"Es necesario liberarse de la fundamental incapacidad humana que constituye el egoísmo materialista."
Aldous Huxley

AVISO IMPORTANTE SOBRE LA DESCARGA DE LIBROS DE CONTENIDO ESPÍRITA GRATIS

Ponemos en conocimiento de todos nuestros amables lectores que pueden descargar gratuitamente libros de contenido doctrinario, como las obras fundamentales de la Codificación Kardeciana y de otros destacados autores del pensamiento filosófico espírita en los siguientes enlaces:
www.andaluciaespiritista.es
http://www.progresoespiritismo.org/
Y para conocer de eventos y noticias de actualidad en el ámbito espírita recomendamos América Espírita Newsletter de la CEPA, en le siguiente enlace:
http://americaespirita.blogspot.com/
Saludos.

EL POR QUÉ DE UN NUEVO BLOG

Después de abrir y mantener actualizados los blogs: CULTURA Y DIVULGACIÓN ESPÍRITAS y CENTRO VIRTUAL DE ESTUDIOS

ESPIRITISTAS Y AFINES, para la formación doctrinaria dentro de los postulados eminentemente racionalistas y laicos de la filosofía espírita codificada por el Maestro Allan Kardec que exhibe la Confederación Espírita Panamericana, a la cual nos adherimos, creímos conveniente abrir un nuevo Blog de un formato más ágil y que mostrase artículos de opinión de lectura rápida, sin perder por ello consistencia, así como noticias y eventos en el ámbito espírita promovidos por la CEPA, a modo de actualizar al lector.
Esa ha sido la razón que nos mueve y otra vez nos embarcamos en un nuevo viaje en el cual esperamos contar con la benevolencia de nuestros pacientes y amables lectores y vernos favorecidos con su interés por seguirnos en la lectura.
Reciban todos vosotros un fraternal abrazo.
René Dayre Abella y Norberto Prieto
Centro Virtual de Estudios Espiritistas y Afines "Manuel S. Porteiro".



viernes, 1 de febrero de 2013

                                              PALAIS DES PAPES D'AVIGNON

PSICOMETRÍA
UNA SORPRENDENTE
PIEDRA DE AVIGNON

RÉGIS BERTAUD & JEAN-PIERRE LATTANZIO
LE JOURNAL SPIRITE N° 91 JANVIER 2013

Las sesiones de psicometría siempre han sido para
mí una ocasión de medir el poder del espíritu sobre
la materia, no en el sentido del dominio sino en el de
la “reconciliación”. Una reconciliación permitida por un
trabajo de fondo, largo y difícil que permite reunir estos
dos aspectos de la creación, materia y espíritu, aún hoy
separados en nuestras ciencias llamadas modernas. La
psicometría debe ser considerada una ciencia natural,
como nos lo dice el espíritu, de la misma forma que,
por ejemplo, la geología, la historia o la medicina.
Desde hace varios años, los psicómetras del círculo
Allan Kardec trabajan con fin de revelar con medida y
paciencia, las informaciones escondidas en el corazón
de la materia. Así pues, invitado de nuevo a la mesa
de la reconciliación junto a dos psicómetras, tomé
conmigo tres piedras de Escocia, o al menos, es lo que
creía… Porque, entre ese trío de guijas, se escondía
una intrusa. Había tomado una piedra aviñonesa por
una piedra escocesa que, para mi gran sorpresa, no
tardaría en hacer hablar de ella.
El primero de los dos psicómetras eligió entonces una
de las tres piedras. Pero, desde las primeras descripciones
dadas, yo no reconocí absolutamente su lugar
de origen; apresuradamente concluí que era un verdadero
fracaso del trabajo. Sin embargo, con las informaciones
que se hacían cada vez más precisas, veía dibujarse
la ciudad de Aviñón y no la landa escocesa. ¿Qué
venía a hacer entonces esa descripción? Fue cuando me
di cuenta del origen de mi error, había confundido dos
piedras. Un año antes, yo había emprendido un viaje a
la región aviñonesa y había aprovechado para visitar el
célebre peñasco de los Doms. A algunos pasos de éste
se alzaba, en su mayor estatura, el célebre Palacio de
los Papas. Con motivo de esta visita me había centrado,
no en venerar el palacio sino en tomar una piedra
caída de un viejo murete. En ese instante, y sin saberlo,
escribí las premisas de un guión cuyo desenlace iba a
ser de lo más sorprendente. Luego de la sesión y para
verificar el origen de la piedra, comprobé en efecto,
que aún tenía el mortero presente sobre uno de sus
lados, no era pues de Escocia sino muy de Aviñón. No
obstante, mi despiste me permitió observar un trabajo
de los más fieles en cuanto a la procedencia de esta
piedra.
He aquí lo que se describió:
“La primera cosa que veo, es un árbol, un árbol grande,
una encina, igualmente un río. Es un paisaje idéntico al
que se puede ver en el Nordeste (Alsacia, Lorena). Veo
gente; hay niños, mujeres, hombres, muy pobremente
vestidos, con andrajos. Todos se dirigen hacia ese árbol.
Los veo levantar los brazos hacia sus ramas orando. Es un
lugar donde hay muchas personas que han encontrado
el camino de la felicidad. Puede decirse que es un árbol
hacedor de milagros. Tengo la impresión de que está
sobre una pequeña colina. Es extraño porque, ahora, veo
una suerte de pequeña capilla, un lugar de culto, monjes.
Están allí para dirigir a las personas que visitan el lugar.
Veo igualmente que cada persona está obligada a pagar
para poder ir. Tengo la impresión de que es la Iglesia que
ha puesto la mano sobre este proveedor de dinero para
ellos. Tengo la impresión de avanzar en el tiempo, más
cerca de nosotros. Siempre veo gente, viven un poco diferente.
Veo edificios alrededor, estatuas y una que representa
a María. La gente está vestida como en el siglo XIX:
las mujeres con grandes vestidos, los hombres con trajes
y sombreros que se quitan cuando entran a este lugar.
Tengo la impresión de que ahora todo está rodeado de
muros y murallas. Se diría que hay una pequeña aldea,
luego una pequeña ciudad que se ha construido. Es
extraño, ya no veo el árbol, ha sido sustituido por esta
estatua y todos estos edificios. No entiendo muy bien,
veo dos imágenes al mismo tiempo: veo un sacerdote y
un druida que se observan. El druida dice: ‘No, de esta
manera no’. Creo comprender, era un lugar donde antes
estaban los druidas y la religión lo borró todo”.
Como lo precisé antes, el peñasco de los Doms, del
celta “Dun” que significa “del Peñasco”, es un promontorio
rocoso sobre la orilla izquierda del Ródano que
sirvió luego de lugar de partida para la fundación y
luego el desarrollo de la ciudad de Aviñón. En esta
parte, retomaré la psicometría realizada y cada vez
que pueda hacer una precisión de orden histórico en
un pasaje, lo haré. Ustedes verán así tejerse progresivamente
la tela de las informaciones procedentes
del psicómetra corroborando la realidad. He aquí lo
que dice el psicómetra: “La primera cosa que veo, es un
árbol, un árbol grande, una encina, igualmente un río.
Es un paisaje idéntico al que se puede ver en el Nordeste
(Alsacia, Lorena)”.
La otra elevación importante del municipio, aparte
del peñasco de los Doms de Aviñón, es la colina de
Montfavet, una colina efectivamente arbolada al Este
del municipio. Al pie de estas colinas fluye el Ródano.
