"Es necesario liberarse de la fundamental incapacidad humana que constituye el egoísmo materialista."
Aldous Huxley

AVISO IMPORTANTE SOBRE LA DESCARGA DE LIBROS DE CONTENIDO ESPÍRITA GRATIS

Ponemos en conocimiento de todos nuestros amables lectores que pueden descargar gratuitamente libros de contenido doctrinario, como las obras fundamentales de la Codificación Kardeciana y de otros destacados autores del pensamiento filosófico espírita en los siguientes enlaces:
www.andaluciaespiritista.es
http://www.progresoespiritismo.org/
Y para conocer de eventos y noticias de actualidad en el ámbito espírita recomendamos América Espírita Newsletter de la CEPA, en le siguiente enlace:
http://americaespirita.blogspot.com/
Saludos.

EL POR QUÉ DE UN NUEVO BLOG

Después de abrir y mantener actualizados los blogs: CULTURA Y DIVULGACIÓN ESPÍRITAS y CENTRO VIRTUAL DE ESTUDIOS

ESPIRITISTAS Y AFINES, para la formación doctrinaria dentro de los postulados eminentemente racionalistas y laicos de la filosofía espírita codificada por el Maestro Allan Kardec que exhibe la Confederación Espírita Panamericana, a la cual nos adherimos, creímos conveniente abrir un nuevo Blog de un formato más ágil y que mostrase artículos de opinión de lectura rápida, sin perder por ello consistencia, así como noticias y eventos en el ámbito espírita promovidos por la CEPA, a modo de actualizar al lector.
Esa ha sido la razón que nos mueve y otra vez nos embarcamos en un nuevo viaje en el cual esperamos contar con la benevolencia de nuestros pacientes y amables lectores y vernos favorecidos con su interés por seguirnos en la lectura.
Reciban todos vosotros un fraternal abrazo.
René Dayre Abella y Norberto Prieto
Centro Virtual de Estudios Espiritistas y Afines "Manuel S. Porteiro".



