"Es necesario liberarse de la fundamental incapacidad humana que constituye el egoísmo materialista."
Aldous Huxley

AVISO IMPORTANTE SOBRE LA DESCARGA DE LIBROS DE CONTENIDO ESPÍRITA GRATIS

Ponemos en conocimiento de todos nuestros amables lectores que pueden descargar gratuitamente libros de contenido doctrinario, como las obras fundamentales de la Codificación Kardeciana y de otros destacados autores del pensamiento filosófico espírita en los siguientes enlaces:
www.andaluciaespiritista.es
http://www.progresoespiritismo.org/
Y para conocer de eventos y noticias de actualidad en el ámbito espírita recomendamos América Espírita Newsletter de la CEPA, en le siguiente enlace:
http://americaespirita.blogspot.com/
Saludos.

EL POR QUÉ DE UN NUEVO BLOG

Después de abrir y mantener actualizados los blogs: CULTURA Y DIVULGACIÓN ESPÍRITAS y CENTRO VIRTUAL DE ESTUDIOS

ESPIRITISTAS Y AFINES, para la formación doctrinaria dentro de los postulados eminentemente racionalistas y laicos de la filosofía espírita codificada por el Maestro Allan Kardec que exhibe la Confederación Espírita Panamericana, a la cual nos adherimos, creímos conveniente abrir un nuevo Blog de un formato más ágil y que mostrase artículos de opinión de lectura rápida, sin perder por ello consistencia, así como noticias y eventos en el ámbito espírita promovidos por la CEPA, a modo de actualizar al lector.
Esa ha sido la razón que nos mueve y otra vez nos embarcamos en un nuevo viaje en el cual esperamos contar con la benevolencia de nuestros pacientes y amables lectores y vernos favorecidos con su interés por seguirnos en la lectura.
Reciban todos vosotros un fraternal abrazo.
René Dayre Abella y Norberto Prieto
Centro Virtual de Estudios Espiritistas y Afines "Manuel S. Porteiro".



martes, 24 de noviembre de 2015





LOS GRANDES MÉDIUMS

par COLOMBE JACQUIN

EVA CARRIÈRE médium de ectoplasmia

LE JOURNAL SPIRITE N° 101 juillet 2015

Su verdadero nombre era Marthe Béraud, y fue el primer médium de materialización en haber sido objeto de una rigurosa investigación científica, proporcionando a la ciencia metapsíquica datos completamente nuevos.
Nacida en Francia en 1886, era hija de un oficial francés que vivía con el general Noël y su esposa en la Villa Carmen en Argel. Las capacidades mediúmnicas de Marthe se revelaron a la muerte de su novio, Maurice el hijo del general, que falleció en el Congo de una enfermedad tropical.
Por sugerencia de la señora Noël tuvieron lugar unas sesiones. Marthe estaría en el centro de las experiencias ectoplásmicas realizadas en la villa Carmen en 1903, sesiones en las cuales participaron, entre otros, Gabriel Delanne y el profesor Charles Richet.
Fue al observar la curiosa materia blanca que parecía emanar de su persona, que este último acuñó el término “ectoplasma”. En esta materia diáfana y vaporosa aparecerían formas materializadas, especialmente la de un hombre que se presentó bajo el nombre de Bien Boa (antiguo gran sacerdote hindú fallecido desde hacía 350 años) con todos los atributos de un vivo: caminaba, hablaba y se movía como todo ser humano.
A fin de prevenir posibles fraudes, se efectuaron estrictos controles. La médium era observada muy de cerca, se pidieron al arquitecto los planos de la habitación para asegurarse de que no hubiera ningún pasaje secreto, ninguna trampa disimulada. Hasta se exigió a Bien Boa que soplara dentro de una botella llena de agua de barita, para ver si su aliento contenía gas carbónico.
Se tomaron numerosas fotos de muy buena calidad, que nos muestran con gran nitidez el aspecto plano del brazo de la médium, demostrando el comienzo de desmaterialización de ese miembro. Se manifestó una mujer con una suerte de cinta dorada, a quien se apodaba “la reina de Egipto”; durante una sesión, se cortó un mechón de su largo cabello rubio y se comparó con la cabellera muy negra y corta de Eva.
A pesar de estas convincentes manifestaciones, Marthe sería acusada de trampa por innobles chismes traídos por los periódicos, que pretendieron hacer creer que un cochero árabe que trabajaba en la villa representaba el papel de Bien Boa. Gabriel Delanne le presentó entonces a Marthe, a Juliette Bisson, ella también médium, escultora e hipnotizadora.
Bajo su dirección y su protección, realizó experimentos durante cinco años. En 1909, Marthe Béraud cambió su nombre y se convirtió en Eva Carrière para evitar, dicen algunos, que su nombre fuera demasiado vinculado a las palabras calumniosas de la villa de Argel.
Para estas sesiones la señora Bisson se asociaría con el doctor Albert de Schrenck-Notzing, sabio muniqués. Para prevenir las críticas de las experiencias precedentes, adoptaron un protocolo muy riguroso. Su método consistía en pedir a Eva cambiarse totalmente de ropa bajo su control y vestir una bata sin botones atada por la parte de atrás y las sesiones tenían lugar en una habitación especialmente dedicada a las experiencias.
Estas precauciones no impedirían las críticas, a veces surrealistas: así, al comprobar que nada era introducido en la habitación antes de la sesión, se llegó a deducir que el ectoplasma ¡era sólo una rumia gástrica regurgitada!
Cansada de escuchar constantemente que Eva era sospechosa de fraude, la señora Bisson ofreció una suma de 20.000 francos a quien fuera capaz de conseguir los mismos fenómenos en las mismas condiciones que las impuestas a esta médium.
La invitación estaba dirigida sobre todo a un prestidigitador que se jactaba de obtener los mismos resultados por medio de juegos de manos. De regreso en Múnich, Schrenck Notzing, trabajó con el médium polaco Stanislava y comprobó los mismos resultados.
Eva Carrière también realizó experimentos con el doctor Gustave Geley entre 1916 y 1918. Éste, dando testimonio de la veracidad de las manifestaciones ectoplásmicas, diría: “No hay ninguna posibilidad de fraude”.
Eva Carrière sufrió muchas de las exageradas precauciones de su entorno, y era a veces un sufrimiento físico cuando se tocaba brutalmente y se pellizcaba la materia ectoplásmica que emanaba de ella. Gabriel Delanne subrayó que estos protocolos demasiado exigentes y la desconfianza que prevalecía, no permitían la total y libre manifestación del Espíritu.
Durante experiencias ectoplásmicas en Londres, Charles Richet comprobó igualmente que las exageradas precauciones impedían alcanzar el objetivo deseado. Las facultades de Eva se desvanecieron progresivamente; ella, sin embargo, formará parte de la historia espírita por los numerosísimos clisés tomados durante sus sesiones.


No hay comentarios:

Publicar un comentario