Además, hace siglos de eso, Francia era llamada la
Galia Cabelluda, especialmente en relación con los
numerosos bosques que la componían.
El psicómetra prosigue: “Veo gente; hay niños, mujeres,
hombres, muy pobremente vestidos, con andrajos. Todos
se dirigen hacia ese árbol. Los veo levantar los brazos
hacia sus ramas orando. Es un lugar donde hay muchas
personas que han encontrado el camino de la felicidad.
Puede decirse que es un árbol hacedor de milagros. Tengo
la impresión de que está sobre una pequeña colina”. Esta
pequeña colina de la que habla el psicómetra se halla
a algunos metros del célebre Palacio de los Papas. Este
sitio fue ocupado desde el neolítico; esta estela antropomórfica
denominada “el aviñonés más viejo”, ha sido
clasificada entre la edad de cobre y la edad de bronce
o sea hacia el 3000 aC. Aviñón constituye así una de las
ciudades más viejas de Europa. Fue ocupada por los
pueblos celtas antes de haber sido conquistada por los
romanos y luego por otros invasores.
El psicómetra agrega: “Es extraño porque, ahora, veo
una suerte de pequeña capilla, un lugar de culto, monjes.
Están allí para dirigir a las personas que visitan el lugar.
Veo igualmente que cada persona está obligada a pagar
para poder ir. Tengo la impresión de que es la Iglesia que
ha puesto la mano sobre este proveedor de dinero para
ellos”.
En las proximidades del peñasco de los Doms, hay
tres capillas: la capilla San Marcial (1344-45), la capilla
San Juan (1347-48) y la Gran Capilla (siglo XVI). En esa
época las capillas eran construidas, la mayoría de las
veces, sobre antiguos lugares druídicos. Los druidas
eran una civilización avanzada en ciencia y en espiritualidad,
volcada hacia el infinito, hacia la búsqueda
del dominio del espíritu sobre la materia. Practicaban
regularmente la comunicación con el mundo de los
desencarnados. Se extinguieron en el siglo III, por
las sucesivas invasiones de los pueblos germánicos y
romanos.
Luego, el psicómetra cuenta: “Tengo la
impresión de avanzar en el tiempo, más
cerca de nosotros. Siempre veo gente,
viven un poco diferente. Veo edificios
alrededor, estatuas y una que representa
a María. La gente está vestida como en el
siglo XIX: las mujeres con grandes vestidos,
los hombres con trajes y sombreros que
se quitan cuando entran a este lugar”. El
psicómetra nos informa sobre la época:
estamos en el siglo XIX. Pues, efectivamente,
sobre el campanario de la Catedral,
se colocó una estatua en 1859: es la
virgen de Nuestra Señora de los Doms.
La estatua de la virgen fue recubierta
con una pintura de oro para celebrar el
tercer milenio. Puede ser vista desde casi
cualquier lugar de la ciudad.
El psicómetra dice enseguida: “Tengo la
impresión de que ahora todo está rodeado
de muros y murallas. Se diría que hay una
pequeña aldea, luego una pequeña ciudad que se ha
construido”. Las primeras fortificaciones de Aviñón
fueron edificadas bajo la colonización romana en el
siglo I, pero las actuales murallas fueron construidas
durante la guerra de los Cien Años, (1337-1453) para
proteger a la ciudad papal.
El psicómetra añade: “Es extraño, ya no veo el árbol, ha
sido sustituido por esta estatua y todos estos edificios”.
En esta parte, el psicómetra hace un retorno hacia atrás,
al hablar de la encina que ha desaparecido. Entonces,
¡qué puede decirse sobre esta encina puesto que ya
no existe más! ¿Hubo una encina o no? No podemos
pronunciarnos sobre este punto, sin embargo, casi
vecina del palacio de los papas en Aviñón, la capilla
de Santa Catalina fue transformada en 1971 en un
teatro “La Encina Negra”. ¿Coincidencia?
Luego, el psicómetra dice: “No entiendo muy bien,
veo dos imágenes al mismo tiempo: veo un sacerdote
y un druida que se observan. El druida dice: ‘No, de esta
manera no’. Creo comprender, era un lugar donde antes
estaban los druidas y la religión lo borró todo”.
Varios evangelizadores actuaron en Aviñón y en su
región, antes de la creación de la iglesia de Aviñón
hacia el siglo III dC.
Los druidas, recordémoslo, desaparecieron en el siglo
III dC. con las invasiones germánicas y romanas. El
encuentro entre un evangelizador y un druida es más
que probable, pues los celtas vivían en estos lugares
desde el neolítico, y los druidas provenían del pueblo
celta.
Como ven, la psicometría sigue las fases históricas
notables, lo que nos permite encontrar
fácilmente informaciones que la
corroboran. Pero a eso se suman las
informaciones desconocidas hoy en día,
especialmente la existencia de una civilización
druídica y el encuentro en esta
ciudad de dos espiritualidades, el druidismo
y la Iglesia romana.
La psicometría es una ciencia en desarrollo,
que nos ofrece regularmente
numerosas sorpresas; una ciencia que
no cesa de llamarnos la atención sobre
sus posibilidades.
Nuestra esperanza reside en la posibilidad
de una apertura progresiva con el
mundo de la ciencia materialista, especialmente
la medicina pero también de
otras ciencias naturales. Entonces, quizás
podríamos ver trabajar en concierto a
los psicómetras al lado de historiadores
y geólogos, así los misterios de la historia
encontrarían

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada