"Es necesario liberarse de la fundamental incapacidad humana que constituye el egoísmo materialista."
Aldous Huxley

AVISO IMPORTANTE SOBRE LA DESCARGA DE LIBROS DE CONTENIDO ESPÍRITA GRATIS

Ponemos en conocimiento de todos nuestros amables lectores que pueden descargar gratuitamente libros de contenido doctrinario, como las obras fundamentales de la Codificación Kardeciana y de otros destacados autores del pensamiento filosófico espírita en los siguientes enlaces:
www.andaluciaespiritista.es
http://www.progresoespiritismo.org/
Y para conocer de eventos y noticias de actualidad en el ámbito espírita recomendamos América Espírita Newsletter de la CEPA, en le siguiente enlace:
http://americaespirita.blogspot.com/
Saludos.

EL POR QUÉ DE UN NUEVO BLOG

Después de abrir y mantener actualizados los blogs: CULTURA Y DIVULGACIÓN ESPÍRITAS y CENTRO VIRTUAL DE ESTUDIOS

ESPIRITISTAS Y AFINES, para la formación doctrinaria dentro de los postulados eminentemente racionalistas y laicos de la filosofía espírita codificada por el Maestro Allan Kardec que exhibe la Confederación Espírita Panamericana, a la cual nos adherimos, creímos conveniente abrir un nuevo Blog de un formato más ágil y que mostrase artículos de opinión de lectura rápida, sin perder por ello consistencia, así como noticias y eventos en el ámbito espírita promovidos por la CEPA, a modo de actualizar al lector.
Esa ha sido la razón que nos mueve y otra vez nos embarcamos en un nuevo viaje en el cual esperamos contar con la benevolencia de nuestros pacientes y amables lectores y vernos favorecidos con su interés por seguirnos en la lectura.
Reciban todos vosotros un fraternal abrazo.
René Dayre Abella y Norberto Prieto
Centro Virtual de Estudios Espiritistas y Afines "Manuel S. Porteiro".



martes, 21 de enero de 2014




EL CASO NINA KULAGINA
por
VA L É R I E P I E R R O T

LE JOURNAL SPIRITE N° 95 janvier 2014


Uno de los sujetos más célebres en macro-PK fue una
dama rusa, conocida con el nombre de Nina Kulagina
alias Ninel Sergeyevna Kulagina o Nelya Mikhailova
(1926-1990).
Ella da testimonio así del descubrimiento de su potencial:
“Hace algunos años no sabía que era capaz de hacer
mover un objeto a distancia. Fue un día en que estaba
trastornada y muy disgustada. Me adelanté hacia un
aparador que había en mi apartamento cuando, súbitamente,
una garrafa, que estaba colocada en el mueble,
se dirigió hacia el borde del estante, cayó y se rompió en
mil pedazos. Después de eso, comenzó a producirse toda
clase de cambios en mi apartamento. Los objetos parecían
ser atraídos hacia mí de alguna manera, como si se
hubieran convertido en seres animados”.
Fue estudiada sobre todo por científicos de la ex-Unión
Soviética. Desde 1967, Edouard Naumov trató de
profundizar la naturaleza física de la telequinesia de
Nina Kulagina, luego fueron Vassiliev, Rejdak, Zverev,
Sergeyev, etc. Los rusos afirmaban que ella había sido
observada por cuarenta científicos entre ellos dos
ganadores del premio Nobel. Los científicos comunistas,
que no eran para nada propensos a adoptar
una visión espiritualista del mundo, estimaron que
habían encontrado una nueva fuerza en la naturaleza.
Comprobaron que esta mujer podía ejercer una
influencia psicoquinética (telequinética) sobre objetos
estáticos, hacerlos mover a distancia y a voluntad,
desplazar mentalmente una amplia gama de objetos
no magnéticos, incluidos fósforos, trozos de pan,
cigarrillos, un tubo de puros, un salero, etc. “Basta,
por ejemplo, que ella pase suavemente la mano sobre
un montón de fósforos para que éstos se reúnan y se
deslicen por encima de la mesa. En la misma forma
ha desplazado igualmente una ensaladera colocada
entre los platos, sin que éstos se movieran. También ha
llegado a hacer mover simultáneamente cinco cigarrillos
dispuestos verticalmente debajo de un gran cubo de
plexiglás, y por tanto manualmente inaccesibles.
Por supuesto, se buscaron hilos invisibles, se radiografió a
Nelya y se la sometió a aparatos de detección ultra-sensibles
para descubrir si existía un ‘truco’ genial que,
hábilmente disimulado, le habría permitido realizar sus
proezas, pero fue en vano”. (Robert Tocquet)
Ella ha demostrado igualmente que por su sola dirección
mental, podía desplazar objetos a través de la
mesa, mover las agujas de la brújula, y hacer que un
montón de fósforos estallara hacia el exterior. “Creo
que las vibraciones de los campos de fuerza que rodean
el cuerpo de Mikhailova actúan como ondas magnéticas.
En el momento en que estas vibraciones, o estas ondas,
se manifiestan, obligan al objeto que toca la mirada de
Mikhailova, aunque no sea magnético, a comportarse
como si estuviera magnetizado. Es por eso que el objeto
en cuestión es atraído, ya sea hacia ella, ya sea rechazado”.
(Sergeyev)
“La demostración más extraordinaria confirmó sus
poderes sin discusión posible. En una ensaladera de
vidrio se puso agua salada en la que se cascó con precaución
un huevo y se pidió a Nelya, situada a 1,80 m. de la
ensaladera, que separara la clara de la yema sin ninguna
intervención manual. Lo cual hizo luego de esfuerzos
y un agotamiento que se tradujo en una perturbación
de todos sus circuitos eléctricos cerebrales. Después
de lo cual, reunió de nuevo la yema y la clara”. (Robert
Tocquet)
Demostró luego que, por PK, podía hacer latir más
rápido y luego lentamente el corazón de una rana
hasta detenerlo.
Para asegurarse de que no intervenían impulsos electromagnéticos
externos, ella fue colocada en el interior
de una jaula de metal, y demostró su capacidad
para extraer un fósforo marcado de entre un montón
de palitos, todos bajo una cúpula de vidrio.
Otro test fue realizado por los doctores Rejdak, Zverev,
Sergeyev y Blazek. Un tazón de vidrio fue llenado de
humo, luego volteado y colocado sobre una mesa
delante de Nina. A distancia y a través el vidrio, ella
cortó en dos la nube de humo como si se tratara de
una materia sólida.
Wilfried Chettéoui decía haber descubierto un sujeto
PK que había logrado a distancia señales idénticas a
las emisiones acústicas que producen ciertas dislocaciones
de estructuras atómicas.
Durante la guerra fría, Nina apareció en películas
mudas en blanco y negro donde desplazaba objetos
sobre una mesa ubicada frente a ella, sin tocarlos. Estas
películas, controladas por las autoridades soviéticas,
han provocado el entusiasmo de numerosos investigadores
psíquicos a través el mundo. Algunos han visto
allí una clara prueba de la existencia de los fenómenos
psíquicos. Por supuesto, ella tropezó con las críticas
y se plegó a las exigencias de los investigadores para
responder a la cuestión del fraude. Fue estudiada por
varios comités e individuos procedentes de institutos
científicos y médicos imparciales.
Desde 1968, varios grupos de investigadores occidentales
la probaron en circunstancias diferentes y sus
informes confirmaron la autenticidad de sus capacidades
de psicoquinesia. Algunos parapsicólogos
norteamericanos también pudieron efectuar algunos
experimentos con ella.
Otros efectos provocados por Nina Kulagina fueron
observados:
• Efectos térmicos: cuando apretaba su antebrazo
sobre la muñeca de una persona, producía una sensación
de calor intolerable que no podía ser soportada
sino por dos o tres minutos y que dejaba marcas rojas
más o menos importantes.
• Efectos sobre papel fotográfico: después de haber
visto letras, imágenes o una silueta, éstas aparecían
sobre una película fotográfica.
• Identificación del color de un objeto: ella podía
indicar el color de los objetos apenas tocándolos, sin
verlos.
También fueron observados efectos sobre ella: el Dr.
Genady Sergeyev, fisiólogo que trabaja en un laboratorio
militar de Leningrado, dirigió estudios muy
profundos y puso a punto un dispositivo que permitía
registrar los campos biológicos (electrostáticos y
magnéticos) alrededor del cuerpo de Nina Kulagina
a una distancia de alrededor de un metro del cuerpo,
sin ningún contacto directo, así como los potenciales
eléctricos de su cerebro. Estos estudios revelaron una
inusual actividad eléctrica. Durante la PK, se observaba
una tensión arterial excepcionalmente fuerte, incluso
peligrosamente elevada así como una aceleración de
los latidos cardiacos hasta 200, 240 latidos por minuto.
Se notaba que utilizaba una gran cantidad de energía
física: además de la aceleración de su ritmo cardiaco,
su glicemia luego de una sesión era más elevada; se
observaban también perturbaciones endocrinas y su
peso se reducía con una pérdida que llegaba hasta
los tres kilos. En toda investigación sostenida, era
necesario disponer de períodos de descanso para
permitirle recuperarse. “Su rostro está pálido y crispado,
su electrocardiograma acusa cierta arritmia… Su organismo
entero está debilitado como si hubiera sufrido una
considerable conmoción”. (R. Tocquet)
El Dr. Sergeyev comprobó que el campo biológico, el
campo de fuerza, descubierto alrededor del cuerpo
de Nina Kulagina era mucho más fuerte que en el
promedio de los individuos. Vio también que las
regiones occipitales de su cerebro (parte trasera del
cerebro) producían un voltaje cincuenta veces superior
al que puede detectarse en las partes frontales (parte
delantera del cerebro) mientras que en la mayoría
de los individuos, es sólo tres o cuatro veces mayor.
Durante la PK, la radiación de campos electrostáticos
y electromagnéticos era detectada por los detectores
de campo de fuerza a cuatro metros del organismo.
En 1974, Jürgen Keil, de la Universidad de Tasmania
visitó sorpresivamente a Nina Kulagina. Según él,
ella era simpática y lo había invitado a cenar. Realizó
entonces, sin preparación previa, fenómenos que
fueron filmados durante la cena.
La presión que soportaba influyó sobre su estado de
salud, llevándola a fines de los años 1970, a una crisis
cardíaca que la obligó a espaciar sus actividades. Según
un informe presentado por el Dr. Zverev, su pulso era
irregular, el nivel de azúcar en la sangre había aumentado
y su sistema endocrino había sido perturbado. A
largo plazo, sufría dolores en los brazos y las piernas, ya
no podía coordinarlas correctamente y tenía vértigos.
El informe decía que estos síntomas eran resultado de
sus esfuerzos paranormales y le pedía que limitara sus
ejercicios psicoquinéticos.
Nina Kulagina declaró que para producir el efecto,
necesitaba un período de meditación para borrar
todo pensamiento de su espíritu. Declaró: “Pienso en el
objeto y que debe desplazarse. Me concentro en él. Debo
conectarme con el objeto. Siento como si una suerte
de energía se vertiera sobre los lados y la punta de mis
dedos, y por los lados de mis manos”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario