tenían un gran conocimiento de los sonidos. Se servían de los sonidos para curar, pero sabían también cómo relacionar las vibraciones sonoras con el arte de la construcción. Una cosa que se ha perdido completamente en el curso de los siglos, hasta tal punto que, en el conjunto, ha desaparecido de la conciencia del hombre. Tal vez no del todo —debe estar grabada por alguna parte en las profundidades de la mente, pero no está en primer plano como debería estar en este momento—.


Vosotros mismos reconocéis la relación entre vibraciones sonoras y destrucción. Todos nosotros sabemos lo que sucede cuando un cantante lírico da una nota con una determinada vibración. El vaso se hace añicos, ¿no es así? Pues bien, ¡recordad que lo mismo sucedió con los muros de Jericó! Fue emitida exactamente la vibración justa y se siguió la destrucción. Pero lo que se ha olvidado mayormente es la utilización del sonido en el arte de la construcción. Los hombres asocian el sonido con la parte destructiva y comprenden bastante bien el modo en que sucede. Lo que se ha perdido ha sido el conocimiento de la fusión, pero creo que pronto madurará de nuevo este conocimiento, lo mismo que otras cosas...

En efecto, sé de alguien que ya está trabajando en ello en este momento. Como sabéis, me gusta dar vueltas y ver lo que sucede en el mundo moderno. Alguno está, con seguridad, trabajando sobre este aspecto. Un científico. No sé el nombre, y no es importante, pero seguro que este concepto está penetrando en su conciencia. Por una influencia externa, comprended. Este conocimiento volverá a florecer.


Manu recordaba constantemente al grupo lo importante que era mantener una mente abierta. Explicó que el grupo no habría sido contactado si sus miembros no hubieran estado abiertos, en primer lugar a las experiencias. Parte de su objetivo consistía en mostrar a las personas la importancia de abrir el corazón y la mente a la posibilidad de todo tipo de comunicaciones por parte de muchos tipos de comunicantes, llevando consigo el poder del amor, y entonces sus vidas se verían realmente enriquecidas. El motivo por el que estos acontecimientos se realizaban en esta época se encontraba en el hecho de que los hombres estaban buscando respuestas más allá de cuanto se les había ofrecido en nuestro mundo.


El grupo hizo este comentario:


Lo que hemos comprendido de las palabras de Manu es que la humanidad está enviando desde hace tiempo, consciente o inconscientemente, una petición de ayuda para nuestro mundo, y que muchos seres amorosos han escuchado nuestra oración. Ellos están acudiendo en respuesta a nuestra petición, para ayudarnos de todas las formas posibles. Parece que las innumerables dimensiones están unidas entre sí por el hilo común del amor. Este amor transciende todas las cosas. ¡Qué maravillosa idea es ésta!




PortadaPreProAgraIntroC1C2C3C4C5C6C7C8C9C10C11, Post, Posd, A1, A2, A3, A4, A5, A6, A7, A8A9A10A11A12A13A14, Ult, Fotos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario