"Es necesario liberarse de la fundamental incapacidad humana que constituye el egoísmo materialista."
Aldous Huxley

AVISO IMPORTANTE SOBRE LA DESCARGA DE LIBROS DE CONTENIDO ESPÍRITA GRATIS

Ponemos en conocimiento de todos nuestros amables lectores que pueden descargar gratuitamente libros de contenido doctrinario, como las obras fundamentales de la Codificación Kardeciana y de otros destacados autores del pensamiento filosófico espírita en los siguientes enlaces:
www.andaluciaespiritista.es
http://www.progresoespiritismo.org/
Y para conocer de eventos y noticias de actualidad en el ámbito espírita recomendamos América Espírita Newsletter de la CEPA, en le siguiente enlace:
http://americaespirita.blogspot.com/
Saludos.

EL POR QUÉ DE UN NUEVO BLOG

Después de abrir y mantener actualizados los blogs: CULTURA Y DIVULGACIÓN ESPÍRITAS y CENTRO VIRTUAL DE ESTUDIOS

ESPIRITISTAS Y AFINES, para la formación doctrinaria dentro de los postulados eminentemente racionalistas y laicos de la filosofía espírita codificada por el Maestro Allan Kardec que exhibe la Confederación Espírita Panamericana, a la cual nos adherimos, creímos conveniente abrir un nuevo Blog de un formato más ágil y que mostrase artículos de opinión de lectura rápida, sin perder por ello consistencia, así como noticias y eventos en el ámbito espírita promovidos por la CEPA, a modo de actualizar al lector.
Esa ha sido la razón que nos mueve y otra vez nos embarcamos en un nuevo viaje en el cual esperamos contar con la benevolencia de nuestros pacientes y amables lectores y vernos favorecidos con su interés por seguirnos en la lectura.
Reciban todos vosotros un fraternal abrazo.
René Dayre Abella y Norberto Prieto
Centro Virtual de Estudios Espiritistas y Afines "Manuel S. Porteiro".



sábado, 28 de abril de 2012







 
 



LECCIÓN IX -Revisada y corregida-.
DE: EL LIBRO DE LOS ESPÍRITUS
La obra cumbre del pensamiento universal.
Auto: ALLAN KARDEC
Versión castellana: Giuseppe Isgró C.

CONSIDERACIONES SOBRE LA PLURALIDAD
DE LAS EXISTENCIAS


1. La idea de la reencarnación, -dicen algunos-, no es nueva; se remonta a Pitágoras”-. Y nosotros, quizá, hemos dicho que la doctrina espirita sea invención moderna? El Espiritismo es una ley de la naturaleza; por lo cual ha debido existir desde el origen de los tiempos, y nosotros nos hemos propuestos de probar que se reencuentran las huellas en la más remota antigüedad. Pitágoras, como todos saben, no es el autor del sistema de la metempsicosis, por cuanto lo ha tomado de los filósofos hindúes y de los egipcios, entre quienes existía desde tiempos inmemoriales.
Las ideas de la transmigración de los Espíritus era, por lo tanto, una creencia popular, admitida por los seres humanos más eminentes. Cómo y de quién la habían recibido? Por revelación o por intuición? No se sabe; empero, sea como fuere la cosa, una idea no atraviesa el tiempo y no es aceptada de la flor y nata de los ingenios sin que tenga algún lado serio. La antigüedad de nuestra doctrina sería, por lo tanto, más bien una prueba que una objeción. Pero, es también notorio que entre la metempsicosis de los antiguos y la doctrina moderna de la reencarnación existe una enorme diferencia, por cuanto los Espíritus rechazan en el modo más absoluto la transmigración del Espíritu del ser humano en los animales.
Los Espíritus, por lo tanto, enseñando la pluralidad de las existencias corpóreas, renuevan una doctrina que tuvo origen en las primeras edades del mundo, y se ha conservado hasta nuestros días en el pensamiento íntimo de un sinnúmero de personas; pero, la presentan bajo un aspecto más racional, conforme a las leyes progresivas de la naturaleza, y en armonía con la sabiduría del Creador, despojándola de todo aquello que le ha agregado la superstición. Es una circunstancia digna de notar, que ellos, en estos tiempos, no la han enseñado solamente en este libro. Mucho antes de que este libro fuese publicado, innumerables comunicaciones de la misma naturaleza se habían obtenido en diversos países, y se han, después, considerablemente, multiplicado. Aquí sería el caso de examinar por qué no todos los Espíritus están de acuerdo sobre este punto; pero, volveremos sobre el tema, seguidamente.
Consideremos la cosa, por ahora, bajo otro aspecto, sin tener en cuenta las instrucciones de los Espíritus. Pongámoslas aparte, por un momento, y supongamos que esta teoría no es obra de ellos, más bien, que no se ha hablado jamás de Espíritus. Pongámonos, por un instante, sobre un terreno virgen de cada preconcepto, admitiendo en el mismo grado de probabilidad las dos hipótesis, es decir, la de la pluralidad y la de la unidad de las existencias corpóreas, y veamos de cual parte nos guiará la razón y nuestro propio interés.
Algunos rechazan la idea de la reencarnación por el solo hecho de que no la encuentran a su gusto, aseverando de tener ya demasiado con una sola existencia, y de no querer recomenzar otra. Nosotros conocemos a algunos, quienes se desmoralizan con solo pensar en la posibilidad de regresar a la tierra. A estos no tenemos que preguntar sino una sola cosa, lo cual es: si piensan que Dios ha consultado su gusto y manera de pensar para regular el universo. Del resto, no hay vía de medio: la encarnación o existe o no existe. Ahora, si existe, tienen una bella manera de protestar, empero, le convendría, más bien, que la asuman. Dios no le pedirá, a ellos, permiso. Sería muy cómodo al carente de salud, si pudiese decir: por hoy he tenido suficiente, mañana quiero estar bien. Empero, es preciso que tenga paciencia hasta restablecerse totalmente. De igual manera, si aquellos renuentes deben vivir de nuevo, regresarán a un nuevo ciclo existencial y si reencarnan, no le servirá de nada obstinarse como niños que no desean ir a la escuela, o al igual que los condenados, que evaden el lugar que les está destinado: será necesario pasar por la experiencia que le corresponde. Estas objeciones son muy pueriles para merecer un examen serio. Sin embargo, para reconfortarlos, les diremos que la doctrina espirita sobre la encarnación no es tan tremenda como creen, y que, si la hubiesen estudiado bien, no se encontrarían desconcertados de esta manera, por cuanto sabrían que las condiciones de la nueva existencia dependen de ellos mismos: esa será feliz o lo contrario según lo que hayan hecho aquí con el fin de poder, ya en esta vida, elevarse tan alto que no teman una recaída en fango.
Hay que observar que suponemos de hablar a quien cree en un porvenir cualquiera posterior a la desencarnación y no a quienes tienen por prospectiva la nada, o quieren sumergir su Espíritu en un Todo universal sin individualidad, como las gotas de la lluvia en el Océano, lo cual, poco más o menos, es lo mismo. Si, de alguna manera, creéis en un porvenir sea cual fuere, no admitiréis, ciertamente, que sea el mismo para todos; diversamente, en qué consistiría la utilidad del bien? Por qué habría que imponerse sacrificios? Por qué no satisfacer todas las pasiones y deseos, aunque fuese a costa de los demás, ya que no habría nada que perder, ni ganar? Si creéis que el porvenir de la dimensión espiritual será más o menos feliz, o lo contrario, según las obras de vuestra vida, no podéis más que desear de devenir verdaderamente felices, por cuanto se trata de la eternidad. Tendréis, quizá, vosotros, la pretensión de ser las personas más perfectas que hayan existido sobre la tierra, y de tener, de esta manera, sin duda, el derecho a la suprema felicidad? Ciertamente, no; por lo cual admitís que existen seres que, superándoos en meritos, tienen derecho a un puesto mejor, sin que por esto vosotros forméis parte de los réprobos. Ahora bien, poneos por un instante con el pensamiento en esta condición intermedia, que será, probablemente, la vuestra, y suponed que alguien venga a deciros: Vosotros sufrís, no sois felices cuanto podríais, mientras tenéis en frente seres que gozan de una perfecta felicidad, queréis cambiar vuestra condición con la de ellos? Sin duda, diríais vosotros: qué hay que hacer? Reparad el mal hecho, y buscar de hacer mejor las cosas. Dudaríais vosotros de aceptar aunque fuese al precio de muchas existencias de pruebas? Ciertamente no! Si una persona, quien, sin encontrarse en una situación extrema, sufre, todavía, privaciones por sus ganancias limitadas, alguien le dijese: Aquí hay una inmensa fortuna: os la podéis apropiaros, pero a cambio de trabajar a fondo por un minuto! Aunque fuese el ser menos trabajador de la tierra, no diría sin emoción: Trabajemos un minuto, dos minutos, una hora, un día, si es necesario: qué significa un día de trabajo si me pondrá en condiciones de vivir en medio a los bienes? Ahora reflexionad: Qué representa la duración de una vida corpórea en comparación con la eternidad? Menos de un minuto, menos de un segundo.
Otros opositores de la reencarnación parten de un principio diferente, diciendo: -“Dios, que es sumamente bueno, no puede imponer al ser humano de reiniciar una secuela de miserias y de tribulaciones”. Encontraréis, vosotros, quizá, que sea mayor bondad condenarle a un suplicio eterno por algunos momentos de error, en vez de darle los medios de reparar sus fallos? Oíd: Dos industriales tenían cada uno un trabajador, que podía aspirar, un día, ser su socio. Ocurrió, en cierta oportunidad, que ambos disiparon su jornal, mereciendo un severo castigo. Uno de los dos industriales despidió a su trabajador sin tener piedad de sus lágrimas; y éste, sin encontrar trabajo, pereció en la miseria. El otro, en cambio, dijo al trabajador negligente: Tú has perdido un día de trabajo, y me debe una en compensación; has ejecutado mal tu cometido y me debe resarcir por ello; yo te permito de hacerlo. Busca de trabajar con empeño y yo te dejaré a mi lado y podrás, siempre, esperar el premio que te había prometido. Hay, quizá, necesidad de preguntar quien de estos dos industriales fue más humano? y, queréis que Dios, no obstante su infinita clemencia, fuese más inexorable que una persona?
El pensamiento de que nuestra suerte sea decretada para toda la eternidad, después de pocos años de pruebas, aún cuando no sea de peso, entre nosotros, alcanzar la perfección sobre la tierra, deja de poner en el ánimo el consuelo y la confianza. En cambio, la idea de poder reparar el mal hecho, o el bien descuidado, nos infunde coraje y nos consuela, por cuanto nos deja la esperanza.
Por lo cual, sin pronunciarnos en pro o en contra de la pluralidad de las existencias, no tenemos dificultad para afirmar que, si fuese dado al ser humano de elegir, nadie preferiría el juicio sin apelación. Un filósofo escribió, que, si Dios no existiese habría que inventarlo por la felicidad del ser humano; se podría decir lo mismo de la pluralidad de las existencias. Empero, repetimos: Dios no pide nuestro permiso, y no consulta nuestras opiniones: el nudo consiste en saber si la reencarnación es un sueño o una realidad. Consideremos, por lo tanto, la cuestión, todavía desde otro punto de vista, siempre sin contar con las enseñanzas de los Espíritus, y solamente como estudio filosófico.
