"Es necesario liberarse de la fundamental incapacidad humana que constituye el egoísmo materialista."
Aldous Huxley

AVISO IMPORTANTE SOBRE LA DESCARGA DE LIBROS DE CONTENIDO ESPÍRITA GRATIS

Ponemos en conocimiento de todos nuestros amables lectores que pueden descargar gratuitamente libros de contenido doctrinario, como las obras fundamentales de la Codificación Kardeciana y de otros destacados autores del pensamiento filosófico espírita en los siguientes enlaces:
www.andaluciaespiritista.es
http://www.progresoespiritismo.org/
Y para conocer de eventos y noticias de actualidad en el ámbito espírita recomendamos América Espírita Newsletter de la CEPA, en le siguiente enlace:
http://americaespirita.blogspot.com/
Saludos.

EL POR QUÉ DE UN NUEVO BLOG

Después de abrir y mantener actualizados los blogs: CULTURA Y DIVULGACIÓN ESPÍRITAS y CENTRO VIRTUAL DE ESTUDIOS

ESPIRITISTAS Y AFINES, para la formación doctrinaria dentro de los postulados eminentemente racionalistas y laicos de la filosofía espírita codificada por el Maestro Allan Kardec que exhibe la Confederación Espírita Panamericana, a la cual nos adherimos, creímos conveniente abrir un nuevo Blog de un formato más ágil y que mostrase artículos de opinión de lectura rápida, sin perder por ello consistencia, así como noticias y eventos en el ámbito espírita promovidos por la CEPA, a modo de actualizar al lector.
Esa ha sido la razón que nos mueve y otra vez nos embarcamos en un nuevo viaje en el cual esperamos contar con la benevolencia de nuestros pacientes y amables lectores y vernos favorecidos con su interés por seguirnos en la lectura.
Reciban todos vosotros un fraternal abrazo.
René Dayre Abella y Norberto Prieto
Centro Virtual de Estudios Espiritistas y Afines "Manuel S. Porteiro".



miércoles, 27 de enero de 2016


El DOSSIER LOS PRINCIPIOS DEL ESPIRITISMO
EL PAPEL DEL PERIESPÍRITU  
por   COLOMBE JACQUIN 
LE JOURNAL SPIRITE N° 100 avril 201


Los filósofos griegos la llamaban “Ochema”,  Pitágoras lo llamaba poéticamente “el carro espiritual del alma”, los egipcios lo llamaban “Ka”.
Entre los primeros cristianos, Orígenes y San Pablo en particular, se evoca un “cuerpo sutil”; más tarde, las religiones contemporáneas ya no harían más referencia a este cuerpo etérico y no evocan más que el alma.
Sería necesario el advenimiento del espiritismo para sacar a la luz la existencia de este doble, pues, ¿cómo explicar que los difuntos, desprovistos de un cuerpo físico, irremediablemente destruido después de la muerte, aparecen sin embargo en forma tangible y reconocible?
En particular, el sonambulismo descubierto por Puységur, fue un instrumento de investigación de ese mundo del más allá cuya existencia se ha sospechado en todos los tiempos, pero que a partir de 1847, iba a llamar la atención de los hombres en forma razonada e inteligente. Los sonámbulos dieron testimonio espontáneamente de haber visto salir el doble del cuerpo físico en el momento de la muerte. Hubo luego numerosísimas experiencias de sonambulismo provocado. El sujeto sensible, dormido por un magnetizador, se encuentra con desencarnados desconocidos de él y de los participantes, que puede describir con notable precisión, descartando así toda hipótesis de sugestión del sonámbulo o de transmisión de pensamiento por parte del operador. Todas las manifestaciones ectoplásmicas, en el curso de las cuales fueron realizados los moldes de materializaciones, participaron también en la puesta en evidencia del periespíritu.
Cada ser humano es resultado de una trilogía: un espíritu (o alma) totalmente inmaterial, un cuerpo temporal que se agota y muere, y entre los dos un elemento de semi-materia que hace el enlace, el periespíritu. En todas las civilizaciones, incluidas las más antiguas, se presintió la existencia de este elemento fluídico, el alma, puramente inmaterial, no podía concebirse sin un cuerpo etéreo que le permitiera unirse a la materia el ejemplo más edificante fue el del espíritu Katie King, cuyo verdadero nombre era Annie Owen Morgan, que durante tres años se manifestó a través de la médium Florence Cook, en sesiones realizadas en presencia de numerosos testigos del mundo literario y artístico pero también, y sobre todo, del célebre físico inglés William Crookes.
Se realizaron moldes de la aparición a partir de la sustancia que emanaba de la médium y en la cual se materializaba el espíritu Katie King. El espíritu y la médium eran físicamente muy diferentes y no podía haber ninguna duda en cuanto a la realidad de la manifestación fantasmal. Las experiencias continuaron con Alfred Russell Wallace, el eminente naturalista británico, que llegó a fotografiar la aparición de un difunto al que no conocía personalmente, pero que fue reconocido por un pariente. Otros casos muy convincentes han ilustrado esta realidad de la supervivencia periespiritual.
Un ejemplo muy interesante es referido por Gabriel Delanne: una dama sensibilizada por este último a la vida en el más allá, y que pensaba que tenía algunas facultades mediúmnicas tuvo la prueba tangible de su encuentro con el mundo de los desencarnados. Durante un sueño, vio muy claramente un Espíritu que se manifestó bajo la identidad de Blaise Pascal; la imagen de su rostro se grabó en ella hasta tal punto que deseó confrontar su visión con las representaciones que se hacían de este célebre personaje. Los retratos que se le presentaron en varias bibliotecas eran bastante parecidos a su visión, pero ninguno reproducía una pequeña deformidad del labio inferior que había marcado a la dama, y ningún librero experimentado había observado nunca esa particularidad. Sin embargo, la pertinaz dama prosiguió sus investigaciones y acabó por dar en un lejano anticuario, con el verdadero retrato del ilustre filósofo que, sorpresa, presentaba una verdadera deformación del labio tal y como el visto por la dama.
El periespíritu, (de peri alrededor, spiritus espíritu) es un elemento de semi-materia indispensable para la vida del espíritu en la materia, juega un papel determinante y explica numerosos fenómenos paranormales. Es una suerte de primer cuerpo, extraído del fluido universal que permitirá al espíritu recién creado y completamente inmaterial, poder integrar la materia a fin de cumplir allí su ciclo evolutivo. El periespíritu pesa alrededor de 10 gramos, repartidos en 2 gr. de manganeso, 2 gr. de níquel, 3 gr. de radio subatómico de emanación radioactiva, 3 gr. de fluido de base D7 (correspondiente al deuterio subdividido en siete datos desconocidos por la ciencia del hombre). Subsistirá a todo lo largo de las vidas encarnadas del espíritu y le servirá también de vehículo cuando esté en el más allá. Presenta dos estados: el de eterización o imponderabilidad en el estado etéreo fuera de la materia, y el de materialización o ponderabilidad cuando se transforma en materia tangible. Retractable y extensible, es él que, infinitamente pequeño, integrará la materia y permitirá al espíritu elaborar su cuerpo físico en el momento de la reencarnación; así a cada célula del cuerpo físico corresponde una célula periespiritual. En el interior del cuerpo durante la vida carnal, escapa de él en el momento de la muerte acompañando al espíritu. Este elemento fluídico, surgido de la materia elemental primitiva y universal, es capaz de adaptarse a las condiciones de vida en diferentes mundos, permitiendo así al espíritu formarse un cuerpo adaptado a las muy diversas circunstancias físicas y ambientales de los planetas donde es llamado a reencarnar. El periespíritu será cada vez más etéreo a medida que el espíritu evolucione y llegará a los planetas superiores con muy tenue materialidad. Será abandonado al final de las encarnaciones, cuando el espíritu convertido en perfecto ya no viva más que la vida etérea y no tenga más necesidad de integrar la materia. Compuesto por un conjunto de fuerzas electrónicas de carácter celular cuya primera capacidad sigue siendo una fuerza de registro, una fuerza de memoria, almacenará el conjunto de lo vivido en todas las existencias (eventos, aprendizaje, sentimientos). Es una suerte de banda registradora, de tarjeta de memoria de la que el espíritu se servirá de manera instintiva. Así, las facultades adquiridas y los rasgos de carácter perfilados en el transcurso de las vidas anteriores, son registrados y siguen al espíritu a través de todas sus experiencias encarnadas. En virtud de la radiación debida a la presencia de una pequeña cantidad de radioactividad, el periespíritu puede tomar formas luminosas de orden periférico, lo que se denomina aura; ciertos clarividentes pueden distinguir esa aura, descubriendo en ella por sus emanaciones (color, contorno) el estado de salud de una persona. Los investigadores rusos, los esposos Kirlian, desarrollaron en 1939 un procedimiento que permite fotografiarlo. Un médico francés, el doctor Baraduc, también demostró su existencia, cuando la muerte de su esposa, pesando el cuerpo antes y después de la muerte, indicando una diferencia de peso de 10 gr., conforme a las informaciones recibidas en sesión espírita. La existencia del periespíritu es determinante. Permite explicar numerosos fenómenos aparentemente inexplicados, y comprender todas las formas de emancipación del espíritu fuera de la materia.