lunes, 14 de octubre de 2013

LÉON DENIS:
SUS EXPERIMENTOS Y SUS ESCRITOS

LE JOURNAL SPIRITE N° 93 JUILLET 2013


EL EXPERIMENTADOR AUDAZ
Los numerosos escritos de Léon Denis contribuyen a su
reputación de intelectual de alto vuelo. No hay que olvidar
que él fue también un gran practicante, muy apegado a
la experimentación concreta de todos los fenómenos
espíritas. Después de su adhesión al primer grupo
espírita de Tours, en 1862, fundó rápidamente, su propio
grupo cuyos comienzos fueron difíciles. Ninguno de sus
miembros estaba verdaderamente formado; había entre
ellos algunos casos de obsesión causada por entidades
malévolas, a las que les costó trabajo desalentar. Sin
embargo, él insiste, pero no dispone inmediatamente de
médiums experimentados. La guerra de 1870 dispersa a
sus miembros.
En el ejército conoce a un médium, el capitán Harmant,
que realiza con él una sesión en una casa encantada;
pero deben huir precipitadamente, ante el lanzamiento
de objetos cada vez más amenazantes. Siguen otras
sesiones, con manifestaciones más tranquilas, por
ejemplo del espíritu Lamennais (escritor cristiano
nacido en 1782 y fallecido en 1854) que le predice la paz
próxima. De regreso en Tours, encuentra médiums más
experimentados provenientes de París, entre ellos un
muy buen médium de incorporación. Recordemos que
esa clase de médium es capaz de prestar su cuerpo a un
espíritu del más allá, que lo utiliza como nueva envoltura
terrenal temporal que le permite un perfecto contacto
con las personas presentes. Posteriormente vendrán
otros médiums con múltiples talentos; y nunca más
interrumpirá la experimentación espírita, en diversos
grupos, entre ellos el grupo del Cygne, por el nombre de
la calle del local, y obtendrá manifestaciones cada vez
más convincentes.
A partir de 1890, se beneficia de la competencia de
la Sra. Forget, cuyas cualidades mediúmnicas son
extraordinarias. Ella se convierte en une amiga muy
cercana y un apoyo después de la muerte de su madre,
hasta su propio deceso en 1917. Él forma a todos
los miembros de sus sucesivos grupos, a los cuales
enseña las reglas del trabajo espírita, especialmente
la amplitud de miras, el espíritu crítico, el control de los
fenómenos y las precauciones contra los fraudes. Rastrea
escrupulosamente todos los mensajes recibidos que
constituyen una documentación muy importante: siete
volúmenes en total para el grupo de Rempart, el más
importante que va a dirigir en Tours. En sus diversos
grupos congrega la acción de tres a cinco médiums muy
complementarios. Él mismo es magnetizador, capaz de
dormir a los médiums y prodigarles cuidados. También se
le descubren facultades de médium. Obtiene videncias,
numerosas escrituras, así como fenómenos espontáneos
del más allá tales como apariciones. Revive con
frecuencia períodos agitados de sus vidas pasadas. Sabe,
por ejemplo, que fue monje en la Gran Cartuja, lo que
explica bastante bien su vida ascética en Tours, dedicada
al trabajo y al servicio de Dios, esta vez por el espiritismo.
Respondiendo al ruego del más allá, decide orientarse
resueltamente hacia el apoyo a la causa espírita. Por sus
propias experiencias ha reforzado su certeza absoluta
en la realidad de las comunicaciones entre los vivos y
los muertos. Con el tiempo, las entidades recibidas se
diversifican considerablemente, desde Sophie, la antigua
verdulera de Amiens, con su dialecto picardo, hasta
entidades más familiares, tales como la que llamarán
“Saurora”, la gran hermana a los consejos prudentes, “el
espíritu Azul”, así como innumerables filósofos, religiosos,
etc., que no cesan de aportarle apoyo, aliento y consejos.
Su guía, Jerónimo de Praga, discípulo de Jean Huss,
quemado en la hoguera en el siglo XV, como el propio
Jean Huss, por ser opuesto a la Iglesia y su práctica de
las indulgencias a cambio de dinero, se le manifiesta
primero el 2 de noviembre de 1882, por mesa giratoria,
luego por escritura e incorporación. He aquí su primer
mensaje: “Dios es bueno, que su bendición se derrame sobre
vosotros como un rocío benéfico, pues los consuelos celestes
sólo son prodigados a los que han buscado la justicia. Luché
en la arena terrestre, pero la lucha era desigual. Sucumbí,
pero de mi polvo, se han levantado valientes defensores…
Todos ellos son mis hijos bien amados”. Es el turno de Léon
Denis de luchar en la arena terrestre; los representantes
del más allá lo designan claramente como su protegido
y le asistirán constantemente. En cada etapa difícil, recibe
informaciones útiles, consejos y aliento. Allan Kardec se
manifiesta con frecuencia, junto a Jerónimo de Praga,
pero numerosas personalidades del pasado también,
tales como Juana de Arco que, antes que nada, certifica
sus dones de médium, inspirada en su tiempo por el más
allá. Aun en los períodos más sombríos, especialmente
durante la Gran Guerra de 1914, Léon Denis continúa
comunicándose con el más allá, en el seno de un grupo
espírita. En los momentos más sombríos es confirmado
en su visión optimista de la salida del conflicto, y después
del armisticio editará los mensajes recibidos bajo el título:
El Mundo Invisible y la Guerra.
Cuando los acontecimientos son hostiles, los Espíritus
saben echar una mano. A la muerte de la Sra. Forget,
Léon Denis se encuentra algún tiempo sin médium.
Milagrosamente, en 1918, dos jóvenes médiums de
París deciden establecerse en Tours y le ofrecen sus
servicios. La Sra. Forget viene para revelar en sesión
espírita que había intervenido ante ellas, para enviarlas
en socorro de su viejo amigo. Hasta su muerte, Léon
Denis seguirá siendo pues un experimentador sin por,
en contacto permanente con el mundo de los Espíritus.
Es particularmente competente para codificar las reglas
del ejercicio de la sesión espírita (en 1922 publica un
opúsculo Espíritus y médiums) también dentro de la línea
definida por Allan Kardec. Insiste muy particularmente
en la motivación del grupo espírita, así como en la alta
conciencia que deben tener los médiums sobre su don.
Dispone pues de material donde elegir para escribir, lo
que hará hasta el final.
EL AUTOR ESPÍRITA
Después de la Muerte, la primera obra de Léon Denis,
es publicada en 1890 y logra inmediatamente un
considerable éxito. El autor recoge allí las tesis espíritas de
Allan Kardec en su propio estilo y en su argumentación
ya muy vuelta hacia la moral, la del mejoramiento
constante de una humanidad que lucha en sucesivas
reencarnaciones en un mundo aún muy atrasado. En
trescientas páginas apunta a la vulgarización de las
ideas espíritas. En la dirección de las conferencias y los
temas que le son caros, seguirán luego Cristianismo y
Espiritismo (1898), En lo invisible (1903), El Problema del Ser
y del Destino (1905), Juana de Arco Médium (1910), El Gran
Enigma (1911), El Más Allá y la Supervivencia del Ser (1912,
El Mundo Invisible y la Guerra (1919), y finalmente El Genio
Celta y el Mundo Invisible, comenzado a pedido del propio
Allan Kardec y terminado un mes antes de su muerte en
1927. Añadamos a esta lista de las obras principales, los
numerosos folletos y opúsculos de defensa tales como
Respuesta de un viejo espírita a un doctor en letras de Lyon y
los innumerables artículos de revistas, todos en un estilo
muy puro, claro y fácil de leer.
Una vida intensa se desprende de cada una de sus obras.
Ahora bien, muchas de ellas son obras dictadas a su
secretaria, a partir de su inmensa erudición. A causa de
su creciente ceguera, debe componer en su cabeza cada
capítulo, cada página, sin perder de vista el progreso de
la argumentación. Claire Baumard, su segunda y última
secretaria, dará testimonio de su admiración por el que
llama “el Maestro” en un libro lleno de emoción: Léon
Denis íntimo, prologado por Sir Arthur Conan Doyle: “Doy
gracias a Dios por haber orientado mi destino hacia Léon
Denis. Haber vivido cerca de esta alma noble y elevada,
cerca de este pensador que siempre puso en armonía su vida
y sus ideas… Eso ha sido para mí una fuente de aliento, de
apoyo moral, de alegría y de sosiego espiritual”.
¿Cuáles son los temas caros a Léon Denis?
Se trata de un escritor que trata de compartir su
profunda fe, una fe según la cual la muerte no existe para
el espíritu humano, llamado a crecer según las leyes de
la reencarnación; una fe en Dios, pero no en la Iglesia
que deforma el mensaje de amor transmitido por Jesús.
Léon Denis afirma su certeza de que el espiritismo se
vive y se demuestra a partir de los múltiples fenómenos
destinados a llamar nuestra atención. Preconiza la
aceptación de una vida en un mundo muy imperfecto
donde dolores y pruebas forjan el progreso de cada
espíritu. Expresa su reconocimiento de la modernidad
de las ideas del mundo celta, que ya había comprendido
el sentido del destino humano. Expresa igualmente la
alegría desbordante de un hombre que ha comprendido
ese mismo destino y se maravilla ante la hermosura del
Universo que quiere compartir.
Aun si de vez en cuando su estilo parece un tanto en
desuso, Léon Denis aún es editado y siempre muy leído.

No hay comentarios:

Publicar un comentario