Es evidente que, si no hubiese la reencarnación tendríamos una única vida corpórea; ahora, si la actual nuestra existencia corpórea es la única, el Espíritu de cada persona es creado al momento de su nacimiento, a menos que no se admita la preexistencia, en cuyo caso surge, espontáneamente, la pregunta, qué era el Espíritu antes de la encarnación, y si aquel estado no constituya una existencia bajo cualquier forma. No hay escapatoria: o el Espíritu existía, o no existía antes del cuerpo. Si sí, en qué modo? Tenía o no tenía la conciencia de sí mismo? Si no la tenía, sería como si no hubiese existido; si tenía individualidad, tenía que ser progresiva, o estacionaria: en ambos casos se tiene razón de preguntar: a cuál grado había llegado cuando encarnó? Admitiendo, en cambio, de acuerdo a la creencia vulgar, de que el Espíritu nazca contemporáneamente al cuerpo, o, lo que es lo mismo, que antes de su encarnación tenga sólo facultades negativas, nosotros preguntamos:
1) Por qué el Espíritu muestra tendencias tan diversas e independientes de las ideas adquiridas con la educación?
2) De dónde proviene la aptitud extraordinaria de ciertos niños por un determinado arte, o ciencia, mientras que otros son incapaces, o quedan mediocres por toda la vida?
3) De dónde toman algunos aquellas ideas innatas que no existen en otros?
4) De qué se derivan, en algún niño, aquellos instintos prematuros de vicio o de virtud, y los sentimientos innatos de dignidad o de bajeza, que contrastan con el ambiente en que nacieron?
5) Por qué hay personas, las cuales, independientemente de la educación, son más progresadas de las otras?
6) Por qué hay personas salvajes e incivilizadas? Si tomáis un niño Hotentote (Tribu de Sud Africa) y lo educáis en nuestros más famosos liceos, haréis de él un Laplace o un Newton?
Cuál es la filosofía que puede resolver estas cuestiones? Los Espíritus, al nacimiento de los seres, en la dimensión física, o son iguales o son desiguales: si iguales, por qué aquellas aptitudes tan desiguales? Hay quien asevera que esas diferencias dependen del organismo; pero, una tal doctrina sería más monstruosa e inmoral, por cuanto, entonces, el ser humano, reducido a simple maquina, juguete de la materia, no debería responder más de sus propios actos, y podría responsabilizar de todo a sus imperfecciones físicas. Si, en cambio, son desiguales, y fue Dios en crearlos así, entonces, a qué se debe aquella innata superioridad concedida a algunos? Podría esta parcialidad ser conforme a su justicia y al amor igual, que rigen a todas sus criaturas?
Admitiendo, en cambio, una sucesión de existencias anteriores progresivas, todo se explica por si solo. Los seres humanos, traen, naciendo, la intuición de lo que han aprehendido, y son más o menos progresados según el número de las existencias transcurridas, lo cual, refleja su mayor o menor lejanía con el origen; perfectamente como en un conjunto de personas de cada edad, donde cada una tendrá un desarrollo proporcionado al número de los años vividos, por cuanto, las coexistencias sucesivas son para la vida del Espíritu lo que los años representan para la vida del cuerpo. Agrupad a mil personas desde la edad de un año hasta ochenta, y suponed que un velo grueso os esconda su pasado de manera de creerle nacidas todas el mismo día. Naturalmente, no podréis dejar de preguntaros por qué las unas sean grandes y las otras pequeñas, las unas viejas y las otras jóvenes, las unas doctas y las otras ignorantes. Pero, si aquel velo ocultador se rasgase, si vinieseis a conocimiento de que esas personas han vivido en un diverso espacio de tiempo más o menos largo, todo os aparecería límpidamente claro. Dios, en su justicia, no ha podido crear Espíritus más o menos perfectos, y con la pluralidad de las existencias, dicha disparidad no tiene nada más de contrario a su equidad. Quizás, este nuestro razonamiento se apoya sobre un sistema, sobre una suposición arbitraria? No. Basando nuestras consideraciones sobre un hecho inexpugnable, es decir, el de la desigualdad de las aptitudes y el del desarrollo intelectual y moral, lo encontramos inexplicable de acuerdo a las demás teorías, mientras que, al contrario, simple, natural, lógico, evidente, según la nuestra. Deberíamos, por lo tanto, preferir aquellas que no explican nada, a la que lo explica todo?
A la sexta pregunta se responderá, sin duda, que el Hotentote, es de un grupo étnico inferior. Entonces, preguntaremos: Pero, el Hotentote es un hombre, o no? Si lo es, por qué Dios le ha privado, conjuntamente con sus coterráneos, de los privilegios concedidos al grupo étnico caucásico? Si no lo es, por qué buscáis de convertirlo en cristiano? La doctrina espirita es más lógica: para ella no existen diversas especies de seres humanos, sino solamente seres humanos cuyo Espíritu es más o menos en retardo evolutivo, empero, siempre capaz de progresar. No es, por lo tanto, esta doctrina más conforme con la justicia de Dios?
Hasta aquí hemos visto el Espíritu en su pasado y en su presente; si le consideramos en su porvenir, encontramos las mismas circunstancias.
1) Si la sola existencia presente debe decidir la propia suerte futura, cuál es en la dimensión espiritual la condición del salvaje y la del ser incivilizado? Se encuentran ellos en el mismo grado, o se diferencian en la suma de la eterna felicidad?
2) El ser que pudo dedicar toda su vida al propio mejoramiento se encuentra en el mismo grado de aquel que le quedó rezagado en progreso, no por su culpa, sino porque no tuvo ni el tiempo, ni la posibilidad de hacer lo mismo?
3) El ser humano que hace el mal por ignorancia del bien, puede obligársele a responder de cierto estado de cosas que no dependen de él?
4) Se trabaja para iluminar a los seres humanos, para moralizarlos y civilizarlos; pero, en el ínterin, mientras se logra educar a uno, millones desencarnan diariamente cada día, antes de que la luz haya llegado hasta ellos. Cuál es, por lo tanto, la suerte de ellos? Son tratados como réprobos? Y, en el caso contrario, qué han hecho para merecer de encontrarse en el mismo grado de los demás?
5) Cuál es la suerte de los niños que desencarnan antes de haber podido hacer el bien o el mal? Si son los elegidos, por qué este favor sin que hayan podido merecerlo? Por cuál motivo son exentos de las tribulaciones de la vida?
Aquí tenemos otras cuestiones insolubles según cualquier otra doctrina; mientras, si admitís para el Espíritu más existencias consecutivas, todo se os explica de manera conforme con la justicia de Dios. Por otra parte, lo que no se pudo hacer en una existencia, se puede hacer en otra; así nadie escapa a la ley del progreso, todos son recompensados en la medida del merito real, y nadie queda excluido de la felicidad suprema, a la cual puede llegar, por muy grande que sean los obstáculos que encuentre en su camino.
Tales cuestiones podrían multiplicarse hasta el infinito desde el momento en que los problemas psicológicos y morales, que no encuentran solución sino en la pluralidad de existencias, son innumerables. Nosotros nos hemos limitados a los más generales.
Sea como fuere, se objetará que la doctrina de la reencarnación no es admitida por cuanto significaría un desmoronamiento de las religiones. A este fin, por cuanto no es nuestra intención tratar, ahora, este argumento, nos es suficiente haber demostrado que la reencarnación es perfectamente lógica y moral: ahora, lo que es moral y lógico, no puede ser contrario a una espiritualidad que proclama a Dios como la bondad y la razón por excelencia. Qué habría ocurrido de la espiritualidad, si de acuerdo con la verdad universal y a los dictámenes de la ciencia no se hubiese adaptado a las nuevas percepciones de la realidad?
Por otra parte, el principio de la reencarnación se refleja en varios pasajes de las Escrituras y en el Nuevo Testamento, el cual es profesado de la manera más explícita:
-“Al momento de descender de la montaña, (después de la transfiguración), Jesús hizo esta advertencia y les dijo: No hablad a nadie de lo que habéis visto, hasta que el hijo del Hombre haya renacido”. Entonces sus discípulos le preguntaron: Pues, por qué dicen los escribas que Elías debía venir primero? Y él le respondió: Elías, en verdad, ha de venir y restablecerá todas las cosas. Pero os digo que ya vino Elías y no le conocieron, antes hicieron con él cuanto quisieron. Así ellos harán padecer al hijo del hombre. Entonces entendieron los discípulos que de Juan El Bautista les había hablado”. (Mateo, cap. XVII, V. 10 a 13; Marcos, cap. IX, V. 10,11,y 12).
Por cuanto Juan El Bautista era Elías, el Espíritu de Elías debía haberse reencarnado en el cuerpo de Juan El Bautista.
De cualquier manera, del resto, el concepto que uno se forma de la reencarnación, la admita o no, si en verdad existe, le convendrá asimilarla y asumirla. Nosotros, nos conformamos en insistir sobre el punto esencial, es decir, que la enseñanza de los Espíritus es de manera sublime, real, por cuanto se apoya sobre la inmortalidad del Espíritu, las penas y las recompensas futuras, la justicia de Dios, el libre albedrío del ser humano y la moral enseñada por Jesús. Sería un error considerarle en desacuerdo con la verdad universal.

Hemos razonado, tal como nos lo habíamos propuesto, al margen de la enseñanza espirita. Si nosotros y tantos otros hemos adoptado la doctrina de la pluralidad de existencias, no es porque ella es enseñada por los Espíritus, sino porque nos ha parecido la más lógica, por cuanto, sólo ella resuelve tantas cuestiones insolubles hasta ahora. Aunque nos la hubiese enseñado un simple hombre como nosotros, la habríamos aceptado igualmente, sin dudar un instante en renegar nuestras ideas personales. Donde un error es demostrado, el amor propio tiene más de perder que de ganar obstinándose en ello. De igual manera, posteriormente, la habríamos rechazado, aunque hubiese sido enseñada por los Espíritus, si nos hubiese parecido contraria a la razón, por cuanto sabemos, por experiencia, que no se debe aceptar pasivamente todo lo que nos es enseñado por ellos, al igual que los que nos es enseñado por los seres humanos. De acuerdo con nuestra visión, la teoría de la reencarnación tiene títulos de gran relieve: primeramente, el de ser estrictamente lógica, y después, la de ser confirmada por los hechos, positivos e incontrastables, que un estudio atento y razonado puede aportar a quienquiera se dedique a observar con paciencia, y frente a los cuales no es posible más la duda. Dado que estos hechos serán divulgados como los de la formación del movimiento de la tierra, es preciso atenerse a la evidencia y os opositores deberán retractarse de sus negaciones, oportunamente.

Concluimos, por lo tanto, repitiendo que la doctrina de la pluralidad de las existencias explica lo que sin ella es inexplicable; que nos aporta inefables consolaciones; que responde a la justicia más rigurosa; y que es para el ser humano el ancla de seguridad que Dios les ha otorgado en su misericordia.
Las palabras mismas de Jesús lo afirman decisivamente. Es aquí lo que se lee en Juan, Cap. III:
3) –“Jesús, respondiendo a Nicodemus, le dijo: En verdad, en verdad te digo, que si el ser humano no renace no puede ver el reino de Dios”-.
4) –“Nicodemus, le dijo: Cómo el ser humano puede nacer cuando es viejo? Puede él reentrar en el seno de su madre, y nacer una segunda vez?”
5) –“Jesús contestó: En verdad te digo que si el ser humano no nace de agua y de espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Lo que nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del espíritu, es espíritu. No te maravilles de lo que te he dicho; es preciso que nazcáis de nuevo”-. (Ver Nº 1.010).
COMENTARIO EXEGÉTICO GIC: Denota, sin duda alguna, profunda percepción de la realidad sobre la reencarnación y sus leyes vinculantes, este ensayo de Allan Kardec. Quienes, ahora, lo leemos, vemos con naturalidad los distintos aspectos comentados por el maestro y forman parte de nuestro bagaje de conocimientos normales, ya que constituyen conceptos básicos y esenciales en el ámbito de la Doctrina Universal, hoy en día.
Es cierto, hoy en día. Pero, que ocurría en el tiempo en que se publicó El libro de los Espíritus, en 1857?
En esa época, Allan Kardec, con su magna obra, volvía a colocar en el tapete el tema de la Reencarnación y la Ley de compensación, entre otros principios, después de que, durante 1.600 años, ese movimiento nacido en el primer Concilio de Nicea, en la ciudad de Isnik, Turquía, en el año 325 de nuestra era, comenzara un proceso sistemático, a sangre y fuego, de tergiversación histórico-espiritual que culminó en el olvido, virtualmente total, del tema de la reencarnación, en la memoria colectiva del mundo occidental.
Es cierto que hubo pensadores que se ocuparon del tema de la reencarnación, como fue el caso de Marsilio Ficino, en el siglo XVI, durante el Renacimiento, quien les explica a sus discípulos que, al leer un ensayo de Plotino, tengan presente de que se trata del mismo Espíritu de Platón, lo que indica que conocía la temática con precisión. Además, Ficino percibía que él mismo era una reencarnación del ilustre filósofo ateniense. La elevación del contenido de su obra, entre la que se cuenta su Teología Platónica, denota un nivel equivalente entre Platón, Plotino y Marsilio Ficino. Es decir, un hilo conductor se manifiesta en el pensamiento de los tres.
En el siglo XIX, el tema de la Reencarnación se reactiva con Allan Kardec, con la publicación de El Libro de los Espíritus, marcando una nueva era a partir de entonces: La del Espíritu.
También retoma la temática palingenésica Madame Blavasky, en 1875, con la fundación de la Sociedad Teosófica, y el excelente grupo de ocultistas franceses. Hacia finales del siglo XIX, el Dr. Gerard Encausse, -Papus-, publica un excelente libro sobre Reencarnación, y el tema ya pasa a ser materia de estudio en el ámbito occidental.
En Oriente, siempre se mantuvo la continuidad en el estudio de la Reencarnación, desde la más remota antigüedad. Las Leyes de Manú, del siglo XXXVIII antes de nuestra era, hablan de Reencarnación y de la ley del karma; el Bhagavad Gita, es una joya del pensamiento universal que aporta un conocimiento avanzado sobre ambas doctrinas y otras que les son inherentes. El hinduismo, el budismo, y otras corrientes de pensamiento, al igual que la doctrina los más importantes pensadores de todos los tiempos, sustentan ideas claras y precisas al respecto.
Tomando en cuenta que Kardec se inicia en la investigación espirita en 1854, y que la publicación de El libro de los Espíritus se lleva a cabo el 18 de abril de 1857, es decir, tres años después, la labor que llevó a cabo este insigne humanista fue gigantesca, de por sí. Solamente la concepción de las preguntas que formuló a los Espíritus, el ordenamiento de las respuestas, las repreguntas, y los comentarios que en toda la obra va colocando, en donde su propia percepción tiene algo importante que aportar, demuestran un intenso trabajo y una preparación previa importante. Sin duda, el elevado nivel formativo en la cultura clásica y en las doctrinas de diversas corrientes tanto orientalistas como occidentales, le aportaban una visión trascendental que contribuyó a la universalidad de su pensamiento.
Este capítulo, que constituye un comentario de Allan Kardec, al anterior de El Libro de los Espíritus, sobre la Pluralidad de Existencias, indican que, en solo tres años de estudio, había desarrollado su pensamiento sobre la Reencarnación y todas las leyes que les son vinculantes, además de una visión integral de la doctrina espirita. Su excelencia permite que, aún después de tanto tiempo, conserven plena vigencia, y la mantendrán en el espacio y en el tiempo.
Es importante repetirlo: Hoy nos parecen ideas normales, pero, en su época, Kardec fue un pionero, y el primero que, en el siglo XIX retoma el hilo de continuidad, en la materia, en el mundo occidental, dando acceso al sol del porvenir: la doctrina del progreso y de la sabiduría espiritual en un grado como nunca antes se había manifestado, y pese al férreo esfuerzo de la tergiversación histórico espiritual nacida en Nicea.
Empieza la nueva era de luz ya imparable, a partir de entonces, y hoy, con las investigaciones científicas realizadas por las más importantes universidades del mundo, alcanzan, ya, a más de cinco mil los casos de reencarnación científicamente comprobados. Entre los eminentes exponentes descuellan las figuras de los Dres. Ian Stevenson y Hamendranath Banarjé.
Empero, se cuentan por millares los estudiosos de la Reencarnación y de las leyes que les son inherentes, que están transformando la conciencia de la humanidad a nivel global. Muchas instituciones vinculadas con la espiritualidad deberán, en corto tiempo, reformular sus doctrinas, so pena de desaparecer del escenario, por cuanto han dejado, ya, de representar la verdad universal.
La verdad universal se expresa, siempre, por evolución y haciendo uso, cada quien, del libre albedrío con que le dotó la naturaleza de las cosas; la luz evacua la oscuridad, sin esfuerzo, con naturalidad, espontáneamente. El bien prevalece sobre el mal, en el proceso de la eterna polarización, en la espiral evolutiva del universo. El conocimiento emancipará al ser humano, gradualmente. Los temas vinculados con la Doctrina de la Reencarnación y la ley del karma, y otros principios inherentes, contribuirán a forjar esa humanidad que, con la conciencia elevada de su rol cósmico, contribuirá en la creación de la nueva edad de oro en el planeta Tierra.
Hoy en día más del 80% de la humanidad cree en la supervivencia del Espíritu y en la Reencarnación. El resto, es cuestión de tiempo: todos precisan percibir la verdad universal y en forma gradual lo hacen, de acuerdo con la inquietud de los tiempos..
De nada serviría cerrar los ojos frente a la realidad existencial y tratar de opacar la luz del sol con un dedo. Sólo la verdad da sentido a la propia vida.
Algunas de las obras más portentosas sobre el tema de la Reencarnación y sus valores intrínsicos, son las de Amalia Domingo Soler, que lo estudia en las más amplias vertientes y variantes. Sus obras: Hechos que prueban…, Te perdono, y su extensa bibliografía, ofrecen al estudioso la más completa enciclopedia sobre la Reencarnación. En cada ensayo se plasma el genio inigualable de esta insigne y relevante exponente de la Doctrina Universal.
Adelante.



--
Publicado por Giuseppe Isgró C. para
El libro de los espíritus el 8/10/2011 07:12:00 AM

No hay comentarios:

Publicar un comentario