A P A R I C I O N E S  F A N T A S M A L E S  D E  L O S  M U E R T O S
El periespíritu, en razón de sus propiedades, le permitirá al espíritu desencarnado recrear puntualmente los órganos y la apariencia física que tenía en una de sus vidas. La historia del espiritismo está jalonada de experiencias y testimonios que dan fe de la presencia de un desencarnado bajo la apariencia física que tenía en vida. Las pruebas de ello fueron establecidas y conservadas gracias a los moldes ectoplásmicos realizados especialmente por el doctor Gustave Geley en sesiones con el médium Franek Kluski. Durante su última aparición, el espíritu Katie King distribuyó como recuerdo de sus numerosas visitas, un mechón de su cabello y un trozo de su vestido,
provisionalmente materializados
.
A P A R I C I O N E S  D E  L O S V I V O S
Numerosísimos ejemplos demuestran que el alma de un vivo muy bien puede manifestarse lejos del entorno donde se encuentra su cuerpo, con la posibilidad de aparecer y estar así en dos lugares distintos al mismo tiempo: es el fenómeno de bilocación o don de ubicuidad. La Sociedad de Investigación Psíquica fundada primero en Inglaterra y luego en Francia, y en la que colaboraron miembros prestigiosos tales como Bernheim, Pierre Janet, Liébault y Charles Richet, consignaron en el libro Fantasmas de los vivos numerosos ejemplos de apariciones que demuestran que el alma de los vivos puede moverse en el espacio, voluntaria o involuntariamente, bajo la acción de diversas influencias: sueño natural, sueño provocado, desórdenes patológicos, emoción fuerte o situación extrema, así:
 • Un marinero a punto de ahogarse en Australia se le aparece a su hermana en Inglaterra.
 • El propio Goethe dio testimonio de la visita de uno de sus amigos que habitaba muy lejos de su casa.
• El ejemplo más célebre y del cual da testimonio Novaes, el biógrafo del Papa Clemente XIV, fue el de Alfonso de Liguria que vino a asistir a este último en el momento de su muerte.
• Numerosísimos testimonios han sido reportados referentes al Padre Pio.
Además de estos relatos numerosos y precisos, se han conseguido pruebas. El doctor Baraduc llegó a fotografiar la imagen fluídica de uno de sus colegas en Bucarest. El punto culminante de la experimentación se consiguió durante el desdoblamiento del médium Eglinton de quien se llegó a hacer un molde del pie fluídico, el moldeado era conforme en todos los puntos al pie carnal del médium. El periespíritu exteriorizado del cuerpo durante el desdoblamiento, sigue registrando los eventos y los transmite al cuerpo físico.
Así, un militar con su sable le partió el cráneo a la aparición de una mujer, que murió luego por las heridas infligidas a su doble y que repercutieron en su cuerpo físico.
Igualmente, un miembro amputado puede seguir haciendo sufrir, porque si bien la carne ha desaparecido, el doble permanece.

P E R I E S P Í R I T U  Y  R E E N C A R N A C I Ó N
El periespíritu juega un papel determinante en el momento de la reencarnación. Es él que crea el vínculo con la materia que le permite al espíritu elaborar su cuerpo a partir del material gené- tico de sus padres. Todas las vidas pasadas están registradas en la memoria periespiritual lo que explica los “accidentes de reencarnación” como discapacidades físicas o mentales y malformaciones. Durante la penetración de la carne, puede tener un despertar periespiritual y la carga negativa de las vidas pasadas puede resurgir en el momento de la elaboración del cuerpo, lo cual se denomina entonces genética periespiritual.

P E R I E S P Í R I T U  Y  T E R A P I A S E S P Í R I T A S
En este campo, el periespíritu juega un papel fundamental, que diferencia claramente estas atenciones de las de la medicina tradicional. Desempeña el papel de transmisor. Así, el magnetismo, una energía contenida en el periespíritu del magnetizador, que entonces pesa el doble (20gr.), es dispensada directamente al periespíritu del enfermo, que la retransmite al cuerpo físico. En cuanto a la fitoterapia, utiliza las correspondencias vibratorias que existen entre el vegetal y el doble periespiritual. Las curaciones indicadas o dispensadas por el más allá, incluso la cirugía a manos desnudas, son realizadas a través del periespíritu que retransmite luego al cuerpo físico.

E N  E L  M O M E N T O  D E  L A M U E R T E 
Si el Espíritu no ha franqueado el famoso túnel, permanece a las puertas del más allá, lo que llamamos la turbación. Resultará en una situación de entorpecimiento, de pesadilla, donde el espíritu, precisamente porque está atado a la materialidad por su doble, seguirá reviviendo virtualmente en sucesión escenas del pasado, o la situación del final de su vida, lo cual puede ser muy doloroso cuando ésta ha sido trágica. En ciertos casos el periespíritu también puede cargar con las consecuencias de una muerte por fuego y ser dañado.

L E V I T A C I Ó N 
La facultad de elevarse sobre el suelo y permanecer allí, ha sido vinculada con frecuencia a la religión, este fenómeno que muchas veces ha sido comprobado en sacerdotes o místicos (Padre Pío, José de Cupertino, Teresa de Ávila…); a pesar de todo, la levitación no tiene nada de milagroso. Supone un fuerte dominio del pensamiento, y por tanto del espíritu, así lo habían comprendido y practicado ya los druidas. Cada célula del cuerpo se aligerará por una modificación de su tasa vibratoria, respondiendo a la solicitud de cada célula periespiritual permitiéndole al sujeto elevarse en el espacio. Las diferentes facultades desarrolladas deben vincularse a la presencia periespiritual. Para que el espíritu pueda emanciparse, arrancarse de la materia, necesita un vector. Unas veces el espí- ritu acompañado por el periespíritu se exterioriza parcialmente del cuerpo por ejemplo en las mediumnidades intuitivas, otras veces es más incluido en el cuerpo y más receptivo a las sensaciones de la materia como en la psicometría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada